SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Las cesáreas aumentan el riesgo de coágulos sanguíneos tras el parto, según una revisión

Por Amy Norton, Reportera de HealthDay -
Las cesáreas aumentan el riesgo de coágulos sanguíneos tras el parto, según una revisión

Las probabilidades más altas se observan en las que reciben cesáreas de emergencia

MARTES, 4 de octubre de 2016 (HealthDay News) -- Las mujeres que se someten a una cesárea se enfrentan a un aumento en el riesgo de coágulos sanguíneos potencialmente peligrosos en las piernas o en los pulmones tras el parto, confirma una nueva revisión.

Los investigadores, que analizaron 60 estudios internacionales, hallaron que las mujeres que se sometieron a cesáreas tenían cuatro veces más probabilidades de desarrollar un coágulo sanguíneo que las que tuvieron un parto vaginal.

Las cesáreas de "emergencia" (que se realizan cuando el parto vaginal fracasa) conllevaban el mayor riesgo.

Los expertos dijeron que los hallazgos confirman lo que estudios individuales ya han mostrado.

Hace mucho que ha estado claro que el embarazo en sí aumenta las probabilidades de una mujer de desarrollar coágulos sanguíneos antes de o en las semanas tras el parto. Las mujeres que se someten a una cesárea tienen un riesgo incluso más alto, aunque sigue siendo bajo, según los investigadores responsables del nuevo estudio.

El nuevo estudio estima que el riesgo es de más o menos tres por cada mil.

"Aunque la cesárea aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos, el riesgo sigue siendo bajo y la inmensa mayoría de mujeres no desarrollarán esta afección", apuntó el investigador líder, el Dr. Marc Blondon, de la Universidad de Ginebra, en Suiza.

Pero añadió que el riesgo se debe tomar en cuenta si los médicos y las mujeres están pensando en una cesárea "sin indicación médica".

De forma más general, las mujeres embarazadas deben hablar con el médico sobre el problema de los coágulos sanguíneos, planteó Blondon.

"Dado que otras afecciones aparte de la cesárea podrían aumentar el riesgo de coágulos sanguíneos, esta conversación es relevante para todas las mujeres embarazadas", planteó.

Las mujeres que son obesas o mayores de 35 años tienen unos riesgos de coágulos relativamente más altos, anotó Blondon. Ciertas complicaciones del embarazo o afecciones médicas (como las infecciones, la diabetes y la hipertensión) también pueden aumentar el riesgo.

Los nuevos resultados "realmente confirman" que las cesáreas conllevan un riesgo de coagulación más allá del embarazo en sí, apuntó la Dra. Andra James, especialista en medicina materno-fetal de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte.

El embarazo puede contribuir a los coágulos por unos cuantos motivos, como la presión en los vasos sanguíneos de la pelvis, y los cambios en las hormonas y las proteínas que afectan a la tendencia de la sangre a coagularse.

James explicó que una cesárea aumenta las probabilidades incluso más porque cualquier cirugía puede conducir a coágulos sanguíneos.

El cuerpo responde a la cirugía "movilizado sus mecanismos de curación", comentó, y eso conlleva un aumento en la propensión de la sangre a coagularse.

Y en muchos casos, el problema que hizo que la mujer se sometiera a una cesárea tiene algo que ver, comentó James.

"Algunas de las mismas afecciones que aumentan la necesidad de una cesárea también incrementan el riesgo de coágulos sanguíneos", señaló.

James, que no participó en la revisión, ayudó a crear las directrices sobre la cesárea y el riesgo de coágulo sanguíneo del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG).

Cuando las mujeres no tienen otros factores de riesgo de coágulos, el ACOG recomienda un método sencillo que podría reducir el riesgo: el uso de un dispositivo de comprensión neumática antes del parto. Los dispositivos se colocan en las piernas para ayudar a prevenir que la sangre se coagule en las pantorrillas.

También se anima a las mujeres a ponerse de pie lo antes posible tras una cesárea, dijo James. La inmovilidad también puede contribuir a los coágulos sanguíneos.

En los casos en que una mujer tiene factores de riesgo adicionales de un coágulo sanguíneo, los médicos podrían sugerir un anticoagulante, como la heparina, según Blondon.

Los últimos hallazgos, publicados en una edición reciente de la revista Chest, se basan en 60 estudios realizados en los últimos 35 años.

En un subgrupo de 10 estudios que en realidad separaron las cesáreas planificadas de las no planificadas, las mujeres que se sometieron a una cesárea planificada tenían el doble de probabilidades de desarrollar un coágulo sanguíneo que las que dieron a luz por vía vaginal. El riesgo era entre tres y cuatro veces más alto en las mujeres que se sometieron a una cesárea de emergencia.

Eso tiene sentido, aseguraron tanto Blondon como James.

"Las cesáreas de emergencias inducen más trauma que las cesáreas electivas, porque los obstetras quizá se apresuren a hacer que el bebé nazca por motivos maternos o fetales", explicó Blondon.

Además, añadió, las mujeres podrían necesitar una cesárea no planificada porque su parto no avanza. Un parto más largo, y una mayor presión en los vasos sanguíneos, también podrían contribuir a los coágulos sanguíneos.

Y según James, eso ilustra un punto importante: si una mujer tiene indicaciones médicas para una cesárea planificada, optar por un parto vaginal en su lugar no es una buena forma de prevenir los coágulos sanguíneos.

"El mayor riesgo se da en las mujeres cuyo parto vaginal fracasa y necesitan una cesárea no planificada", advirtió.

Según Blondon, la mayoría de mujeres diagnosticadas con coágulos sanguíneos relacionados con el embarazo tienen una afección llamada trombosis venosa profunda. Eso se refiere a coágulos en las piernas que provocan inflamación, hinchazón y dolor.

La principal preocupación es que el coágulo se desprenda y se desplace a los pulmones, provocando un embolismo pulmonar. Esa afección, que puede resultar letal, por lo general se manifiesta como dolor de pecho, tos y dificultades para respirar.

Los anticoagulantes son el principal tratamiento para ambas afecciones.

Más información

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos ofrece más información sobre la prevención de los coágulos sanguíneos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?