SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Hay que afrontar el glaucoma antes de que sea demasiado tarde

Por Dennis Thompson, Reportero de Healthday -

DOMINGO, 11 de julio (HealthDay News/HolaDoctor) -- Alan Leighton descubrió que tenía glaucoma cuando notó un área gris en la vista de su ojo izquierdo.

Eso fue en 1992. "Creo que tenía glaucoma desde hacía tiempo, pero no me di cuenta hasta entonces", dijo Leighton, de 68 años, un tesorero corporativo que vive en Indianápolis. "El glaucoma es así de escurridizo".

Leighton hizo una cita con su oftalmólogo para ver qué le pasaba. "Hicimos una serie de pruebas y el médico determinó que había un problema en ese ojo y que tenía glaucoma de presión normal", apuntó.

Su respuesta fue poco sentimental y pragmática: Su familia tiene un historial de glaucoma, así que la noticia no fue una total sorpresa.

"Decidí que teníamos que adoptar los métodos más proactivos", explicó Leighton. "Quería ir a los mejores especialistas y ver qué métodos tenían para hacer frente a esta enfermedad y evitar que se agravara. Quería que no afectara mi ojo derecho, que estaba relativamente sano. Yo no sabía cuál iba a ser el proceso para detener realmente el glaucoma o revertirlo, y si esto iba a ser posible. No sabía si iba a ver mucha emoción involucrada. Fue más una cuestión de qué podíamos hacer al respecto".

Preguntó si había alguna forma de recuperar la vista que había perdido y la respuesta fue un no rotundo. "Ellos dijeron más o menos que esa zona gris en mi ojo izquierdo se iba a quedar allí y no había ninguna oportunidad de hacer nada para cambiarlo", dijo. "Tenía algo que ver con el nervio óptico".

Pero los expertos oculares comenzaron a probar diferentes tratamientos. Leighton recuerda que probó varios tipos de gotas para los ojos y en un momento dado el tratamiento con láser.

"En el camino, empecé a recibir este tratamiento con unas gotas muy específicas, Lumigan y P Alphagan", señaló Leighton. "Estas dos gotas son las que uso en la actualidad. Han logrado, por lo menos hasta ahora, detener el glaucoma y evitar su propagación. No sé por cuánto tiempo esto va a continuar, pero sé que hasta ahora han actuado de manera satisfactoria".

Leighton dijo que su visión se ha mantenido constante durante 17 años. La zona gris del ojo izquierdo no se ha expandido y su prescripción de lentes de contacto no ha cambiado en 15 años. El único cambio real, dijo, es que en ocasiones necesita lentes para leer.

Pero va al oculista cada cuatro o seis meses a hacerse pruebas para ver si se ha producido algún cambio significativo, ya sea positivo o negativo.

"Estoy seguro de que si no hubiera recibido este tratamiento no tendría mi vista", explicó Leighton. "Estos son medicamentos muy milagrosos, en lo que a mí respecta".

Leighton todavía ocupa un puesto de trabajo que requiere de lectura y análisis. "Necesito definitivamente mi visión", apuntó. "Seguiré trabajando mientras viva, si puedo. Conservar la vista me ayudará a conseguirlo".

Pero en general es bastante optimista sobre su situación.

"Desde luego, tengo esperanzas, pero no sé si se puede esperar que las cosas seguirán siendo las mismas durante mucho tiempo", apuntó. "Tan sólo el envejecimiento puede cambiar las cosas con el tiempo".

"Cuando uno se hace viejo, se hace viejo y las cosas se desgastan", apuntó. "Pero confío en que, desde el punto de vista de la visión, podré mantener este mismo nivel de capacidad".


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?