SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La Corte Suprema respalda gran parte de la controversial reforma de salud

Por Lisa Esposito and Karen Pallarito, Reportera de Healthdays -

Afirma que el requerimiento de que la mayoría de estadounidenses deben contar con seguro es constitucional

JUEVES, 28 de junio (HealthDay News) -- En una medida que sorprendió a muchos expertos en derecho, la Corte Suprema de EE. UU. ratificó el jueves la constitucionalidad de la mayor parte de la controversial ley de reforma en salud que obliga a todos los estadounidenses a tener un seguro de salud o pagar una penalidad en la forma de un impuesto.

La Ley de Protección del Paciente y Atención Asequible, el histórico logro legislativo de la administración del Presidente Barack Obama, ha sido tema de un acalorado debate desde su entrada en vigor en marzo de 2010. En un lado del debate se han hallado muchos demócratas, que consideran la ley como el primer intento legal de peso para aumentar grandemente el número de estadounidenses asegurados al mismo tiempo que se mejora la atención de salud y se intenta controlar los costos médicos. En el otro lado han estado muchos republicanos, que consideran la medida como una intromisión sin precedentes en las vidas privadas de los ciudadanos al decirles que tienen que comprar un cierto producto, en este caso, seguro de salud.

El presidente del tribunal John Roberts anunció la compleja decisión 5 a 4 de la corte que permite a la ley continuar con su meta de cubrir a más de 30 millones de estadounidenses sin seguro.

Associated Press reportó que la corte tuvo ciertas preocupaciones sobre la expansión de Medicaid, el programa de seguro financiado por el gobierno para los estadounidenses de bajos ingresos, que la ley conlleva. Pero la corte dijo que la expansión podía continuar siempre y cuando el gobierno federal no amenace con retener la asignación completa de Medicaid de los estados si no participan en la ampliación de la ley, señaló el servicio noticioso.

Los cuatro jueces liberales de la corte, Stephen Breyer, Ruth Bader Ginsburg, Elena Kagan y Sonia Sotomayor, se unieron a Roberts en la decisión. Los jueces conservadores Samuel Alito, Anthony Kennedy, Antonin Scalia y Clarence Thomas votaron contra la ley.

La ley inició una serie de reformas diseñadas para ampliar la cobertura de salud a más de 30 millones de estadounidenses que carecen de seguro. Busca cumplir esas metas de varias formas. Se permitirá a más personas de bajos ingresos que se inscriban en Medicaid, mientras que otros individuos sin seguro podrán comprar cobertura a través de unas nuevas bolsas estatales de seguro de salud. Algunas personas que compren cobertura podrían calificar para créditos fiscales.

El componente más controversial de la ley de 2010, y uno lo los principales objetivos del escrutinio de la Corte Suprema, obliga a casi todos los estadounidenses a mantener cobertura de seguro de salud, o a pagar una penalidad en la forma de un impuesto.

La ley también busca mejorar la calidad y eficacia de la atención de salud. Por ejemplo, hay programas para mejorar la coordinación de la atención y reducir el fraude y el abuso en Medicare, el programa de seguro administrado por el gobierno para estadounidenses mayores y discapacitados.

Varias de las cláusulas más populares de la ley ya están en vigencia. Por ejemplo, los padres que cuentan con planes privados de seguro que ofrecen cobertura a los dependientes pueden mantener a sus hijos adultos dentro del plan hasta los 26 años. Y la mayoría de planes deben ahora cubrir pruebas preventivas de salud, como mamografías y colonoscopias, sin gastos de desembolso para el paciente.

Algunos elementos centrales de la ley, como la expansión de Medicaid, el establecimiento de las bolsas estatales de seguro de salud y obligar a las personas a tener cobertura o pagar una multa, algo conocido como "obligatoriedad individual", no entrarán en efecto hasta 2014.

Las reacciones a la decisión de la corte fueron rápidas y se mostraron divididas.

El Dr. Jeremy Lazarus, presidente de la Asociación Médica Americana (American Medical Association), señaló que su grupo "respalda hace mucho que todos tengan seguro de salud, y nos complace esta decisión, que significa que millones de estadounidenses pueden ahora contar con la cobertura que necesitan para alcanzar y mantener la salud.

Esta decisión protege mejoras importantes, como acabar con las denegaciones de cobertura debido a afecciones preexistentes y los límites de por vida sobre el seguro, y permitir que 2.5 millones de adultos jóvenes hasta los 26 años de edad que obtuvieron cobertura bajo la ley sigan en las pólizas de seguro de sus padres", señaló Lazarus en un comunicado de prensa. "La cobertura expandida de atención de salud ratificada por la Corte Suprema permitirá a los pacientes ver al médico antes, en lugar de esperar por el tratamiento hasta que estén más enfermos y la atención resulte más costosa. La decisión ratifica la financiación de investigación importante sobre la eficacia de los fármacos y tratamientos, y protege una cobertura expandida para la atención preventiva y de bienestar, que ya ha beneficiado a unos 54 millones de estadounidenses".

Nancy Brown, directora ejecutiva de la American Heart Association, afirmó que la decisión de la corte "beneficiará la salud cardiaca de EE. UU. durante muchas décadas. Las preguntas sobre la constitucionalidad de la Ley de Atención Asequible han eclipsado el avance de la ley. Con esta decisión, esa incertidumbre ha sido resuelta".

