SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La esperanza de vida se reduje ligeramente en los EE. UU.

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
La esperanza de vida se reduje ligeramente en los EE. UU.

Un informe federal halla que las muertes por accidente cerebrovascular y mortalidad infantil se reducen

JUEVES, 9 de diciembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Según un reciente informe federal, la esperanza de vida se redujo ligeramente en los EE. UU. entre 2007 y 2008.

La esperanza de vida para los estadounidenses en general se redujo en poco más de un mes, de 77.9 a 77.8 años. Para las mujeres, la esperanza de vida promedio se redujo en un décimo de un año a 80.3 años. Para los hombres también se redujo en la misma cantidad a 75.3 años.

Por primera vez en cincuenta años, el accidente cerebrovascular no fue la tercera causa principal de muerte. Fue superado por enfermedades respiratorias crónicas inferiores, como asma, enfisema y bronquitis crónica. Los índices de mortalidad ajustados a la edad por accidente cerebrovascular se redujeron en 3.8 por ciento entre 2007 y 2008, mientras que los índices de enfermedades respiratorias crónicas inferiores aumentaron en 7.8 por ciento, según el informe, publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Dividida por raza, la esperanza de vida se redujo en 0.2 años para los blancos. La esperanza de vida para las mujeres negras permaneció invariable en 76.8 años en 2008, mientras que la esperanza de vida para los hombres negros alcanzó un punto máximo sin precedentes de 70.2 años, aunque siguen viviendo cerca de ocho años menos, en promedio, que los hombres blancos. La diferencia en la esperanza de vida entre las poblaciones blancas y negras fue de 4.6 años en 2008, una reducción de 0.2 años desde 2007.

La enfermedad cardiaca y el cáncer, las dos causas principales de muerte en los EE. UU., seguían constituyendo cerca de la mitad (el 48 por ciento) de todas las muertes en 2008.

Los índices de mortalidad aumentaron de manera notoria en 2008 por varias causas más, distintas de las enfermedades respiratorias, la enfermedad de Alzheimer (aumento de 7.5 por ciento), la influenza y la neumonía (aumento de 4.9 por ciento), la hipertensión o presión arterial elevada (aumento de 4.1 por ciento), el suicidio (aumento de 2.7 por ciento) y la enfermedad renal (aumento de 2.1 por ciento).

Del lado positivo, los índices de mortalidad infantil se redujeron a un mínimo sin precedentes en 2008, y se redujeron a 6.59 muertes de bebés por cada mil nacimientos vivos en 2008, cuando fueron 67.5 en 2007. Los defectos congénitos fueron la principal causa de mortalidad infantil en 2008, seguidos por problemas de salud relacionados con el nacimiento prematuro y el bajo peso al nacer. Según el informe, el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) fue la tercera causa principal de mortalidad infantil en los EE. UU.

Arialdi Minino, estadista de la división de estadísticas vitales de la rama de estadísticas de mortalidad del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los CDC, consideró que la mortalidad infantil era "un barómetro importante de los estándares generales de salud y de la provisión de servicios de salud".

"Entonces, pasó de [6.75] a 6.59 muertes de bebés por cada mil nacimientos vivos", dijo. "Es bastante significativo. La reducción fue más sustancial para la población negra, en donde bajó 4.2 por ciento".

Minino aseguró que el informe no estuvo diseñado para descubrir las razones para los cambios en los índices generales de mortalidad. Aseguró que el aumento en las muertes por enfermedades respiratorias crónicas inferiores se debe tomar con cuidado porque la Organización Mundial de la Salud ha cambiado su definición de la afección, lo que podría explicar parte del aumento, dijo.

Al comentar sobre el informe, el Dr. William O'Neill, decano ejecutivo de asuntos clínicos de la facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami, aseguró que "el hecho de que el accidente cerebrovascular dejara de ser la tercera causa principal de muerte es una noticia excelente. Realmente sugiere que buena parte de las campañas de acción pública lideradas por la American Heart Association han dado fruto".

También ha habido varios avances dramáticos en la terapia para el accidente cerebrovascular, dijo, y agregó que "esto podría implicar índices de mortalidad más bajos".

Aún así, O'Neill considera que la reducción en la esperanza de vida podría ser el inicio de una nueva tendencia. "Es alarmante que sea la primera vez en los últimos 25 años en la que realmente ha habido una reducción", dijo.

El aumento en la esperanza de vida entre 1960 y 2000 fue muy notorio y se relacionó con menos tabaquismo, mejor control de la presión arterial y avances en la gestión de la enfermedad cardiaca, señaló O'Neill.

"Hemos observado las mayores ganancias en estas medidas. Ahora, otros factores de riesgo están surgiendo para impulsar la enfermedad cardiaca de nuevo", dijo. "Mi mayor preocupación es que hemos estado viendo esta epidemia de obesidad amenazante, y la obesidad comenzará a ganar terreno. La obesidad conducirá a la diabetes, lo que conducirá a la enfermedad cardiaca y eso comenzará a ser un problema cada vez peor".

El informe, que lleva por título Deaths: Preliminary Data for 2008 (Datos preliminares sobre muertes para 2008) se basó en un análisis inicial de cerca de 99 por ciento de los certificados de muerte de todo el país.

Más información

Para más información sobre los índices de mortalidad en los EE. UU., visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?