Editar mi perfil

Cerrar

¿Jugar al fútbol puede llevar a daños cerebrales?

Por Serena Gordon, Reportero de Healthday -

Un estudio de tamaño reducido observa que hay cambios en la materia blanca, pero los padres no deberían preocuparse por sus hijos, aseguran los expertos

MARTES, 13 de noviembre (HealthDay News) -- El fútbol es un deporte de equipo muy popular, y uno de los pocos que no requiere de ningún protector para la cabeza. Sin embargo, un pequeño estudio sobre futbolistas profesionales de Alemania sugiere que incluso a jugadores que no presentan evidencia alguna de lesión en la cabeza, jugar al fútbol les puede provocar cambios en ciertas áreas del cerebro.

"Usamos una resonancia magnética sofisticada para investigar la materia blanca en los cerebros de futbolistas profesionales que no tenían ningún síntoma ni eran conscientes de haber sufrido nunca una conmoción cerebral, y al compararlos con un grupo de nadadores, hallamos que había cambios en la materia blanca del cerebro", afirmó la autora principal del estudio, la Dr. Inga Koerte. Koerte es becaria de investigación principal visitante en el laboratorio de neuroimaginería psiquiátrica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard en Boston, y becaria principal de investigación de la Universidad Ludwig-Maximilians en Múnich, Alemania.

"Estos cambios se han hallado en jugadores de otros deportes de contacto. Eran sutiles, pero estaban ahí. Es difícil afirmar si los síntomas aparecerán en el futuro, pero los cambios están localizados en partes del cerebro importantes para cosas tales como la memoria y la atención", explicó.

Los resultados del estudio aparecen en una carta de investigación publicada en la edición del 14 de noviembre de la revista Journal of the American Medical Association.

Más de 250 millones de niños y adultos juegan al fútbol, lo que lo convierte en el deporte más popular del planeta, según la información de respaldo con la que cuenta el estudio. Y es el único deporte donde la cabeza, uno de los puntos de contactos principales con la pelota, no lleva protección.

Los problemas potenciales relacionados con lesiones cerebrales traumáticas, como las conmociones cerebrales, se conocen bien. Lo que no está claro es si los continuos golpes con la cabeza que no resultan en lesiones evidentes pueden llevar a daños cerebrales.

Para hacerse una idea de si jugar o no al fútbol puede resultar en cambios en el cerebro, Koerte y colegas contaron con 12 futbolistas profesionales alemanes que se habían entrenado desde pequeños para ser algún día deportistas profesionales, y los compararon con un grupo de nadadores, un deporte con un riesgo bajo de traumas en la cabeza.

Obtuvieron las imágenes con un tensor de difusión de alta resolución, que provee unas imágenes detalladas del cerebro, tanto de los futbolistas como de los nadadores. Los investigadores contaron con la colaboración de neurorradiólogos, que miraron los resultados y no encontraron ninguno que fuera anómalo.

Sin embargo, había algunas diferencias en la estructura de la materia blanca del cerebro. La materia blanca es la red de comunicación que transmite los mensajes entre las neuronas (la materia gris) del cerebro.

La autora principal, Martha Shenton, profesora de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Harvard, observó que los investigadores no sabían qué había causado los cambios en la materia blanca de los futbolistas, sino solo que había cambios. "Podría ser por golpear la pelota con la cabeza, o por golpes con otros jugadores o por una aceleración repentina", afirmó.

Ambos autores aseguraron que no iban a recomendar a los niños que no jugaran al fútbol para divertirse, aunque se necesita estudiar con mayor profundidad si esos cambios causan algún daño a largo plazo.

El Dr. Jeffrey Bazarian, profesor asociado de medicina de emergencias en el Centro médico de la Universidad de Rochester en Nueva York, se mostró de acuerdo en que este estudio no debería hacer que los padres se preocuparan de que sus hijos golpeen la pelota de fútbol con la cabeza. Afirmó que es mucho más probable que los cabezazos que los jugadores profesionales se propinan entre sí causen lesiones cerebrales.

"Es importante recordar que si se le pregunta a los deportistas si sufrieron una conmoción cerebral en el pasado, puede que afirmen que nunca tuvieron ninguna lesión. Si sufren una conmoción cerebral no pueden jugar. Además, no siempre saben si han sufrido una conmoción", aseguró.

"Intentar dar respuesta a esta pregunta es muy importante, y será más probable que realizar un seguimiento a los deportistas de ahora en adelante, más que a su pasado, nos dé una respuesta".

Más información

Lea lo que el Instituto de Medicina dice sobre las lesiones en la cabeza producidas cuando los niños juegan al fútbol.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo