SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Las afirmaciones de salud de los alimentos podrían no tener un buen fundamento

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
Las afirmaciones de salud de los alimentos podrían no tener un buen fundamento

Un informe reciente sugiere formas de que la FDA mejore su supervisión

MIÉRCOLES, 12 de mayo (HealthDay News/DrTango) -- Los consumidores de EE. UU. están siendo engañados por afirmaciones de salud que aparecen en los paquetes de alimentos y complementos, según un informe reciente del Instituto de Medicina, porque esas reclamaciones no se someten al mismo rigor científico que las de los medicamentos.

Una caja de cereal que proclama que el desayuno reduce el colesterol, por ejemplo, no ha tenido que pasar por los mismos estándares gubernamentales que las afirmaciones que aparecen en un fármaco reductor del colesterol.

"Hay evidencia de que las cosas llegan al mercado porque el estándar es más bajo", apuntó el Dr. John Ball, vicepresidente ejecutivo de la American Society for Clinical Pathology y presidente del comité que escribió el informe, que fue publicado el miércoles.

"Es probable que los consumidores den por sentado que si la FDA lo aprobó, está bien", comentó Ball. "Pero de hecho, la aprobación para los fármacos es mucho más estricta que para los complementos alimentarios".

Ante una avalancha de afirmaciones de salud para alimentos, la FDA pidió al comité que desarrollara una forma en que se pueda evaluar mejor a dichas afirmaciones, explicó Ball.

La mayoría de afirmaciones de salud en los paquetes de alimentos, dijo, se basan en los supuestos efectos benéficos sobre los marcadores biológicos, que son una medida de un proceso biológico, como la presión arterial o el colesterol. Un cereal podría venderse a los consumidores como algo bueno para el corazón cuando, de hecho, ese resultado clínico no ha sido evaluado.

El Dr. Robert H. Sprinkle, profesor asociado de la Facultad de política pública de la Universidad de Maryland, describió el uso de marcadores biológicos de los comercializadores de alimentos para hacer afirmaciones de salud como "inapropiado", porque "tal vez no signifiquen gran cosa en el contexto en que se citan".

Por ejemplo, dijo Sprinkle, "nuestro cereal logra XYZ, y queremos decirlo... y algunos expertos creen que es favorable, así que queremos que usted crea que tiene ese efecto, aunque en realidad no sabemos si ese efecto sea creíble en este caso".

El trabajo del comité fue crear un marco que la FDA pueda usar para juzgar qué tan adecuadas y válidas son las afirmaciones. Como escribió Ball en el informe, "los consumidores desean elegir dietas más sanas, el sector alimentario tiene un interés por vender sus productos como sanos, y la FDA necesita minimizar los riesgos de la cadena alimenticia e informar a los consumidores de forma adecuada".

Lo primero que la FDA debe hacer ante una afirmación de salud para un producto alimentario, dijo Ball, es determinar si el marcador biológico particular que cita tiene algo que ver con la enfermedad sobre la que se hace la afirmación. El próximo paso sería determinar si el producto en realidad afecta al marcador biológico.

Si un fabricante desea decir que su producto es bueno para el corazón porque reduce la presión arterial, explicó Ball, la primera pregunta sería si la presión arterial es un marcador biológico válido (lo es) y luego si está asociado con la enfermedad que el producto pretende tratar (en este caso, es así).

Después, la FDA tendría que determinar si la afirmación se justifica, apuntó.

"¿Afirman que al comer su alimento se prevendrá la muerte?", planteó Ball. "Eso sería distinto a afirmar que si se come su alimento hay un potencial de reducir la presión arterial".

Eso puede consumir a los consumidores, advirtió. Las personas que solo observan el frente del paquete solo ven la afirmación, pero los datos importantes se encuentran en el panel de nutrición de la caja, afirmó.

Según Ball, otro problema ha sido que el estándar científico ha sido distinto para cada una de las áreas reguladas por la FDA: los alimentos, los complementos alimentarios, los fármacos y los dispositivos médicos. Los fabricantes de alimentos pueden hacer una afirmación sobre un efecto de salud o sobre una reducción en el riesgo siempre y cuando haya cualquier evidencia, que no es el estándar para los medicamentos, apuntó.

"Para los complementos alimentarios, el estándar es aún más bajo", lamentó Ball. "Hay un sesgo a favor del complemento y la FDA tiene que demostrar que el complemento tiene un efecto negativo para poder hacer algo al respecto".

"Aconsejamos que se tenga el mismo estándar científico básico para todos los productos", comentó Ball sobre el informe del comité.

Además, la FDA debe tener un mejor control de los productos en cuanto llegan al mercado, dijo. "Una de las cosas que encontramos [fue que] incluso en la vigilancia posterior al mercado, cuando las compañías aceptaron proporcionar información, apenas alrededor de diez por ciento cumplió por completo con ese acuerdo", advirtió.

Para Ball, la moraleja es que la FDA necesita más autoridad para regular las afirmaciones de salud, un cambio que requeriría que el Congreso cambie las leyes bajo las cuales funciona la agencia.

Como lo dijo Sprinkle, "gran parte de lo que impulsa este informe se revela donde el IOM dice que el Congreso debe dar a la FDA más autoridad y fondos. Pero es seguro que esa recomendación tenga una oposición vigorosa, aunque silenciosa".

"Entonces, ¿se trata todo esto de los marcadores biológicos?", preguntó. "Bueno, sí y no".

Más información

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. tiene más información sobre las etiquetas nutricionales de los alimentos.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?