Publicidad

Editar mi perfil

La vacuna contra la tos ferina pierde efectividad con el tiempo, según un estudio

Por Serena Gordon, Reportero de Healthday -

El brote en California sugiere la necesidad de reevaluar la programación de la vacuna

MARTES, 27 de noviembre (HealthDay News) -- La vacuna protege a los niños de la tos ferina, pero su efecto protector parece disminuir con el paso del tiempo, halla una investigación reciente.

El brote de tos ferina (pertussis) de 2010 en California, que enfermó a más de 9,000 personas y acabó con las vidas de diez bebés, provocó una evaluación de la efectividad de la vacuna actual. Ese estudio concluyó que la vacuna es efectiva, pero que pierde potencia con los años, dejando a los niños de 7 a 10 años particularmente susceptibles.

"La vacuna contra la pertussis es nuestra mejor protección contra la enfermedad", aseguró la autora líder del estudio Lara Misegades, epidemióloga de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., en Atlanta. "Hallamos que los niños sin vacunar eran ocho veces más propensos a ser un caso de pertussis que los niños vacunados. Los padres deben asegurar que los niños completen la serie infantil, y que también reciban el refuerzo en la adolescencia".

Este año en EE. UU., se han reportado más de 36,000 casos de tos ferina, lo que incluye 16 muertes (la mayoría en bebés de menos de tres meses), según los CDC.

Dado que la protección de la vacuna disminuye con el tiempo, los expertos en salud han sugerido que la programación actual de la vacuna quizás deba ser reevaluada.

"Seguimos evaluando la epidemiología cambiante [de la pertussis], pero es demasiado pronto para especular si hay necesidad de un refuerzo adicional", apuntó Misegades.

Los resultados del estudio aparecen en la edición del 28 de noviembre de la revista Journal of the American Medical Association.

La vacuna, generalmente denominada vacuna DTaP, también incluye inmunización contra la difteria y el tétanos. Se administra en una serie de cinco dosis a los 2, 4 y 6 meses; a los 15 y a los 18 meses; y entre los 4 y los 6 años. Se recomienda un refuerzo en la adolescencia, entre los 11 y los 12 años.

El estudio actual se diseñó para evaluar cuánto tiempo había pasado entre la última vacuna DTaP y el desarrollo de pertussis en los pacientes del brote de California, el más grande experimentado en el estado en 60 años.

El estudio incluyó datos de 15 condados de California con una alta incidencia de casos de tos ferina. Se incluyó un total de 682 niños de 4 a 10 años que tuvieron pertussis, y por cada uno de esos niños se seleccionó a tres niños de la misma edad del mismo consultorio médico que no tuvieron pertussis, con fines de comparación.

Los investigadores hallaron que, en comparación con los controles, los niños que habían contraído tos ferina eran un 89 por ciento menos propensos a haber recibido las cinco dosis de la vacuna. Los niños con la enfermedad eran más propensos a no haber sido vacunados, en comparación con los que no tenían la enfermedad, con un 7.8 por ciento frente a un 0.9 por ciento, según el estudio.

Los investigadores también hallaron que mientras más tiempo había pasado desde la vacunación, menos efectiva parecía ser la vacuna.

"En los primeros años, la eficacia de la vacuna era de alrededor del 98 por ciento", apuntó Misegades. "Cinco o más años después, la efectividad de la vacuna se había reducido a alrededor del 71 por ciento".

Los niños de siete a diez años tenían la mayor incidencia de la enfermedad, y la incidencia aumentaba con la edad. Alrededor del tres por ciento de los casos ocurrieron en niños de cuatro años, mientras que un 31 por ciento de los casos fueron en niños de diez años.

La vacuna actual es una vacuna acelular, y no contiene células completas de la bacteria responsable de las infecciones de pertussis. La vacuna anterior sí contenía células enteras de la bacteria, pero era más probable que provocara efectos secundarios, según el estudio.

El cambio a la vacuna acelular podría explicar en parte el resurgimiento de la pertussis, según un editorial acompañante en la revista, pero otros factores también podrían entrar en juego. Un mejor diagnóstico también podría desempeñar un papel, escribió en el editorial el Dr. Eugene Shapiro, profesor de pediatría y epidemiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

El Dr. Kenneth Bromberg, director del Centro de Estudios sobre las Vacunas del Centro Hospitalario de Brooklyn en la ciudad de Nueva York, se mostró de acuerdo en que quizás la vacuna con toda la célula podría haber sido más efectiva que la vacuna acelular, aunque apuntó que la vacuna con toda la célula a veces sufría de problemas de producción, y un lote de vacuna no siempre era igual de efectivo que los demás. Y dijo que los componentes de la vacuna que quizás aumentaban su efectividad podrían ser los mismos que también aumentaban el riesgo de efectos secundarios.

Bromberg apuntó que la moraleja para los padres es que "la vacuna funciona. Es efectiva, así que asegúrese de que todos estén adecuadamente vacunados según la programación actual".

"Tendremos que esperar más estudios para [determinar si hay que cambiar la programación actual]", planteó. "Los padres deben estar pendientes a si recomendamos vacunas adicionales contra la pertussis".

Más información

Para más información sobre las vacunas contra la pertussis, visite los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo