SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La 'ola de calor' sigue ahogando a EE. UU.

La 'ola de calor' sigue ahogando a EE. UU.

Las altas temperaturas y la humedad agobiante plantean riesgos de salud; los médicos ofrecen consejos para hacerles frente

MIÉRCOLES, 20 de julio (HealthDay News) -- El monstruo meteorológico que los expertos en el clima han llamado la "cúpula de calor" y que abrasa a gran parte de EE. UU. desde el sudoeste hasta el valle del Ohio hace días, avanzó el miércoles hacia el noreste, llevando una humedad abrumadora, temperaturas elevadas e índices de calor que sobrepasan los 37 Cº (100 Fº).

Se espera que la ola de calor, que tan solo en el oeste medio se ha culpado de trece muertes, ceda en algunas partes del norte de EE. UU. a finales del miércoles y el jueves con la llegada de un frente frío. El resultado será una reducción significativa en las temperaturas en todos los estados del norte central para el resto de la semana. Pero las planicies del centro y del sur, gran parte del oeste medio e incluso el noroeste no sentirán mucho cambio en el calor, según el Servicio Nacional de Meteorología.

Se predicen temperaturas de más de 37 Cº (100 Fº) en gran parte del este de EE. UU. para el sábado, antes de que se enfríe ligeramente y llegue a mediados de los 30 Cº (90 Fº) el domingo, según el servicio meteorológico.

Hasta que el calor pase, los médicos advierten que las altas temperaturas pueden causar problemas graves de salud (potencialmente letales), sobre todo en los muy pequeños, los mayores y los que sufren de afecciones médicas crónicas.

La Dra. Janyce Sanford, catedrática de medicina de emergencias del Hospital de la Universidad de Alabama en Birmingham, dijo que las enfermedades relacionadas con el calor pueden resultar desde leves hasta graves.

"Alguien que está trabajando en el calor podría comenzar a experimentar las primeras etapas de calambres por calor. A medida que progresa, la próxima etapa es el agotamiento por calor. Pueden desarrollar un dolor de cabeza intenso, náuseas, vómitos y una sensación de debilidad grave", explicó en un comunicado de prensa de la universidad.

Sanford señaló que la enfermedad más grave y potencialmente letal relacionada con el calor es la insolación, también conocida como golpe de calor.

"Cuando se llega a ese punto, la temperatura corporal gravemente elevada provoca un estado mental alterado, mareos y en última instancia la pérdida de la conciencia. Los músculos pueden comenzar a descomponerse, lo que lleva a la insuficiencia renal, lo que a su vez hace de la insolación una enfermedad potencialmente mortal", comentó.

Aunque es poco común, la insolación se ve con más frecuencia en las personas muy jóvenes y en los mayores, o entre quienes sufren de enfermedades crónicas.

Los expertos afirman que el lugar más seguro durante una ola de calor es bajo techo, si hay aire acondicionado disponible. Hay que permanecer en el aire acondicionado tanto como sea posible. Y limite la actividad al aire libre a las horas de la mañana y de la tarde, cuando las temperaturas son relativamente más bajas.

Sanford ofrece los siguientes consejos:

  • Evite estar al aire libre a las horas de más calor, de 11 a.m. a 4 p.m. Use ropa ligera y de colores claros, un sombrero, y recuerde que la ropa cien por ciento algodón tiende a conservar el sudor, dificultando que su organismo se enfríe.
  • La sed no siempre es una buena señal de si está hidratado o no. En los niños, el mecanismo de la sed no está desarrollado del todo, y en los mayores la sensación de sed es menor. Para cuando su cerebro envía la señal de la sed, tal vez ya haya perdido el uno por ciento de su peso corporal, o sea unas tres tazas de agua en una persona que pese unos 68 kilos (150 libras).
  • El color de la orina es un importante indicador de la hidratación. La orina de una persona bien hidratada es casi transparente. Un color más oscuro indica menos hidratación. No tener que orinar después de un ejercicio intenso es una señal de advertencia de la deshidratación.
  • Si hace ejercicio por menos de 90 minutos de seguido, todo lo que necesita para reemplazar los fluidos es agua fresca (a unos 4 Cº o 40 Fº). Debe beber al menos medio litro (16 onzas) de agua dos horas antes de hacer ejercicio, un cuarto de litro (ocho onzas) cada 15 a 20 minutos durante el ejercicio, y al menos medio litro más tras terminar. Beba hasta saciar su sed, y entonces beba más para rehidratarse por completo.
  • Las bebidas deportivas son adecuadas si hace ejercicio durante más de 90 minutos. Esas bebidas solo deben consumirse durante el ejercicio y no antes, porque pueden desencadenar un efecto de hipoglucemia (o baja glucosa) y potencialmente reducir el rendimiento.

También, lo mejor es evitar la cafeína y el alcohol. Las bebidas que contienen cafeína, alcohol o grandes cantidades de azúcar pueden provocar deshidratación e irritabilidad.

Más información

Para más consejos sobre cómo protegerse del calor, visite las herramientas para el calor extremo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?