SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La dentición hace que los bebés se pongan de mal humor, pero no enfermos, según una revisión

Por Amy Norton, Reportera de HealthDay -
La dentición hace que los bebés se pongan de mal humor, pero no enfermos, según una revisión

Pero si un bebé tiene fiebre cuando el primer diente empieza a salir por la encía, lo más probable es que indique la presencia de una enfermedad, apuntan unos médicos

JUEVES, 18 de febrero de 2016 (HealthDay News) -- La dentición puede hacer que los bebés se sientan mal, pero rara vez provoca una fiebre por encima de los 100.4 grados Fahrenheit (38 grados Celsius), ni ninguna otra señal de enfermedad, según una nueva revisión.

El análisis, publicado en línea el 18 de febrero en la revista Pediatrics, halló que lo más frecuente es que la dentición simplemente haga que los bebés estén un poco más enojados, que babeen más y que se froten las encías irritadas.

Y aunque algunos bebés sufren un ligero aumento en la temperatura, la dentición normalmente no provoca una fiebre propiamente dicha, ni ningún otro signo de enfermedad, según los investigadores dirigidos por la Dra. Michele Bolan, de la Universidad Federal de Santa Catarina, en Brasil.

Es muy habitual que los padres estén confundidos con respecto a si ciertos síntomas están relacionados con la dentición o con la enfermedad de un bebé, dijo la Dra. Minu George, jefa interina de pediatría general en el Centro Médico Pediátrico Cohen, en New Hyde Park, Nueva York.

"Me hacen preguntas sobre esto cada día", dijo George, que no participó en el estudio.

Si la temperatura de un bebé sube hasta los 100.4 grados Fahrenheit o más, dijo George, entonces es una fiebre, y no solamente un aumento ligero de la temperatura por la dentición.

"La fiebre no es algo malo", señaló. "Es una parte de la respuesta del cuerpo a la infección". Pero, añadió George, los padres deberían ser conscientes de que una fiebre probablemente esté relacionada con una enfermedad.

La Dra. Rosie Roldán, directora del programa dental del Hospital Pediátrico Nicklaus, en Miami, se mostró de acuerdo en que los padres con frecuencia se equivocan al atribuir la fiebre u otros síntomas a la dentición.

"Pero en la edad en que los dientes están saliendo, los bebés también están siendo bombardeados por infecciones", comentó Roldán. "Y no debemos perder de vista ese panorama general".

Además de la fiebre, dijo Roldán, otros síntomas que no se deberían atribuir a la dentición son: las llagas o las ampollas que aparezcan alrededor de la boca, la pérdida de apetito y la diarrea que no desaparece rápidamente. Ante la aparición de cualquiera de estos síntomas se ha de llamar al pediatra.

Y para ayudar a los bebés a soportar el dolor de la dentición, George aconsejó que no se usen medicamentos, incluyendo los geles tópicos y productos etiquetados como "naturales" u "homeopáticos".

En lugar de eso, dijo, los bebés puede aliviarse masticando un mordedor frío o un paño húmedo, o comiendo alimentos fríos.

Más información

La Nemours Foundation tiene más información sobre la dentición.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad