SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La decisión de Angelina Jolie no es rara en las mujeres con un gen del cáncer

Por Dennis Thompson, Reportero de Healthday -
La decisión de Angelina Jolie no es rara en las mujeres con un gen del cáncer

La revelación de que le extirparon los ovarios centra la atención en los problemas a los que se enfrentan las mujeres con mutaciones del BRCA

MARTES, 24 de marzo de 2015 (HealthDay News) -- La decisión de Angelina Jolie de hablar sobre la extirpación de sus ovarios ha centrado de nuevo la atención pública sobre lo que en realidad es una atención preventiva estándar para las mujeres cuya genética aumenta de forma dramática su riesgo de cáncer de ovario, señalan los expertos.

En una columna publicada el martes en el New York Times, Jolie escribió sobre su decisión, a los 39 años de edad, de hacer que le extirparan los ovarios y las trompas de Falopio, debido al aumento en el riesgo de cáncer de ovario que plantea una mutación que porta en el gen BRCA1.

"Puede parecer una edad terriblemente joven, pero en realidad es el estándar de la atención, considerar la extirpación de los ovarios y de las trompas de Falopio a finales de los 30 o principios de los 40, cuando las mujeres ya han completado sus familias", comentó la Dra. Jill Whyte, oncóloga ginecológica del Instituto Oncológico North Shore-LIJ en Lake Success, Nueva York. "Esto se debe a que su riesgo de cáncer parece aumentar bastante tras los 40".

Hace dos años, Jolie anunció que se había sometido a una mastectomía doble preventiva, tras enterarse de que portaba una mutación en el gen BRCA1 que le confería un riesgo estimado de un 87 por ciento de cáncer de mama, y un riesgo de un 50 por ciento de cáncer de ovarios.

Ya había planificado extirparse los ovarios tras la mastectomía, según la columna, pero decidió realizar la cirugía antes de lo anticipado después de que un análisis de sangre dudoso renovara sus preocupaciones sobre el cáncer.

Jolie perdió a su madre, a su abuela y a una tía por el cáncer. El cáncer de ovario de su madre se diagnosticó a los 49 años.

En el artículo, Jolie enfatizó que la decisión de extirparse los ovarios era personal, y que no se debe considerar como una llamada a que todas las mujeres con una mutación en el gen BRCA1 sigan sus pasos.

"No lo hago solo porque porto la mutación del gen BRCA1, y quiero que las demás mujeres lo entiendan. Una prueba positiva del BRCA no significa un salto a la cirugía", escribió. "Hay más de una forma de afrontar cualquier problema de salud. Lo más importante es enterarse de las opciones y elegir la que sea correcta para usted personalmente".

El Dr. Otis Brawley, director médico de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) dijo que se trata de un punto muy importante que hay que subrayar.

La mutación del BRCA1 específica de Jolie aumenta dramáticamente su riesgo de cáncer de mama y de ovario, pero otras mujeres portan mutaciones del BRCA que solo influyen su riesgo de forma leve o moderada, explicó Brawley. Quizá para ellas la cirugía no sea la mejor opción.

"Si la hubiera estado aconsejando, le habría aconsejado hacer básicamente lo que ha hecho, incluyendo la investigación que realizó antes de tomar sus decisiones de someterse a cirugía", comentó. "Al mismo tiempo, me preocupa que haya muchas mujeres con un riesgo muy bajo que opten por la cirugía, y que si comprendieran lo bajo que es su riesgo, no lo harían".

Otras mujeres podrían beneficiarse más de realizar revisiones regulares y tomar fármacos que se ha mostrado que reducen el riesgo de cáncer, planteó Brawley.

Pero al discutir su decisión de forma tan abierta, Jolie ha aclarado parte del misterio sobre lo que es un procedimiento común para prevenir un cáncer particularmente letal, señaló el Dr. David Fishman, oncólogo ginecológico del Hospital Mount Sinai y director del Programa de Evaluación del Riesgo de Cáncer de Ovario Mount Sinai.