"Al ratificar la ley, la corte principal del país ha enviado un mensaje claro de que los pacientes deben ser la principal prioridad en el siempre cambiante ámbito de la atención de salud. La acción de la corte en respaldo de la Ley de Atención Asequible nos recuerda lo que es realmente importante: permitir a todos los estadounidenses obtener atención de salud de calidad", señaló en un comunicado de prensa.

Los demócratas aplaudieron la decisión de la corte, mientras que los republicanos se mostraron decepcionados.

En una conferencia de prensa al mediodía, el Presidente Obama, uno de los arquitectos de la ley que tuvo éxito en la reforma de la atención de salud en que predecesores que se remontan hasta Franklin Roosevelt fracasaron, afirmó que "hoy siento tanta confianza como siempre de que cuando recordemos este momento dentro de cinco, diez o veinte años, estaremos mejor porque tuvimos el valor de pasar esta ley y seguir avanzando".

El líder mayoritario del Senado Harry Reid (D-Nev.), dijo en un discurso en el Senado que tras la decisión "los estadounidenses no seguirán estando a un ataque cardiaco o un accidente de coche de distancia de la bancarrota. Los estadounidenses no tendrán que vivir con el miedo de perder su seguro de salud si pierden su trabajo", reportó el Washington Post.

Los republicanos del Congreso y el contendiente republicano a la presidencia Mitt Romney han prometido intentar revocar la ley tras las elecciones de noviembre.

"Lo que la corte no hizo en su último día en sesión, lo haré yo en mi primer día como presidente de Estados Unidos. Revocaré el 'Obamacare'", afirmó Romney después del anuncio de la decisión, reportó ABC News.

Las encuestas han mostrado que los estadounidenses siguen estando muy divididos sobre la ley de atención de salud. Pero una encuesta de Harris Interactive/HealthDay halló en enero que un creciente número de estadounidenses comenzaban lentamente a aceptar algunos de los componentes claves de la legislación.

Claramente, los estadounidenses aún siguen divididos sobre la legislación, ya que poco más de un tercio (36 por ciento) de los adultos afirman que desean que la ley sea derogada, mientras que 21 por ciento dicen que quieren que permanezca sin cambios. A otro 25 por ciento les gustaría ver que se modifiquen solo ciertos elementos de la ley, halló la encuesta.

"El público sigue dividido, sobre todo en las líneas partidistas, en cuanto a si implementar o derogar la ley de reforma en la atención de salud en su totalidad, partes de la misma o dejarla intacta", señaló Humphrey Taylor, presidente de Harris Poll.

La encuesta halló que el respaldo de la legislación se conformaba con las líneas partidistas. Casi dos tercios de los republicanos (63 por ciento) dijeron que deseaban que la Ley de protección del paciente y atención asequible sea derogada, frente a 9 por ciento de los demócratas.

Pero aunque los respondientes estaban divididos sobre la ley en su integridad, muchos respaldaban firmemente elementos claves del proyecto. Por ejemplo, 71 por ciento de los encuestados respaldan ahora la cláusula que prohíbe a las compañías de seguro denegar la cobertura a las personas que ya están enfermas.

La excepción notable sigue siendo la obligatoriedad individual [la obligación de que todos los adultos compren seguro de salud], "que sigue siendo profundamente impopular", señaló Taylor.

En febrero de 2011, la Oficina de Presupuestos del Congreso calculó que los ahorros por la Ley de Atención Asequible reducirían el déficit federal en 210 mil millones en la próxima década.

Los partidarios de la ley plantean que sin el requisito de que las personas tengan cobertura de seguro mientras están sanas, no habrá suficiente dinero en el fondo común de riesgo para pagar por su cuidado cuando eventual e inevitablemente surja la necesidad de atención de salud.

"Si las personas no quieren pagar, se enferman y van a emergencias o al hospital, sus costos se añadirán a nuestras facturas de seguro tal como sucede ahora, lo que hace que sean mucho más caras", planteó John Rother, presidente de la National Coalition on Health Care, que trabaja para lograr reformas en el sistema de atención de salud de EE. UU.

Pero los oponentes afirman que las cláusulas para recortar costos probablemente no funcionarán.

Devon Herrick, economista de salud del Centro Nacional de Análisis de Políticas, afirmó que la ley prepara una "resbalosa pendiente" que aumentará, no reducirá, los costos.

"Si el Congreso y compañía tienen la autoridad legal de decidir la cobertura mínima que una persona debe tener, todo tipo de grupos de presión, intereses especiales y proveedores de enfermedades específicas acudirán a Washington y a las capitales estatales, como siempre han hecho, para asegurar que sus servicios respectivos sean cubiertos por esa obligatoriedad", señaló Herrick.

En los dos años desde su promulgación, la Ley de Atención Asequible ha sido objeto de demandas múltiples, y varios casos pasaron por el sistema federal de cortes de apelación antes de que la Corte Suprema viera los argumentos orales en marzo.

Más información

La Kaiser Family Foundation ofrece un resumen sobre la revisión de la Corte Suprema sobre la ley de reforma en la atención de salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?