SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La falta de sueño durante el embarazo eleva el riesgo de presión arterial alta

Por Serena Gordon, Reportero de Healthday -
La falta de sueño durante el embarazo eleva el riesgo de presión arterial alta

Un estudio halla que las probabilidades de preeclampsia aumentan nueve veces cuando se duerme regularmente menos de cinco horas

VIERNES, 1 de octubre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Dormir bien por la noche si está embarazada puede ayudarla a mantener su presión arterial en un nivel normal, sugiere una nueva investigación.

Las mujeres embarazadas que dormían menos de seis horas cada noche a principios del embarazo tenían lecturas de presión arterial sistólica en el último trimestre que eran cerca de 4 mm/Hg más altas que las mujeres que dormían nueve horas cada noche, encontró el estudio. Y las mujeres que dormían menos de cinco horas aumentaron sus probabilidades de desarrollar preeclampsia, una complicación grave del embarazo relacionada con la presión arterial alta, en más de nueve veces.

Por otro lado, dormir demasiado también puede ser un problema: las mujeres que informaron que dormían más de 10 horas por la noche durante su primer trimestre aumentaron en más del doble el riesgo de desarrollar preeclampsia, según el estudio publicado en la edición de octubre de la revista Sleep.

"Las mujeres en general, necesitan dormir entre siete y nueve horas durante el embarazo, preferiblemente nueve horas. Dormir menos de esta cantidad puede afectar la salud", dijo la autora del estudio Michelle Williams, profesora de epidemiología y salud global de la Universidad de Washington y codirectora del Centro de Estudios Perinatales del Centro Médico Sueco en Seattle.

"Las mujeres saben por lo general que deben comer y hacer suficiente ejercicio por dos durante el embarazo. Nuestro estudio sugiere que las mujeres deben aspirar también a dormir por dos", apuntó Williams.

Sin embargo, agregó que debido a que el estudio actual es uno de los primeros en demostrar esta relación, sus hallazgos tienen que ser confirmados por otros investigadores antes de que se pueda hacer cualquier recomendación.

En el estudio participaron 1,272 mujeres embarazadas sanas que fueron reclutadas durante las visitas de atención prenatal al Centro Médico Sueco de Seattle entre diciembre de 2003 y julio de 2006.

Todas las mujeres proporcionaron información sobre sus estilos de vida y características de salud, así como sobre sus hábitos de sueño, en una entrevista inicial que se realizó en torno a las 14 semanas de gestación. La presión arterial se midió de manera periódica durante el embarazo.

La duración del sueño no pareció tener un efecto sobre los niveles de la presión arterial en el primer y segundo trimestre de embarazo. Sin embargo, durante el tercer trimestre, las mujeres que dormían menos de seis horas por la noche tenían una presión arterial sistólica (que es el número más alto en una lectura de presión arterial) promedio 3.72 mm/Hg más alta que las mujeres que dormían nueve horas. Incluso las mujeres que dormían entre siete y ocho horas por la noche tenían una lectura de presión arterial sistólica 2.43 mm/Hg más alta que las mujeres que dormían nueve horas.

El estudio también encontró que la presión arterial sistólica era 4.21 mm/Hg más alta en las mujeres que dormían más de 10 horas cada noche.

Para evaluar mejor lo que podrían significar estas diferencias en la presión arterial para las mujeres embarazadas, los investigadores también observaron el efecto de la duración del sueño en el riesgo de desarrollar preeclampsia, que puede tener consecuencias importantes para la salud tanto de la madre como del bebé.

Los investigadores encontraron que las mujeres que dormían menos de cinco horas por noche tenían probabilidades 9.5 veces mayores de desarrollar preeclampsia y las que dormían más de 10 horas tenían un riesgo dos veces mayor de preeclampsia.

Williams señaló que el estudio no se diseñó para encontrar la causa detrás de estas asociaciones, pero los investigadores plantean la teoría de que las variaciones en el ritmo circadiano del cuerpo tienen lugar cuando los hábitos de sueño cambian durante el embarazo, y que estos cambios pueden causar alteraciones hormonales que afectan los niveles de presión arterial.

"Éste es un estudio muy importante, pero es sólo el comienzo", señaló la Dra. Mary Rosser, ginecoobstreta en el Centro Médico Montefiore de la ciudad de Nueva York. Rosser apuntó que hay numerosos cambios que tienen lugar durante el embarazo que pueden afectar los niveles de presión arterial, tales como el aumento de peso típico durante la gestación. Aún cuando el peso por sí solo no afecte los niveles de presión arterial, Rosser señaló que el peso adicional puede causar apnea del sueño, que es conocido por aumentar la presión arterial.

Sin embargo, agregó Rosser, definitivamente es una buena idea que las mujeres duerman bien por la noche, aunque a menudo resulte difícil a medida que progresa el embarazo.

"Las mujeres cuidan a menudo de otras personas, pero las mujeres embarazadas necesitan sacar tiempo para descansar, ya sea de noche o con siestas durante el día", dijo. Rosser también recomendó evitar las bebidas con cafeína y asegurarse de que se toma suficiente agua durante el día. Las mujeres podrían también dormir mejor si hacen ejercicio durante el día, señaló.

Más información

Para más información sobre la presión arterial durante el embarazo, visite March of Dimes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?