SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La Ley para estadounidenses con discapacidades cumple su 20 aniversario

Por Suzanne Robitaille, Reportero de Healthday -
La Ley para estadounidenses con discapacidades cumple su 20 aniversario

Nuestra encuesta halla que aún hay brechas, mientras que otra muestra que la ley tuvo un gran impacto

VIERNES, 23 de julio (HealthDay News/HolaDoctor) -- Mientras el país se prepara para celebrar el 20 aniversario de la Ley para Estadounidenses con Discapacidades (ADA, por su sigla en inglés) el lunes, una nueva encuesta halla que la ley no ha hecho progresos significativos en cuanto a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad.

Aún siguen existiendo muchas brechas sociales y económicas entre los 54 millones de estadounidenses que tienen discapacidades y los que no, de acuerdo con una encuesta realizada por la Fundación Kessler y la Organización Nacional sobre Discapacidad. El informe encontró que las personas discapacidades aún están por detrás en áreas claves como el empleo, el acceso a la atención de la salud y la vida social.

La encuesta muestra que se debe hacer más por ayudar a las personas que tienen discapacidades a salir adelante, dijo Carol Glazer, presidenta de la Organización Nacional sobre Discapacidad. "Si bien la educación ha mejorado de manera considerable, las cosas siguen igual en materia de desempleo. Como país debemos encontrar el modo de resolverlo", apuntó.

Algunos hallazgos claves de la encuesta:

  • El 19 por ciento de las personas con discapacidad dijo que no había recibido la atención médica que necesitaba en el último año y citó como razón principal la falta de seguro médico.
  • El 21 por ciento de los estadounidenses con discapacidad en edad de trabajar tenía un empleo en el último año, frente al 59 por ciento de los que no tenían discapacidades.
  • El 17 por ciento de las personas con discapacidad no se había graduado de la escuela secundaria, en comparación con el 22 por ciento en 2000 y el 40 por ciento en 1986, el primer año en que se realizó la encuesta.
  • El 48 por ciento de las personas que tenían discapacidad solía comer en un restaurante dos veces al mes, frente al 75 por ciento de las personas sin discapacidad.
  • El 34 por ciento de las personas con discapacidad señaló que la falta de transporte adecuado era un problema, frente al 16 por ciento de las personas sin discapacidad, una brecha que se incrementó en 5 puntos porcentuales desde 1986.

Mientras tanto, una encuesta diferente que analizó el impacto de la ley sobre la comunidad de discapacitados llegó a una conclusión más positiva. Esta encuesta en línea, difundida el viernes y llevada a cabo por Lex Frieden, uno de los artífices de la ley original que ahora es profesor de informática biomédica en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston, encontró que dos tercios de las personas con discapacidad piensan que la ley ha sido la influencia más significativa en sus vidas en las últimas dos décadas. Los encuestados agregaron que las mejoras más importantes han tenido lugar en áreas como el acceso de los discapacitados a lugares públicos, el transporte y la sensibilización del público.

Convertida en ley en 1990, la Ley para Estadounidenses con Discapacidades protege a las personas que tienen una discapacidad física o mental de la discriminación. Una discapacidad se define como cualquier condición que afecte a una o más actividades esenciales, además la ley se amplió en 2008 para incluir afecciones de salud crónicas como la diabetes, la epilepsia y el cáncer.

Glazer señaló que los programas como el Seguro Social, que paga en efectivo y en beneficios de salud a las personas discapacitadas que no pueden trabajar y que ganan menos de $1,000 al mes, desalienta la reincorporación de las personas con discapacidad a la fuerza laboral. "Tenemos que arreglar este sistema para que las personas discapacitadas puedan volver a trabajar, ya sea de forma temporal, a tiempo parcial o a tiempo completo, sin temor a perder inmediatamente su red de seguridad".

Un punto destacado en la encuesta es la participación política, donde la brecha pareció cerrarse por completo en la temporada de elecciones presidenciales de 2008. En la encuesta el 59 por ciento de las personas discapacitadas y no discapacitadas informó que había votado. En las elecciones de otros años, como la de 1996 y 2000, la brecha era más grande.

El Presidente Obama incluyó una plataforma de discapacidad en su campaña, lo que pareció influir en los índices de votación, señaló Glazer. Entre las iniciativas de Obama se encuentran la reforma de salud, que dará a las personas con discapacidad un mejor acceso a cuidados de salud asequibles, la incorporación de más trabajadores discapacitados a la fuerza laboral del gobierno federal y la ampliación de créditos fiscales a las empresas que los contraten.

A pesar de este esfuerzo de Washington, DC, la mayor parte de la comunidad de personas con discapacidades no está convencida de que la ley haya tenido un impacto. En la encuesta, el 61 por ciento dijo que la ley no había marcado la diferencia en sus vidas. Otro 23 por ciento apuntó que la ley tuvo un impacto positivo y el 4 por ciento que había empeorado sus vidas.

"No creo que la ADA haya ayudado mucho", dijo Michael Saggese, de 32 años, ejecutivo de cuenta en TecAccess, una firma de tecnología de información con sede en Rockville, Virginia. Saggese tiene movilidad limitada y anda en silla de ruedas como resultado de una lesión cerebral traumática que sufrió en un accidente automovilístico. Señaló que tuvo dificultades para encontrar trabajo después de la universidad y que consiguió su puesto actual a través de un consejero en el Departamento de Servicios de Rehabilitación de Virginia, que le ayudó a entrar a TecAccess.

Aunque en el estudio participaron individuos de todas las edades, las generaciones más jóvenes, sobre todo los que crecieron con la Ley ADA, son más propensos a recibirla con los brazos abiertos, dice Rodger DeRose, presidente y director general de la Fundación Kessler, una organización sin fines de lucro que financia la investigación en rehabilitación y programas de empleo. "La aceptación de las personas discapacitadas es mucho mayor hoy día. Las personas más jóvenes se han adaptado a los cambios sociales generados por la ADA, en comparación con generaciones anteriores, que han tenido más dificultades en hacerlo".

Para Eric Wright, de 25 años, la ADA ha sido un factor durante casi toda su vida. Nació con parálisis cerebral y utiliza una silla de ruedas para llegar a su trabajo en el Servicio de Rentas Internas de Washington, DC, donde ayuda a la agencia a cumplir con los requisitos federales para mejorar la accesibilidad de los discapacitados a la tecnología de información y electrónica.

Wright participó en los planes de educación individual (IEP) mientras estuvo en la escuela primaria y en la universidad utilizaba un dispositivo para tomar notas en clase, además se le daba más tiempo para los exámenes, ya que tardaba más tiempo en escribir. "Nunca tuve un momento en mi vida en el que, alguien que me viera fuera de casa, no supiera que tenía una discapacidad", dijo Wright. "Pero, gracias a la ADA, a la gente de mi entorno, como mi familia, profesores y empleadores, sabía que no debía ser excluido de una vida normal".

Los activistas que luchan por los derechos de los discapacitados esperan usar el aniversario para promover una mayor colaboración entre el sector empresarial, el gobierno y las organizaciones sin fines de lucro con el objetivo de aportar mayores oportunidades de educación y de trabajo para la comunidad de personas discapacitadas. "A medida que mejoren estas dos áreas, otros indicadores de calidad de vida también lo harán", señaló Glazer.

Más información

El Departamento de Justicia de Estados Unidos tiene más información sobre la Ley para Estadounidenses con Discapacidades.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?