SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La combinación de esmog y polen podría llevar a incluso más estornudos

La combinación de esmog y polen podría llevar a incluso más estornudos

Unos niveles más altos de ozono y dióxido de nitrógeno atmosféricos podrían fomentar la potencia del alérgeno del abedul, según un estudio

DOMINGO, 22 de marzo de 2015 (HealthDay News) -- Ciertos contaminantes atmosféricos podrían fomentar la potencia del polen del abedul, que desempeña un papel importante en las alergias estacionales, señalan unos investigadores.

En pruebas de laboratorio y simulaciones de computadora, los investigadores encontraron que dos contaminantes, el ozono y el dióxido de nitrógeno, tienen un efecto significativo sobre el polen, llamado Bet v 1.

En específico, esos contaminantes parecen provocar cambios químicos en el polen que parecen aumentar su potencia.

Los niveles tanto de ozono como de dióxido de nitrógeno también se vinculan con el cambio climático, según un equipo que incluyó a Ulrich Poschl, del Instituto Max Planck en Alemania, y a otros.

Este hallazgo del estudio, en combinación con el cambio climático, podría explicar el motivo de que las alergias provocadas por alérgenos atmosféricos estén haciéndose más comunes, apuntaron los investigadores.

Los investigadores presentaron sus hallazgos el domingo en la reunión anual de la Sociedad Americana de Química (American Chemical Society), en Denver. Pero la investigación está en sus primeras etapas, y los expertos anotan que los estudios presentados en reuniones científicas por lo general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Aún así, "hace mucho que los científicos sospechan que la contaminación atmosférica y el cambio climático tienen que ver con la creciente prevalencia de alergias en todo el mundo", comentó Poschl en un comunicado de prensa de la reunión. "Comprender los procesos químicos subyacentes de este fenómeno ha resultado difícil", añadió.

"Nuestra investigación es apenas un punto inicial, pero comienza a sugerir la forma en que las modificaciones químicas en las proteínas alergénicas ocurren", lo que afecta potencialmente a la respuesta alérgica de las personas, apuntó Poschl.

Los investigadores planifican más investigación para determinar si y cómo otros tipos de polen son afectados por los contaminantes atmosféricos.

Unos 50 millones de personas de Estados Unidos tienen alergias nasales, y esa cifra está en aumento, según el Colegio Americano de Alergias, Asma e Inmunología (American College of Allergy, Asthma and Immunology).

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. ofrece más información sobre las alergias al polen.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?