SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La ansiedad por el ébola ahora mismo es una amenaza mayor que el propio virus

Por Amy Norton, Reportero de Healthday -
La ansiedad por el ébola ahora mismo es una amenaza mayor que el propio virus

Los expertos en salud metal ofrecen antídotos ante lo que ven como una preocupación innecesaria por parte de algunos estadounidenses

MARTES, 21 de octubre de 2014 (HealthDay News) -- Los titulares siguen poniendo la mirada en los tres casos de ébola que hay en Dallas. Pero los especialistas en salud mental dicen que un miedo exagerado es una amenaza mucho mayor para los estadounidenses.

El Presidente Barack Obama designó el viernes a un "zar" del ébola para que supervise la respuesta estadounidense al virus, que ha infectado a dos enfermeras en Dallas que cuidaban a un hombre liberiano que falleció de ébola este mes en el Hospital Presbiteriano de Texas.

Pero los casos en EE. UU. son minúsculos en el contexto del brote de ébola en África occidental que se ha concentrado en Guinea, Liberia y Sierra Leona y que hasta ahora ha acabado con la vida de más de 4,500 personas, según la Organización Mundial de la Salud.

Aun así, los expertos en salud mental estadounidenses afirman que la combinación de una infección mortal, la incertidumbre sobre cómo se contagiaron las enfermeras de Dallas y la cobertura mediática continua podría preparar el terreno para una ansiedad pública generalizada.

Los estadounidenses no han entrado todavía en estado de pánico, dijo James Halpern, director del Instituto de Salud Mental en los Desastres de la Universidad Estatal de Nueva York, en New Paltz.

Pero la temporada de la gripe está empezando, y los síntomas comunes (la fiebre, los dolores de cabeza y el dolor muscular) podrían malinterpretarse si las personas están pensando en el ébola.

"Si tenemos una mala temporada de gripe, eso podría provocar un contagio emocional considerable", señaló Halpern.

"No es el único virus contagioso", añadió.

En general, dijo Halpern, las personas tienen dificultades al evaluar con precisión el riesgo personal, y la reacción emocional puede exagerar los cálculos racionales. "Tenemos más miedo de las serpientes que de los cigarrillos", señaló.

Y dado que la mayoría de las personas, de forma comprensible, tienen un conocimiento limitado de las enfermedades infecciosas, podrían ser particularmente susceptibles a creer informaciones erróneas sobre los brotes de enfermedades, dijo George Kapalka, profesor de asesoría psicológica en la Universidad de Monmouth en West Long Beach, Nueva Jersey.

Halpern se mostró de acuerdo. En cualquier acontecimiento preocupante, indicó, "va a haber mucha información errónea y rumores circulando". Pero ante algo que produce tanto miedo y es tan poco familiar como el ébola, las personas podrían tener muchas dificultades para separar la realidad de los rumores, señaló.

Y también está la cobertura mediática. "Pienso que la reacción por parte de los medios de comunicación ha sido demasiado exagerada", dijo Gerard Jacobs, director del Instituto de Salud Mental en los Desastres de la Universidad de Dakota del Sur.

"La gripe es una amenaza mucho mayor para el público estadounidense que el ébola", afirmó Jacobs.

Sugirió que si alguien se siente ansioso por el ébola, que acuda a una fuente de información fiable, como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. "Su preocupación principal es la salud del público estadounidense", dijo Jacobs. "Son científicos, no políticos".

Y Halpern añadió que "tener información precisa puede ser un buen antídoto contra la ansiedad".

Pero una vez que averigüe cuáles son los hechos con respecto al ébola, haga otra cosa. No es sensato, dijo Halpern, pasar 24 horas viendo las noticias sobre el brote, o dedicar a ello horas en internet, incluyendo los medios sociales, donde los rumores se extienden de manera descontrolada.

Eso podría ser un consejo especialmente importante para las personas que ya tienen una tendencia a la ansiedad, según Kapalka. "Esos individuos pueden tener una repuesta de miedo más intensa a lo que estén escuchando", dijo. "Sería prudente que se autoimpusieran algunos límites con relación a las noticias que ven".

Según los CDC, el ébola se propaga a través del contacto directo con el virus. "Contacto directo" significa que los fluidos corporales de una persona infectada (como la sangre, la saliva o el vómito) han entrado en contacto con los ojos, la nariz, la boca o la piel agrietada de otra persona.

Toser y estornudar no son síntomas comunes del ébola, pero los CDC afirman que es posible que el virus pueda transmitirse si la saliva o la mucosidad de una persona infectada entran en contacto con los ojos, la boca o la nariz de otra persona.

La cuestión de fondo, enfatizan los CDC y otros expertos, es que necesitaría entrar en contacto muy cercano con alguien que presentara los síntomas del ébola para contagiarse.

Kapalka sugirió que, sabiendo eso, las personas sean realistas. Es decir: ¿qué probabilidades tiene usted de entrar en contacto cercano con alguien que pudiera tener el ébola?

Según Kapalka, en ese caso, "quizá pueda decirse a sí mismo que su riesgo personal es tan bajo que no valga la pena vivir con miedo".

Más información

Para más información sobre cómo afrontar la preocupación y el estrés, visite la Asociación de Ansiedad y Depresión de EE. UU. (Anxiety and Depression Association of America).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?