SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La cirugía para perder peso podría 'remodelar' el corazón

Por Jenifer Goodwin, Reportero de Healthday -
La cirugía para perder peso podría 'remodelar' el corazón

Expertos afirman que los cambios estructurales señalan que el músculo cardiaco hace menos esfuerzo y es más normal, pero que se necesita más investigación

JUEVES, 3 de febrero (HealthDay News/HolaDoctor) -- Además de permitir a las personas gravemente obesas perder peso, la cirugía de derivación gástrica parece ayudar a que sus corazones, demasiado sobrecargados, vuelvan a una función y apariencia más normales, según sugiere un estudio reciente.

La obesidad es un factor de riesgo para muchos tipos de problemas cardiacos, entre ellos insuficiencia cardiaca, fibrilación auricular (ritmo cardiaco anormal) y muerte, explicó el autor principal del estudio, el Dr. Sheldon Litwin, jefe de cardiología del Colegio Médico de Georgia.

La conexión entre la obesidad y la enfermedad cardiovascular no se comprende del todo, pero las personas obesas con frecuencia muestran señales de cambios estructurales en el corazón, que incluyen masa muscular cardiaca excesiva en el ventrículo izquierdo y agrandamiento de la cavidad ventricular derecha. Ambas se relacionan con la insuficiencia cardiaca y otros problemas.

Para este estudio, publicado en la edición del 8 de febrero de la revista Journal of the American College of Cardiology, los investigadores dieron seguimiento a más de 400 personas con obesidad grave, con una edad promedio de 42 años, que se sometieron a cirugía de derivación (bypass) gástrica, que reduce el tamaño del estómago. Se les comparó con un grupo de referencia de más de trescientos individuos gravemente obesos que no se habían sometido a la cirugía para perder peso.

Dos años más tarde, los índices de masa corporal (IMC) de los pacientes se redujeron de un promedio de casi 48 (obesidad mórbida) a casi 32. Su pérdida promedio de peso fue de unos 45 kilos (cien libras), señaló Litwin. (Un IMC de 30 se considera obesidad, mientras que uno de 25 se considera un peso normal).

Los participantes también tenían cinturas más pequeñas, una presión arterial y tasa cardiaca más bajas, niveles más saludables de colesterol y menos resistencia a la insulina, un precursor de la diabetes, encontraron los investigadores.

Los ecocardiogramas o ultrasonidos del corazón también mostraron una "remodelación" de la estructura de su corazón, lo que incluía una reducción de la masa ventricular izquierda y del área de la cavidad ventricular derecha.

Esas reducciones en masa y volumen cardiacos indican que el corazón hace menos esfuerzo, no tiene que trabajar tanto para bombear sangre y ha vuelto a una forma y función más normales, aseguró Litwin.

"Sabemos que las personas obesas contraen enfermedad cardiovascular con más frecuencia que las no obesas", apuntó Litwin. "Una de las preguntas pendientes es si es reversible si se pierde peso. La respuesta es que sí".

Las cirugías bariátricas han aumentado de forma constante en los Estados Unidos, de 16,800 en 1992 a unas 205,000 en 2007, según la Asociación Estadounidense de Cirugía Metabólica y Bariátrica.

Sin embargo, la proporción de personas obesas que se someten a cirugía sigue siendo pequeño. Anualmente, menos de una cuarta parte de un por ciento de todas las personas obesas lo hacen, apuntó el Dr. Lee Kaplan, director del Centro del Peso del Hospital General de Massachusetts.

Esto se debe en parte a que el procedimiento sigue siendo controvertido. Es costosa, y algunos seguros no la pagan. Además, como todas las operaciones, la cirugía bariátrica no carece de riesgo. Las complicaciones potenciales, por ejemplo, incluyen coágulos sanguíneos, infección, paro respiratorio, sangrado gastrointestinal, obstrucción del intestino delgado y muerte, según la Asociación Estadounidense de Cirugía Metabólica y Bariátrica.

"¿Sería mejor si las personas pudieran perder peso comiendo mejor y haciendo más ejercicio? Probablemente, sí", señaló Litwin. "Pero en general, esos cambios en el estilo de vida son eficaces, sobre todo en las personas gravemente obesas".

El estudio provee evidencia más sólida de los beneficios de la cirugía de derivación gástrica, no sólo para la diabetes, la hipertensión, el colesterol y la apnea de sueño, sino en el músculo cardiaco mismo, dijo Kaplan.

"Hay beneficios conocidos innumerables de la cirugía de derivación gástrica para la mayoría de las 60 y algo de enfermedades asociadas con la obesidad de las que podría sufrir un paciente", dijo Kaplan. "La pregunta es si la cirugía de derivación gástrica no funciona. Sí funciona. El tema ha sido a qué costo, tanto en términos de riesgo de salud como financieros. Este estudio provee evidencia de que hay beneficios sustanciales adicionales respecto a la función del músculo cardiaco, y debemos considerar la cirugía de derivación gástrica con más frecuencia en los pacientes adecuados".

El próximo paso es dar seguimiento a los pacientes más allá de dos años y ver si mantienen su pérdida de peso y si tienen menos problemas cardiacos a largo plazo, dijo Litwin, que trabajaba en la Universidad de Utah cuando hizo la investigación.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. describe la cirugía bariátrica.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?