SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La mala higiene es un peligro en centros de cirugía ambulatoria

Por Serena Gordon, Reportera de Healthday -
La mala higiene es un peligro en centros de cirugía ambulatoria

Por ejemplo, un estudio de los CDC halla que 1 de cada 5 no practica la higiene apropiada de las manos

MARTES, 8 de junio (HealthDay News/DrTango) -- Investigadores advierten que los centros de cirugía ambulatoria, en donde usted puede someterse a ciertos procedimientos e irse a casa algunas semanas después, podrían necesitar mejorar sus prácticas de control de infecciones para proteger a los pacientes.

Según el estudio, un análisis de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades que hizo un muestreo de centros de cirugía ambulatorios halló que el 68 por ciento de esos centros tuvo al menos una falla en el control de la infección, mientras que 18 por ciento presentó interrupciones en tres o más de las categorías de control de infecciones.

"Los CDC, junto con los Centros de Medicare y Medicaid y las agencias de encuestas del estado, realizaron un estudio piloto para examinar centros de cirugía ambulatoria. Cerca de las dos terceras partes tuvieron al menos una falla en las prácticas de control de infecciones", señaló la Dra. Melissa Schaefer, autora del estudio y funcionaria médica de los CDC en Atlanta.

Durante las últimas décadas, más y más procedimientos quirúrgicos se realizan en centros de cirugía ambulatoria en lugar de hospitales. Estos centros ofrecen a los pacientes una amplia variedad de cirugías del mismo día, y se especializan en procedimientos dentales, cirugías plásticas, procedimientos ortopédicos u otras operaciones.

Entre 2001 y 2008, hubo un aumento de más de cincuenta en la cantidad de centros de cirugía ambulatoria certificados por Medicare en los EE. UU., según el estudio, que está publicado en la edición del 9 de junio de la Journal of the American Medical Association (JAMA).

Los autores del estudio anotaron que se realizaron más de seis millones de procedimientos quirúrgicos en ese tipo de centros en 2007.

Sin embargo, un brote de hepatitis C y prácticas de inoculación inseguras halladas en un centro de cirugía ambulatoria licenciado de Lass Vegas recalcó la necesidad de evaluar las prácticas de control de infección en esos centros. El centro en cuestión "no se había sometido a una inspección completa de encuestadores estatales en siete años", explicaron los investigadores.

En su estudio, los CDC preguntaron inicialmente a las agencias de encuestas estatales si estaban dispuestas a participar. Según Schaefer, siete estados se ofrecieron como voluntarios y tres fueron seleccionados, principalmente por ubicación. Los tres estados que participaron en el estudio fueron Maryland, Carolina del Norte y Oklahoma.

Sesenta y ocho centros de cirugía ambulatoria fueron evaluados por auditores de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS). De esos centros, cerca de 68 por ciento tuvo al menos una falla en el control de infecciones.

Cerca de 20 por ciento tuvo una falla en el lavado correcto de las manos o el uso de guantes protectores. Cerca de 28 por ciento mostró deficiencias en el manejo de medicamentos, más comúnmente al usar un recipiente de medicamento de una sola dosis para más de un paciente.

Según los investigadores, más de 46 por ciento de los centros manejaron equipos usados para la monitorización de la glucemia de manera inapropiada, y más de 28 por ciento no siguió los procesos recomendados de control de infecciones para el reprocesamiento de equipo de cirugía usado.

"Estas instituciones necesitan volver a encaminar sus esfuerzos para asegurar que las prácticas de control de infecciones incorporen mejores prácticas. Además la tolerancia de menos debe ser menor que cero", señaló el Dr. Philip S. Barie, editor en jefe de la revista Surgical Infections, autor de un editorial acompañante en la misma edición de JAMA, y profesor de cirugía y salud pública de Colegio Médico Weill Cornell de la ciudad de Nueva York.

Con este fin, Schaefer señaló que los CDC está ofreciendo una herramienta de auditoría para el control de infecciones para todos los centros quirúrgicos y sugirió que los centros no deben esperar para ser inspeccionados, sino que deben realizar sus propias auditorías de prácticas de control e infecciones de manera proactiva.

Ninguno de los expertos pudo decir con ninguna certeza por qué se presentaban estas fallas, aunque Barie aseguró que resultaba particularmente preocupante que los problemas ocurrieran aunque estos centros supieran que estaban siendo evaluados. "La gente sabía que estaba siendo observada, por lo que tuvieron todas las oportunidades de modificar su comportamiento", anotó Barie.

En respuesta al estudio, las organizaciones que representan al sector de centros de cirugía ambulatoria (CCA) emitieron un comunicado de prensa el martes.

"El sector toma en serio este informe y, desde la publicación de los hallazgos del estudio piloto en 2009, hemos trabajado con CMS, organismos de acreditación, asociaciones estatales de CCA, organizaciones profesionales médicas y de enfermería, y líderes en mediciones de calidad para enfrentar preocupaciones de manera rápida y efectiva", señaló en la declaración Andrew Hayek, presidente del Comité de defensoría de centros de cirugía ambulatoria, y presidente y director general de Surgical Care Affiliates.

"El sector ha implementado estándares voluntarios de presentación de informes", agregó, "y ha hecho un llamado a CMS para que ponga en marcha un sistema de presentación de informes de calidad que aparque todo el país para CCA y para todos los sistemas de prestación de servicios de atención de la salud por medio de datos comparables para que los pacientes puedan tomar decisiones informadas acerca de dónde recibir atención de la salud".

Sin embargo, los centros quirúrgicos ambulatorios no son los únicos lugares con preocupaciones sobre infecciones. Según otro estudio en la misma edición de JAMA, un hospital universitario de gran tamaño de Madrid (España) ha experimentado un brote de Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM) que es resistente a otra línea de antibióticos.

El estudio informa sobre doce pacientes clínicamente enfermos que se halló que estaban infectados con los primeros casos de Staphylococcus aureus, resistente a la linezolida. La linezolida es un antibiótico y una de las pocas opciones que quedan para tratar de manera efectiva el SARM, según la información de respaldo del estudio.

Según el estudio con el uso reducido de linezolida y medidas de control de la infección, el hospital logró detener la propagación de esta nueva infección. Sin embargo, un paciente infectado murió por causa de la infección.

Más información

Algo tan sencillo como lavarse las manos es una de las maneras más efectivas de controlar todo tipo de infecciones. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades tienen más información sobre la manera correcta de lavarse las manos.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?