SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿Fumar durante el embarazo se vincula con el riesgo de esquizofrenia de los hijos?

Por Alan Mozes, Reportero de HealthDay -
¿Fumar durante el embarazo se vincula con el riesgo de esquizofrenia de los hijos?

Unos científicos midieron la evidencia de la exposición en el útero, y encontraron una asociación, aunque no pruebas

VIERNES, 27 de mayo de 2016 (HealthDay News) -- Fumar durante el embarazo podría aumentar el riesgo de que un niño pueda desarrollar esquizofrenia, sugiere una investigación reciente.

"Este es, hasta ahora, el estudio más grande en mostrar una asociación entre la exposición prenatal a la nicotina y la esquizofrenia", señaló la autora del estudio, la Dra. Solja Niemela, profesora de psiquiatría y medicina de la adicción de la Universidad de Oulu, en el Distrito Hospitalario de Laponia, en Rovaniemi, Finlandia.

Aunque el estudio no probó causalidad, el hallazgo es el primero que se basa en análisis de muestras de sangre que proveyeron evidencias de la exposición a la nicotina en el útero, en lugar de los recuerdos maternos de la conducta de fumar, que es menos confiable, añadió Niemela.

Aun así, apuntó, "las causas de la esquizofrenia son multifacéticas".

"Es probable que la exposición al tabaquismo materno, por si sola, no provoque esquizofrenia", apuntó Niemela. "En lugar de ello, [probablemente] haya una interacción de factores genéticos y ambientales".

Niemela y sus coautores de la Facultad de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York, y del Instituto de Psiquiatría de Estado de Nueva York, reportaron los resultados en la edición del 24 de mayo de la revista American Journal of Psychiatry.

Investigaciones anteriores han indicado que entre un 12 y un 25 por ciento de todas las mujeres embarazadas de los países occidentales fuman, apuntaron los investigadores.

¿Cuál es el problema? Una vez es absorbida por la futura madre, la nicotina puede pasar con facilidad a la placenta y entrar en el torrente sanguíneo del feto. Esto puede aumentar el riesgo de una variedad de complicaciones que podrían afectar al cerebro del recién nacido, advirtieron los investigadores.

Pero esfuerzos anteriores por evaluar los peligros que el tabaquismo materno podría plantear respecto a la esquizofrenia en los hijos no han sido concluyentes, dijeron los investigadores.

La nueva investigación se enfocó en casi mil adolescentes y adultos jóvenes finlandeses que habían sido diagnosticados con esquizofrenia. Todos provenían del exhaustivo registro nacional de nacimientos de Finlandia, de los años 1983 a 1998.

Para medir la exposición de los participantes a la nicotina en el útero, los autores del estudio analizaron datos de muestras de sangre que se obtuvieron de las madres embarazadas durante pruebas rutinarias del VIH, la sífilis y la hepatitis, a las que se someten todas las mujeres embarazadas de Finlandia.

Los investigadores observaron los niveles maternos de cotinina, un producto secundario del tabaco que se considera una medida estándar de la exposición al tabaco.

Se midieron los niveles de cotinina de las madres de hijos con esquizofrenia y de madres de un grupo equivalente con hijos sin esquizofrenia.

El resultado: incluso tras tomar en cuenta la edad de las madres embarazadas, el peso del niño al nacer y/o cualquier antecedente materno de trastornos psiquiátricos, los investigadores concluyeron que una ingesta "empedernida" de nicotina durante el embarazo parecía asociarse con un aumento del 38 por ciento en el riesgo de esquizofrenia entre los hijos.

Los autores del estudio dijeron que no pudieron evaluar el riesgo de esquizofrenia que podría asociarse con la exposición infantil al humo de segunda mano después del nacimiento. Pero anotaron que la exposición a la nicotina a partir del humo de segunda mano es "considerablemente más baja" que la exposición mientras se está en el útero.

Así que "dada la alta frecuencia de tabaquismo en el embarazo, estos resultados, si se replican, podrían en última instancia tener importantes implicaciones de salud pública en la reducción de la incidencia de la esquizofrenia", aseguró Niemela.

Pero, reiteró, muchos factores, tanto genéticos como ambientales, podrían tener un rol en el riesgo de esquizofrenia.

Elaine Walker, directora del Programa de Salud Mental y Desarrollo de la Universidad de Emory, en Atlanta, se hizo eco de esa idea.

"En la actualidad se da por sentado que la esquizofrenia y otros trastornos psiquiátricos se asocian con una amplia variedad de factores de riesgo, tanto prenatales como postnatales, que pueden alterar el desarrollo del cerebro", comentó.

"Es probable que esos factores interactúen con vulnerabilidades cerebrales preexistentes, algunas de las cuales podrían deberse a factores de riesgo genéticos heredados, y otras ser resultado de mutaciones genéticas que ninguno de los dos padres porta", agregó Walker. "Por tanto, la esquizofrenia se considera una enfermedad compleja que involucra muchas y variadas causas".

Walker también dijo que "como es el caso con la mayoría de factores de riesgo prenatales, la mayoría de individuos [del estudio] que fueron expuestos al tabaquismo no desarrollaron una enfermedad mental grave".

Pero anotó que el estudio "amplía nuestra comprensión sobre la amplia variedad de factores prenatales que tienen el potencial de contribuir de forma incremental al riesgo de esquizofrenia, [y] resalta la importancia de una buena atención y salud prenatales para la prevención de una amplia variedad de enfermedades en los niños".

Más información

Para más información sobre la esquizofrenia, visite el Instituto Nacional de Salud Mental de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?