SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La estimulación cerebral profunda podría aliviar la hipertensión difícil de tratar

Por Maureen Salamon, Reportero de Healthday -
La estimulación cerebral profunda podría aliviar la hipertensión difícil de tratar

Los médicos se toparon con este efecto cuando trataron a un hombre hipertenso por dolor relacionado con el accidente cerebrovascular

LUNES, 24 de enero (HealthDay News/HolaDoctor) -- Los médicos que administran estimulación cerebral profunda para controlar el dolor intenso de los pacientes informan que han descubierto que el tratamiento redujo continuamente la hipertensión arterial difícil de controlar de los pacientes de sexo masculino.

El hallazgo presenta la posibilidad de que la estimulación cerebral profunda, un implante quirúrgico que proporciona pulsos eléctricos al cerebro, podría convertirse algún día en tratamiento para la hipertensión resistente a los medicamentos o conducir a pistas acerca de la función del cerebro en la regulación de la presión arterial.

El estudio aparece en la edición impresa del 25 de enero de la revista Neurology.

Cerca del 10 por ciento de los casos de hipertensión no se pueden controlar con medicamentos o los pacientes no pueden tolerarlos, aseguró en un comunicado de la revista el Dr. Nikunj K. Patel, neurocirujano del Hospital Frenchay de Bristol, Inglaterra.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., la hipertensión arterial afecta a cerca del treinta por ciento de los adultos estadounidenses. La afección eleva el riesgo de ataque cardiaco y accidente cerebrovascular.

"El artículo es realmente interesante", comentó el Dr. Nicholas D. Schiff, director del Laboratorio de Neuromodulación Cognitiva del Hospital Presbiteriano de Nueva York/Centro Médico Weill Cornell. "Me pareció sumamente cautivador, aunque los casos individuales siempre son cuestionables" para poder generalizar.

En el estudio de caso, se implantó a un hombre de 55 años un estimulador cerebral profundo para tratar el dolor grave causado por un accidente cerebrovascular. Aunque el paciente estaba tomando cuatro medicamentos para controlar su hipertensión, que se diagnosticó en el momento del accidente, su presión arterial se mantuvo elevada.

La presión se redujo gradualmente, lo suficiente para que pudiera dejar de tomar todos los medicamentos para la presión, aunque la estimulación cerebral profunda no logró controlar a largo plazo su dolor. Cuando los investigadores probaron desactivar el estimulador luego de dos años, la presión arterial del paciente aumentó significativamente.

El estudio contribuye a otras investigaciones recientes enfocadas en la neuromodulación, que aprovecha el poder de los impulsos eléctricos en el organismo con fines terapéuticos. Entre las tácticas que se están examinado se encuentran la ablación nerviosa renal, un procedimiento en el que se emite radiofrecuencia de bajo poder a los nervios que se encuentran al lado de los riñones para interrumpir las señales que suscitan la hipertensión.

"En sentido general, la neuromodulación para la presión arterial será realmente un tratamiento revolucionario para la hipertensión crónica", señaló el Dr. Marc Penn, cardiólogo y director del Centro Corazón-Cerebro Bakken de la Clínica de Cleveland.

"Me parece muy interesante desde el punto de vista fisiológico", agregó Penn, y agregó que los resultados tendrán que ser repetidos muchas veces antes de que se pueda desarrollar una terapia basada en ella.

Schiff, sin embargo, no llegó a predecir que la estimulación cerebral profunda podría convertirse en un tratamiento común para la hipertensión.

"Este es el informe sobre un caso, no un tratamiento", dijo, y agregó que "este procedimiento tiene riesgos y realmente hay que comparar pros y contras".

Más información

Para más información sobre la estimulación cerebral profunda, visite la Asociación Estadounidense de Cirujanos Neurológicos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?