SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La aspirina puede ayudar a prevenir los cánceres gastrointestinales, según un estudio

Por Steven Reinberg, Reportero de HealthDay -
La aspirina puede ayudar a prevenir los cánceres gastrointestinales, según un estudio

Sin embargo, los expertos se expresaron en contra de tomarla todos los días para evitar la enfermedad

DOMINGO, 19 de abril de 2015 (HealthDay News) -- Tomar aspirina regularmente a lo largo de múltiples años puede ayudar a prevenir cánceres gastrointestinales, según sugiere un nuevo estudio.

Las personas que tomaron aspirina presentaron un riesgo 20 por ciento menor de cánceres en el tracto gastrointestinal, especialmente en el colon y el recto dijo la investigadora principal Yin Cao, becaria de investigación posdoctoral en la Escuela de Salud Pública de Harvard en Boston.

Sin embargo, Cao no cree que la gente deba comenzar a tomar aspirina para prevenir el cáncer sino hasta que se lleve a cabo más investigación. "Son cruciales los resultados de una investigación continua para desarrollar un tratamiento más individualizado basado en una evaluación de riesgos personalizada antes de recomendar aspirina para prevenir el cáncer", dijo.

Además, los pacientes y sus médicos necesitan tomar en consideración los potenciales riesgos de tomar aspirina, que incluyen sangrado estomacal, dijo Cao.

Aun así, "si se contempla en conjunto con los beneficios conocidos de la aspirina para la prevención de ataques cardiacos y cerebrales, nuestra información indica la posibilidad de que el uso regular de aspirina a largo plazo pueda tener un beneficio significativo en la prevención de las dos principales causas de enfermedad y muerte en los Estados Unidos y gran parte del mundo", dijo.

Los resultados del estudio se presentaron el domingo en la reunión de la Asociación Americana de Investigación para el Cáncer (American Association for Cancer Research) en Filadelfia. Los datos y las conclusiones deben considerarse como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por colegas.

Para el estudio, Cao y sus colegas recolectaron datos de 82,600 mujeres inscritas en el Estudio de Salud de la Enfermeras de 1980 y 47,650 hombres inscritos en el Seguimiento del Estudio de Profesionales de la Salud de 1986. Los investigadores recabaron información sobre el uso de aspirina, factores de riesgo de padecer cáncer y diagnósticos de cáncer.

Luego de hasta 32 años de seguimiento, alrededor de 20,400 mujeres y 7,570 hombres desarrollaron cáncer, según hallaron los investigadores. Entre hombres, se excluyó el cáncer de próstata.

El equipo de Cao halló que los hombres y las mujeres que tomaron dosis regulares de aspirina (325 miligramos) dos o más veces por semana tuvieron un menor riesgo general de padecer cáncer que las personas que no tomaron aspirina regularmente. El riesgo reducido se debió en gran parte a menos casos de cáncer gastrointestinal, incluyendo el cáncer de colon, cáncer rectal y cáncer de esófago.

El uso regular de aspirina no se asoció a una reducción en el riesgo de otros cánceres. Específicamente, no se halló un vínculo entre el uso de aspirina y un menor riesgo de cáncer de mama, cáncer de próstata avanzado o cáncer del pulmón, de acuerdo con los investigadores.

Además, el beneficio de la aspirina para reducir el riesgo global de cáncer pareció depender de la cantidad que se tomó. Así, mientras más aspirina se tomó, más se redujo el riesgo. Las cantidades variaron de menos de una aspirina a la semana hasta 15 o más, según los investigadores.

Para conseguir el máximo beneficio de la aspirina fue necesario tomar el medicamento por hasta 16 años. Los investigadores hallaron que el beneficio dejó de presentarse tras cuatro años de suspenderlo. Y el estudio únicamente mostró un vínculo entre la aspirina y el riesgo de cáncer gastrointestinal, pero no una relación de causa y efecto.

Los autores añadieron que la asociación entre la aspirina y una reducción en el riesgo de presentar cáncer fue igual para hombres y mujeres sin importar la raza, los antecedentes de diabetes, antecedentes familiares de cáncer, peso, tabaquismo, el uso regular de otros analgésicos o de multivitamínicos.

Eric Jacobs, director estratégico de farmacoepidemiología de la Sociedad Americana contra el Cáncer (American Cancer Society), dijo que el nuevo estudio "confirma el vínculo que ya está bien establecido entre el uso de aspirina y un menor riesgo de desarrollar ciertos cánceres del tracto gastrointestinal, es decir, cánceres de colon, recto y esófago".

Algunos estudios previos, si bien no todos, han indicado que la aspirina podría reducir ligeramente el riesgo de algunos otros cánceres, incluyendo el cáncer de mama, el cáncer de cáncer de próstata y el cáncer del pulmón, añadió.

"Si bien la aspirina se recomienda para la mayoría de las personas que han tenido un ataque del corazón, y tiene también algunos beneficios con respecto al cáncer, en este momento la Sociedad Americana del Cáncer no recomienda que la gente use aspirina específicamente para prevenir el cáncer puesto que no está claro que los beneficios con respecto al cáncer superen los riesgos", dijo Jacobs.

A pesar de que se trata de un fenómeno poco común, la aspirina puede provocar hemorragias estomacales serias e incluso en ocasiones fatales, aun en dosis bajas, dijo.

"La gente que no está segura de si debería usar aspirina, debería hablar con su proveedor de atención médica, quien conoce sus antecedentes médicos personales y puede ayudar a sopesar sus riesgos y beneficios individuales", dijo Jacobs.

Más información

Visite el Instituto Nacional contra el Cáncer de los Estados Unidos (U.S. National Cancer Institute) para más información sobre la aspirina y el riesgo de padecer cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?