"Creo que su disposición a hacer que un tema sea conocimiento común y sacarlo de la sombra es heroica, porque hará que los individuos piensen al respecto, y creo que será responsable de salvar las vidas de muchas personas", dijo Fishman.

Alrededor del 1.4 por ciento de las mujeres de la población general contraerán cáncer de ovario en algún momento de sus vidas, según el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.

En cambio, el 39 por ciento de las mujeres que heredan una mutación BRCA1 nociva y entre el 11 y el 17 por ciento de las que heredan una mutación BRCA2 nociva contraerán cáncer de ovario antes de los 70, señala el instituto oncológico.

Los médicos recomiendan extirpar los ovarios como medida preventiva para las mujeres con mutaciones peligrosas del BRCA porque el cáncer de ovario es difícil de detectar y con frecuencia resulta letal, dijeron Fishman y Whyte. No hay buenas pruebas de detección que encuentren de forma confiable el cáncer de ovario en una etapa temprana y curable.

"Hoy día, el 75 por ciento de las mujeres diagnosticadas con cáncer de ovario tienen cáncer en etapa avanzada en el momento del diagnóstico, y entre el 15 y el 30 por ciento de esas mujeres sobreviven al cáncer", explicó Fishman.

En general, los médicos recomiendan que esas mujeres en alto riesgo consideren la extirpación de los ovarios cuando ya hayan acabado de tener hijos, entre los 35 y los 40 años de edad.

Tendrán que seguir siendo vigiladas por otras formas de cáncer, dado que las mutaciones BRCA también se han relacionado con el melanoma y con cánceres de la glándula tiroides, el colon y el tracto gastrointestinal, dijo Fishman. La extirpación de los ovarios y de los senos elimina los órganos con el mayor riesgo de un cáncer relacionado con el BRCA.

Jolie escribió que, en lo adelante, ya ha decidido qué hormonas usar para el reemplazo del estrógeno o la progesterona, dado que la extirpación de los ovarios hace que la mujer entre en una menopausia forzosa.

El reemplazo hormonal es en realidad una opción más segura para las mujeres con casos como el de Jolie, a quienes se han extirpado ambos senos y los ovarios, comentó Whyte. Las mujeres que aún tienen sus senos deben sopesar los riesgos de la terapia de reemplazo hormonal con sus médicos, dado que esa terapia puede aumentar el riesgo de cáncer de mama.

Whyte enfatizó que los médicos también tienen otras formas de tratar los síntomas y efectos secundarios más comunes de la menopausia.

Las mujeres que pasan por la menopausia por lo general experimentan sofocos, sudoración nocturna, cambios en el estado de ánimo y problemas del sueño, apuntó Whyte. También podrían tener un mayor riesgo a largo plazo de osteoporosis y problemas cardiacos.

Como resultado, se anima a las mujeres a quienes se extirpan los ovarios mantener a su ingesta de calcio, hacer ejercicio regular y mantener un peso saludable, dijo Whyte, al igual que cualquier otra mujer que pase por la menopausia.

Brawley, Whyte y Fishman recomendaron que las mujeres con antecedentes familiares de cáncer consulten a un asesor genético, que puede evaluar el riesgo de cáncer planteado no solo por los genes BRCA, sino por todos los genes que se han relacionado con el cáncer anteriormente.

"La moraleja que me gustaría que las mujeres se llevaran de la valiente historia [de Jolie] es que hay que enterarse al respecto, y tomar con calma algunas decisiones muy sopesadas", enfatizó Brawley. "Deben acudir a un asesor genético con licencia, que con frecuencia no es médico, y averiguar más sobre todos los genes que influyen sobre su riesgo de cáncer".

Más información

Para más información sobre el gen BRCA y el riesgo de cáncer, visite el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?