SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Las bebidas endulzadas podrían aumentar el riesgo de insuficiencia cardiaca de los hombres

Por Dennis Thompson, Reportero de HealthDay -
Las bebidas endulzadas podrían aumentar el riesgo de insuficiencia cardiaca de los hombres

Un estudio vincula dos porciones al día con unas mayores probabilidades de la afección, que provoca discapacidad

LUNES, 2 de noviembre de 2015 (HealthDay News) -- Las personas que consumen con regularidad refrescos o bebidas de frutas endulzadas podrían tener un riesgo más alto de insuficiencia cardiaca, informan unos investigadores.

En el estudio, los hombres suecos que bebían dos o más porciones de bebidas endulzadas al día tenían un riesgo un 23 por ciento más alto de sufrir de insuficiencia cardiaca, señaló la autora líder, Susanna Larsson, profesora asociada de epidemiología en el Instituto Karolinska de Estocolmo.

"Las personas que consumen con regularidad bebidas endulzadas deberían pensar en reducir su consumo para disminuir su riesgo de insuficiencia cardiaca, diabetes tipo 2 y posiblemente de otras enfermedades", planteó Larsson.

Las bebidas endulzadas se han vinculado con el accidente cerebrovascular, la diabetes, la obesidad y otros problemas de salud, pero hasta ahora se ha prestado poca atención a los efectos del exceso de azúcar sobre la salud cardiaca, apuntó el Dr. Christopher O'Connor, director del Centro Cardiaco de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke, y editor jefe de la revista JACC: Heart Failure.

La insuficiencia cardiaca ocurre cuando el corazón se hace demasiado débil como para bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del cuerpo, según los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. Los pacientes se cansan con facilidad, sufren de falta de aire y desarrollan acumulación de fluido en los pies, tobillos y piernas.

Apenas la mitad de los diagnosticados con insuficiencia cardiaca siguen con vida cinco años después, apuntaron los investigadores en el material de respaldo. Más de 23 millones de personas de todo el mundo sufren de insuficiencia cardiaca, incluyendo 5.8 millones en Estados Unidos.

Los refrescos se han asociado con un aumento en el riesgo de hipertensión y enfermedad cardiaca, así que tiene sentido que las bebidas endulzadas también podrían aumentar el riesgo de insuficiencia cardiaca, apuntaron los investigadores.

Usando datos de un registro nacional, siguieron la salud de 42,400 hombres que vivían en dos condados de Suecia entre 1998 y 2010.

Se pidió a los hombres, que tenían de 45 a 79 años de edad, que registraran su consumo promedio de 96 alimentos y bebidas en el año anterior. Una porción de una bebida endulzada se definió como 200 mililitros, o casi 7 onzas.

El cuestionario no distinguió entre las bebidas endulzadas con azúcar o con edulcorantes artificiales. Los jugos de frutas, el café y el té no se incluyeron en el estudio.

Durante una monitorización promedio de 12 años, se diagnosticaron más de 3,600 casos nuevos de insuficiencia cardiaca. Más de 500 personas murieron de la afección.

Tras tomar en cuenta otros factores potenciales, los investigadores encontraron que al menos dos porciones de bebidas endulzadas al día aumentaron el riesgo de insuficiencia cardiaca en un 23 por ciento, en comparación con las personas que no bebían refrescos ni bebidas endulzadas.

"Controlamos otros grupos de alimentos que podrían reflejar una dieta general sana o malsana, como el consumo de frutas, verduras, pescado, carne roja procesada y café", dijo Larsson. "También ajustamos por el consumo total de energía".

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 2 de noviembre de la revista Heart.

Aunque el estudio solo incluyó a hombres, "anticipamos que la asociación sería similar en las mujeres", dijo Larsson. Pero añadió que dado que se trata de un estudio observacional, no establece una relación causal.

Los hombres suecos tienden a pesar menos y a estar en mejor forma física que los estadounidenses, lo que significa que esta asociación probablemente se vea amplificada en Estados Unidos, apuntó O'Connor.

"En Estados Unidos, hay personas en un punto más extremo del continuo", dijo O'Connor. El efecto potencial "sería más grande y rápido aquí".

O'Connor anotó algunos problemas de diseño que afectan la claridad de los hallazgos. Por ejemplo, las encuestas sobre los alimentos tienden a ser inexactas porque dependen de las memorias de las personas sobre lo que comen, y la pregunta sobre las bebidas incluyó a todas las bebidas endulzadas, independientemente de que contuvieran azúcar o un edulcorante artificial.

Esto probablemente "solo reduzca la señal", enmascarando lo que probablemente sea un efecto incluso más potente para la salud cardiaca que el observado, concluyó O'Connor. "El hecho de que la señal persista significa que probablemente es real", enfatizó.

La Asociación Americana de Bebidas (American Beverage Association) respondió a los hallazgos llamando la atención a una nueva iniciativa de la industria que busca reducir las calorías de las bebidas en la dieta estadounidense en un 20 por ciento por persona para 2025.

"Esta iniciativa tendrá un impacto significativo en el mundo real al ayudar a las personas a reducir su consumo de calorías y azúcar a partir de las bebidas", señaló el grupo industrial en una declaración. "Para reducir la incidencia de enfermedad cardiaca, los profesionales sanitarios, la industria y otros deben trabajar juntos para educar a los estadounidenses sobre todos los factores de riesgo y animar a las personas a mantener un peso saludable al equilibrar sus calorías y la actividad física".

Más información

Para más información sobre la insuficiencia cardiaca, visite los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?