Editar mi perfil

Cerrar

La diabetes podría explicar el aumento de los problemas de la vista en EE. UU.

Por Serena Gordon, Reportero de Healthday -

Un estudio halla que muchos casos nuevos de problemas oculares ocurren en personas menores de 40 años

MARTES, 11 de diciembre (HealthDay News) -- Los trastornos graves de la visa (no simplemente la necesidad de usar gafas) aumentaron en un 21 por ciento entre 1999 y 2008 entre los adultos estadounidenses a partir de los 20 años de edad, y la diabetes podría haber tenido mucho que ver con esa tendencia, sugiere una investigación reciente.

Una variedad de factores parecieron contribuir a la incidencia del deterioro visual, entre otros la falta de seguro, la pobreza y la edad. Sin embargo, el factor de riesgo que permaneció constante en todo el estudio fue la diabetes, sobre todo la diabetes que duraba diez o más años.

Otro hallazgo preocupante relacionó a la diabetes con un marcado aumento en la incidencia de deterioro visual en los jóvenes blancos de 20 a 39 años de edad. La tasa de problemas de la vista en ese grupo aumentó en un 40 por ciento, y la tasa de diabetes duradera entre los jóvenes blancos aumentó en un 133 por ciento, según el estudio.

"Ha habido un cambio en dos frentes entre los últimos siete y diez años. Uno es que la discapacidad visual aumenta, y se trata de problemas de la vista que no se pueden arreglar con gafas. El otro es que ahora, las personas de 20 a 39 años también están perdiendo la vista", lamentó la autora del estudio, la Dra. Fang Ko, oftalmóloga y residente del Instituto del Ojo Wilmer de la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

Los resultados del estudio aparecen en la edición del 12 de diciembre de la revista Journal of the American Medical Association.

Las causas de los problemas de la vista incluyen la degeneración macular relacionada con la edad, las cataratas, la retinopatía diabética, el glaucoma y otros trastornos de la retina. Unos tres millones de personas de EE. UU. tienen un problema visual que no puede ser corregido mediante gafas, según el estudio.

Ko dijo que para poder ser clasificado con una discapacidad visual, alguien debe tener una vista que sea de 20/40 o peor. Si alguien tiene una visión 20/40, significa que puede ver algo claramente a 20 pies (unos 6 metros) de distancia que otra persona con una vista normal podría ver desde una distancia de 40 pies (unos 12 metros). "No se es completamente ciego, pero la vista está dañada sin duda alguna. Podría tener problemas para obtener la licencia de conducir en algunos estados, y podría afectar el trabajo", señaló.

Ko y colegas revisaron datos de la Encuesta nacional de examen de la salud y la nutrición (NHANES) de EE. UU. que se recogieron de 1999 a 2002 y de 2005 a 2008. La NHANES es una muestra nacionalmente representativa, y en cada periodo unas 10,000 personas completaron las encuestas.

La incidencia de discapacidad visual aumentó del 1.4 por ciento en 1999 a 2002 al 1.7 por ciento en 2005 a 2008, un aumento de un 21 por ciento. Al mismo tiempo, la tasa de discapacidad visual en las personas blancas de 20 a 39 años aumentó en un 40 por ciento, del 0.5 por ciento al 0.7 por ciento, según el estudio.

La edad aumentó el riesgo de discapacidad visual de un 5 a un 7 por ciento, dependiendo del periodo, mientras que la pobreza hizo que el riesgo aumentara más del doble en ambos periodos, hallaron los investigadores.

Durante los periodos estudiados, la tasa total de diabetes que duraba más de 10 años aumentó en un 22 por ciento. (El estudio no distinguió entre la diabetes tipo 1 y la tipo 2, aunque Ko dijo que pensaba que era más probable que tuvieran diabetes tipo 2). En 1999 a 2002, tener diabetes de larga duración aumentaba el riesgo de discapacidad visual en un 93 por ciento. En 2005 a 2008, tener diabetes durante 10 o más años aumentaba las probabilidades de discapacidad visual más de 2.5 veces.

En un comentario sobre los hallazgos, la Dra. Vivian Fonseca, presidenta de medicina y ciencias de la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association), dijo que "en este estudio, la proporción de probabilidades es alta para la discapacidad visual y la diabetes, sobre todo si la diabetes duraba diez años o más. Pero en otros estudios, hemos observado una reducción en la tasa de retinopatía diabética. Lo que ha cambiado es el denominador. La prevalencia general de la diabetes ha aumentado, y el volumen de personas que tienen diabetes hace que parezca que las cosas empeoran".

A nivel individual, la diabetes se ha vuelto más manejable, y las tasas de complicaciones se han reducido en general, apuntó Fonseca, pero este estudio "debe advertir a las personas que observan la perspectiva de salud pública que hay otro motivo para hacer algo para reducir las tasas de diabetes".

Aunque el estudio mostró una asociación entre la diabetes y las tasas de discapacidad visual, no demostró una relación causal.

Tanto Ko como Fonseca señalaron que cualquier persona diagnosticada con diabetes tipo 2 debe programar un examen de los ojos poco después de su diagnóstico, y someterse a un examen del ojo dilatado cada año. La recomendación para las personas que sufren de diabetes tipo 1 es iniciar los exámenes de ojo dilatado cada año a partir de los cinco años después de su diagnóstico inicial.

Más información

Para más información sobre los problemas de la vista, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo