Publicidad

Editar mi perfil

Más estudios sobre cáncer de seno y medio ambiente

Por Amanda Gardner, Reportero de Healthday -
Crédito: HD

A diferencia de lo que ocurre con los antecedentes familiares, es posible modificar factores de riesgo tales como la exposición a las sustancias químicas y la obesidad, afirman los expertos

MARTES, 12 de febrero (HealthDay News) -- Los esfuerzos de prevención del cáncer de mama necesitan concentrarse de manera más agresiva y coherente en los factores ambientales.

A esa conclusión llegó un nuevo informe publicado el martes por un comité encargado en 2008 por el Congreso de EE. UU. de investigar el impacto de las condiciones ambientales en el cáncer de mama.

La exposición a las sustancias químicas y a la radiación, las drogas y los productos de consumo se encuentran entre los factores ambientales que señala el informe, pero también se incluyen factores no tan obvios relacionados con el estilo de vida y los recursos socioeconómicos.

Si los investigadores pudieran encontrar factores específicos en las condiciones ambientales, podrían tomar medidas para eliminarlos del entorno y/o ayudar a las personas a que los evitaran, comentó Michael Gould, miembro del Comité de Coordinación Interagencial de Investigación sobre el Cáncer de Mama y las Condiciones Ambientales (Interagency Breast Cancer and Environmental Research Coordinating Committee), que preparó el informe.

"La prevención primaria y la eliminación de cualquier cosa del entorno que pueda reducir la cantidad de casos de cáncer de mama no es una idea tan atrevida como podría ser", señaló Gould.

Las condiciones ambientales, en este caso, se definen de forma amplia no solo como las sustancias químicas, sino que también incluyen la obesidad y el estatus socioeconómico, añadió. La prevención primaria se refiere a la prevención del inicio de la enfermedad, en contraposición con la recurrencia.

El informe de 270 páginas también afirma que se necesita más investigación sobre cómo las diferentes poblaciones, como las minorías con poca representación, podrían estar sufriendo una exposición mayor.

Los problemas de obesidad y del estatus socioeconómico, en particular, "no se han estudiado ni valorado lo suficiente", aseguró el Dr. Jay Brooks, presidente de hematología y oncología en el Sistema de Salud Ochsner en Baton Rouge, Luisiana.

La obesidad es responsable de alrededor del 20 por ciento de todos los cánceres, y la obesidad y la pobreza a menudo se solapan, añadió Brooks, que no participó en el informe.

La Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society) estima que se diagnosticará a 232,000 mujeres de cáncer de mama invasivo en 2013 y casi 40,000 morirán a causa de esa enfermedad.

Dado que la mayoría de los casos de cáncer de mama los padecen mujeres sin antecedentes familiares de la enfermedad, los factores ambientales podrían tener una gran importancia para los esfuerzos de prevención, indicó el informe.

Los autores revisaron la literatura existente sobre prevención del cáncer de mama y realizaron varias recomendaciones, la primera de las cuales afirmaba que se necesitan más medios económicos para controlar el área de las condiciones ambientales en la prevención primaria del cáncer de mama.

"El comité tiene la sensación de que el país puede obtener mejores resultados si aumenta ese nivel de respaldo", comentó Gould, que también es profesor de oncología en la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin-Madison.

Junto con una inversión económica mayor, las organizaciones (tanto las gubernamentales como las no gubernamentales) han de trabajar juntas de manera más coordinada y estratégica, indicó el informe.

Y es necesario que se realicen muchas más investigaciones sobre las causas químicas y físicas del cáncer de mama. Esto podría incluir a la radiación en dosis bajas o a los componentes químicos conocidos como disruptores endocrinos, como el bisfenol A (BPA), que se encuentra en los plásticos fabricados. (No existe ninguna evidencia clara todavía de que el BPA cause cáncer de mama en los seres humanos.)

"La industria química ha producido cientos de miles de componentes químicos y no hemos realizado pruebas a todos ellos", señaló Gould.

La investigación con animales podría tener un papel importante a la hora de cubrir estas carencias, añadió.

Al observar estos factores ambientales, los científicos deben centrarse concretamente en qué momentos de la vida puede que el pecho sea más susceptible de ser dañado por fuerzas externas, como, por ejemplo, cuando el feto todavía está en el útero.

Finalmente, el diálogo sobre la prevención del cáncer ha de contar con la participación del público y se han de comunicar con cautela los hallazgos a la comunidad.

"Los científicos y el gobierno tienen la responsabilidad de asegurarse de que las mujeres están informadas", añadió Gould. "Somos defensores de que se abran canales de comunicación".

Más información

Para más información sobre los factores ambientales y la salud, visite el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo