SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿La obesidad de los papás podría aumentar el riesgo de autismo de los niños?

Por Amy Norton, Reportero de Healthday -
¿La obesidad de los papás podría aumentar el riesgo de autismo de los niños?

Un estudio halla un ligero aumento relacionado con el peso de los padres, no de las madres

LUNES, 7 de abril de 2014 (HealthDay News) -- Los niños con papás obesos, pero cuyas madres no son obesas, podrían tener un riesgo ligeramente más alto de autismo que los niños con papás más delgados, según sugiere un estudio reciente de gran tamaño.

Los investigadores descubrieron que de los casi 93,000 niños noruegos a los que realizaron un seguimiento, los que tenían papás obesos al nacer tenían el doble de riesgo de ser autistas. Pero las probabilidades seguían siendo pequeñas: se diagnosticó autismo a un poco menos del 0.3 por ciento, frente al 0.14 por ciento de los niños con papás con un peso normal.

Los hallazgos, publicados en línea el 7 de abril en la revista Pediatrics, son los primeros que relacionan la obesidad de los papás con el riesgo de autismo. Y los expertos hicieron hincapié en que no está claro que el exceso de peso de los papás, por sí mismo, provoque el aumento.

Una posibilidad es que haya una asociación "indirecta", afirmó el investigador principal, el Dr. Pal Suren, del Instituto Noruego de Salud Pública en Oslo.

Ciertas variaciones genéticas, por ejemplo, podrían estar relacionadas con riesgos más altos de obesidad y de autismo, explicó Suren. O, dijo, los hombres obesos podrían ser más propensos a ciertas exposiciones ambientales que contribuyen al riesgo de autismo.

Por otra parte, comentó Suren, es posible que la obesidad de los papás tenga un efecto directo, al alterar la calidad del esperma, por ejemplo. Pero, por ahora, todo es especulación.

Lo que fue sorprendente, dijeron los investigadores, es que la obesidad de las madres no estuviera relacionada con un aumento del riesgo de autismo. Alguna investigación anterior ha señalado tal conexión.

Pero en este estudio, cualquier vínculo entre el peso de las mamás y el riesgo del trastorno del desarrollo despareció una vez tomaron en cuenta el peso de los papás.

Esto ofrece pistas de que el peso de los papás podría ser realmente más importante, aunque no está claro por qué, dijo Suren. Se necesitan muchas más investigaciones para comprender qué sucede, comentó.

"Sin duda sería beneficioso el que se replicaran nuestros análisis en estudios de población en otros países, para ver si la asociación es generalizable a otras poblaciones", dijo Suren.

Un experto en autismo que revisó el estudio se mostró de acuerdo. Y si se confirma el vínculo, "entonces es necesario comprender por qué existe esta asociación", dijo el Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y conductual del Centro Médico Pediátrico Steven and Alexandra Cohen de Nueva York.

De momento, Adesman enfatizó que el riesgo vinculado a la obesidad de los papás era pequeño.

De los casi 93,000 niños a los que se realizó un seguimiento durante un promedio de hasta los 7 años edad, a 419 se les diagnosticó un trastorno del espectro autista. Esa cifra incluyó a 25 niños con un trastorno autista con papás obesos.

"De modo que la mayoría de los casos de autismo no estaban relacionados con la obesidad parental", dijo Adesman. Además, añadió, "más del 99.5 por ciento de los niños con papás obesos no tenían autismo. Eso es esperanzador".

Aun así, dijo Adesman, incluso si la obesidad de los papás tuviera solo un pequeño impacto en el riesgo de autismo, seguiría siendo preocupante a nivel de población general, ya que la obesidad se ha vuelto muy habitual en todo el mundo.

Según las últimas cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., a aproximadamente uno de cada 68 niños estadounidenses les han diagnosticado un trastorno del espectro autista. El término se refiere a un grupo de trastornos del desarrollo que, en distinto grado, alteran la capacidad de las personas de comunicarse y socializar con los demás.

Nadie sabe cuáles son las causas exactas del autismo, pero los expertos están de acuerdo en general en que se trata de una combinación compleja de vulnerabilidad genética y exposición ambiental.

Los investigadores han conseguido encontrar unos pocos centenares de genes que están vinculados con el riesgo de autismo. Todavía no hay responsables ambientales definitivos, pero hay estudios que han sugerido que ciertos factores durante el embarazo podrían ser importantes, como la exposición de las madres al aire contaminado, la ingesta baja de folato (una vitamina B) y las infecciones virales.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre el autismo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?