SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La tasa de lesiones de jóvenes futbolistas aumentó más del doble en 25 años

Por Steven Reinberg, Reportero de HealthDay -
La tasa de lesiones de jóvenes futbolistas aumentó más del doble en 25 años

La tasa de conmociones aumentó casi un 1,600 por ciento en el mismo periodo, según el estudio

LUNES, 12 de septiembre de 2016 (HealthDay News) -- A medida que la popularidad del fútbol está aumentando en Estados Unidos, también lo hace la tasa anual de lesiones de niños relacionadas con ese deporte.

Las lesiones aumentaron más del doble, con un incremento del 111 por ciento entre 1990 y 2014, informan los investigadores.

Las conmociones conforman solamente el 7 por ciento de estas lesiones. Pero la tasa anual de conmociones aumentó casi un 1,600 por ciento en 25 años, dijeron los investigadores.

"El aumento en la cantidad y en la tasa de lesiones pediátricas relacionadas con el fútbol, sobre todo las conmociones, subrayan la necesidad de incrementar los esfuerzos de prevención", dijo el investigador principal, el Dr. Huiyun Xiang, director del Centro de Investigación sobre el Trauma Pediátrico del Hospital Pediátrico Nacional en Columbus, Ohio.

Tanto la cantidad como la tasa de lesiones asociadas con el fútbol aumentaron significativamente a lo largo del periodo de estudio, dijo.

"Esto significa que el aumento de lesiones no procede solamente de que haya más niños jugando al fútbol, sino que los deportistas podrían estar lesionándose con mayor frecuencia", comentó Xiang.

Parte del incremento se debe a que hay más deportistas que reportan las lesiones, especialmente las conmociones, gracias a una mejor educación y una mayor concienciación, dijo.

Parte del aumento también se produjo porque hay más chicas que juegan al fútbol, comentó Xiang. "A medida que un mayor número de chicas empezaron a practicar deportes en los últimos 25 años, sufrieron una mayor cantidad de lesiones mientras aprendían a jugar", dijo.

Además, parte del aumento provino de una mayor intensidad y duración del juego en los niveles de escuela intermedia y secundaria, señaló Xiang.

"Dos terceras partes de las lesiones de nuestro estudio las sufrieron deportistas de 12 a 17 años, y la tasa de lesiones fue 3 veces mayor dentro de este grupo de edad que en los deportistas más jóvenes", dijo.

Estos niños y adolescentes son más propensos a jugar fútbol en la escuela y en equipos locales y que viajan a lo largo del año que al principio del estudio, dijo Xiang.

"También tienden a tener un estilo más agresivo de juego que los deportistas más jóvenes y a sufrir impactos más fuertes cuando se lesionan debido a que tienen un tamaño corporal mayor", explicó.

Para realizar el estudio, Xiang y sus colaboradores recopilaron los datos que abarcan un periodo de 25 años de las lesiones de fútbol a partir de los departamentos de emergencias de los hospitales. Observaron las lesiones que sufrieron los jugadores de 7 a 17 años.

Casi 3 millones de lesiones vinculadas con el fútbol enviaron a los niños y adolescentes a las salas de emergencias durante el periodo de estudio, encontraron los investigadores.

Además de las conmociones, los investigadores hallaron que la mayoría de las lesiones (como las torceduras, los esguinces y las fracturas de huesos) se produjeron cuando un jugador fue golpeado por otro jugador o por la pelota (un 39 por ciento) o por una caída (un 29 por ciento).

La mayoría de las lesiones (el 73 por ciento) las sufrieron los niños mayores y adolescentes de 12 a 17 años. Se lesionaron un número ligeramente mayor de chicos varones: un 56 por ciento.

Un experto en medicina deportiva cree que hay demasiados niños que van a emergencias por lesiones que quien mejor las puede tratar es su médico de familia.

"Tenemos que abordar el problema de la gran cantidad de niños que acuden a emergencias cuando deberían ir al médico de atención primaria", planteó el Dr. John Kuluz, director de lesiones cerebrales traumáticas y neurorehabilitación en el Hospital Pediátrico Nicklaus de Miami.

"Tenemos que saber cuántos se van a beneficiar realmente de ir a la sala de emergencias", dijo.

Los padres y los entrenadores deberían recibir educación sobre los criterios de enviar a los niños a emergencias, subrayó Kuluz.

Por ejemplo, muchos niños con conmociones van a emergencias y no necesitan hacerlo, comentó. "El único caso en que deberían ir es si hay síntomas graves, como vómitos recurrentes o cambios en la consciencia o pérdida de consciencia", dijo Kuluz.

Para ayudar a reducir la cantidad de lesiones relacionadas con el fútbol, Xiang ofreció estas recomendaciones:

  • Participar en un programa de acondicionamiento de pretemporada que se centre en fortalecer los músculos centrales y los músculos del cuello, y en trabajar la fortaleza de la cadera y los muslos.
  • Hacer un calentamiento antes de empezar a jugar.
  • Llevar el equipo protector recomendado: espinilleras y protectores bucales.
  • Seguir y hacer cumplir las reglas. "Muchas lesiones se producen por jugadas ilegales o cuando los entrenadores o los árbitros no hacen cumplir las reglas", dijo Xiang.
  • Infórmese sobre las conmociones. "Conozca los síntomas y anime a los jugadores a reportar cualquier golpe en el cabeza aunque se produzca en los entrenamientos. Asegúrese de seguir las políticas de tratamiento de la conmoción y de regreso al juego", dijo.
  • Prohíba los cabeceos (golpear la pelota con la cabeza) a los jugadores jóvenes. "Permita los cabeceos solamente cuando los niños alcancen los 11 años de edad e introdúzcalos lentamente limitando la cantidad de cabeceos de los entrenamientos para los niños de 11 a 13 años", dijo Xiang.

El informe aparece en la edición del 12 de septiembre de la revista Pediatrics.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. tienen más información sobre las conmociones.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?