SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La muerte de un ser querido podría causar un ritmo cardíaco elevado

Un estudio sugiere que las señales preocupantes podrían volver a la normalidad en un plazo de seis meses

DOMINGO, 14 de noviembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- En los meses tras la muerte de un cónyuge o un hijo, el cónyuge o padre superviviente podría enfrentarse a un mayor riesgo de ataque cardiaco o muerte cardiaca repentina debido a un aumento en la tasa cardiaca, sugiere una investigación.

El riesgo tiende a disiparse en un plazo de seis meses, dijeron los autores del estudio.

"Aunque el enfoque en el momento del luto naturalmente se dirige a la persona fallecida, la salud y bienestar de los supervivientes afligidos también debe preocupar a los profesionales médicos, además de la familia y los amigos", apuntó en un comunicado de prensa de la American Heart Association el autor líder del estudio Thomas Buckley, director en funciones de estudios de postgrado de la Facultad de enfermería de la Universidad de Sídney, en esa ciudad de Australia.

Añadió que "algunas personas en luto, sobre todo las que ya tienen un mayor riesgo cardiovascular, podrían beneficiarse de una revisión médica, y deberían buscar ayuda médica ante cualquier posible síntoma cardiaco".

Buckey y colegas planifican presentar sus observaciones el domingo en la reunión anual de la American Heart Association en Chicago.

Aunque investigaciones anteriores han indicado que la salud cardiaca podría verse afectada entre las personas en luto, no ha estado claro exactamente qué fomenta este aumento en el riesgo, ni por qué se reduce con el tiempo. El nuevo estudio sugiere que hay una dimensión psicológica en esta dinámica, centrada en el aumento temporal en la incidencia de estrés y depresión.

Los autores del estudio examinaron el tema dando seguimiento a 78 cónyuges y padres en luto que tenían de 33 a 91 años de edad (55 mujeres y 23 hombres) durante seis meses, a partir de un periodo de dos semanas tras la pérdida de su hijo o cónyuge.

Se dio seguimiento a los ritmos cardiacos y a las irregularidades del ritmo mediante monitores las 24 horas, mientras se documentaban fluctuaciones en el inicio de la depresión y la ansiedad. Entonces, se compararon los hallazgos con la condición médica de un grupo de hombres y mujeres que no habían experimentado la muerte de un ser querido.

Buckley y sus asociados encontraron que, en comparación con el grupo que no estaba de luto, los pacientes afligidos experimentaron dos veces el número de episodios de latidos cardiacos acelerados en las semanas inmediatamente posteriores a su pérdida. Los ritmos cardiacos promedio también eran relativamente mayores entre los pacientes en luto en el mismo periodo.

Seis meses tras la muerte del ser querido, ambas condiciones habían vuelto a la normalidad en el grupo de personas en luto, así que eran comparables o incluso menos problemáticas en comparación con el grupo que no estaba de luto, encontraron los investigadores.

Mientras tanto, al inicio los niveles de depresión parecían ser cuatro veces más altas entre los afligidos. Estas tasas comenzaron a declinar tras medio año, pero seguían siendo tres veces más altas que los niveles encontrados entre los participantes no enlutados.

"Aunque nuestros hallazgos no establecen causalidad, concuerdan con la evidencia del desencadenamiento psicosocial de los eventos cardiovasculares", señaló Buckley. "Sugieren la necesidad de más investigación sobre la relación entre el luto y el riesgo cardiovascular, lo que incluye el potencial de medidas preventivas".

Los expertos señalan que la investigación presentada en reuniones no se somete al mismo nivel de revisión que la que es publicada en revistas importantes.

Más información

Para más información sobre cómo llevar la pérdida de un ser querido, visite la Sociedad Estadounidense del Cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?