SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Golpes de calor: cómo protegerse

Por -
Golpes de calor: cómo protegerse
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Las altas temperaturas de esta época ponen en peligro la vida de muchas personas, y los niños, los ancianos y los que padecen enfermedades crónicas, son los más vulnerables a los riesgos. ¿Qué se puede hacer hacer para ponerse a salvo?

El calor del verano aumenta el riesgo potencial de las enfermedades relacionadas con el calor -conocidas como hipertermia- que incluyen calambres, agotamiento extremo, y golpe de calor con peligro de vida.

Las probabilidades de que una persona sufra una enfermedad provocada por el calor depende de una serie de factores como la temperatura exterior, su estado de salud general y el estilo de vida individual, informa el Instituto Nacional del Envejecimiento (NIA por su sigla en inglés).

El NIA señala los factores que aumentan el riesgo:

El cambio en la piel relacionado con la edad, así como la mala circulación de la sangre y el mal funcionamiento de las glándulas sudoríparas.

El consumo de alcohol, la deshidratación (por falta de líquido) y el sobrepeso o el bajo peso significativo.

Las enfermedades del corazón, los pulmones o los riñones, y cualquier condición que provoque fiebre o debilidad general.

La presión arterial alta u otros problemas de salud que requieren una dieta específica. Por ejemplo, las personas con dietas con restricción de sal pueden estar en un mayor riesgo. En ese caso, se debe consultar al médico.

La reducción de la transpiración causada por medicamentos como los diuréticos, sedantes, tranquilizantes y algunos medicamentos para el corazón y la presión arterial.

Tomar múltiples medicamentos recetados. Pero nadie debería dejar de tomarlos sin consultar al médico.

Los factores de estilo de vida que aumentan el riesgo de enfermedad por calor incluyen: vivir en viviendas sin aire acondicionado, no beber suficiente agua, no poner cuidado en protegerte del clima, usar demasiada ropa, ir a los lugares donde hay mucha gente y tener dificultades para trasladarse.

Cómo hacerle frente al calor

  • Las personas mayores, especialmente aquellos con condiciones de salud crónicas, deberían permanecer en el interior en los días calurosos y húmedos, especialmente cuando hay una alerta en la contaminación del aire. Deben permanecer con aire acondicionado o al menos con un ventilador.
  • Las personas que no tienen aire acondicionado deben ir a lugares públicos que sí lo tienen, como los centros de ancianos, bibliotecas, centros comerciales y salas de cine. También hay centros de refrigeración operados por las agencias de salud pública locales, los grupos de servicios sociales y otros organismos presentes en muchas comunidades.
  • Si sospechas que alguien podría estar sufriendo de un golpe de calor, debes llevarlo a un ambiente fresco, ventilado o con aire acondicionado y recostarlo. Enseguida hay que llamar al 911.
  • Mientras tanto, se deben aplicar paños húmedos y fríos en las muñecas, en el cuello, las axilas y la ingle. Otra opción es ayudar a que se bañe o frote con una esponja embebida en agua fría.
  • Darle de tomar agua o jugos de frutas y vegetales. No le ofrezca bebidas alcohólicas ni infusiones con cafeína.

Más para leer

Protege a los niños del calor

Salud y cambio climático

Los mejores y peores alimentos del verano

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?