Editar mi perfil

Fin del mundo: ¿cómo actúa el imaginario colectivo en estas creencias?

Por HolaDoctor -

El 12 de diciembre, según el imaginario colectivo supersticioso, comenzó una serie de sucesos terribles, ya advertidos en el calendario maya, que llevarán al fin del mundo, el 21. ¿Qué fenómeno psicológico hay tras estas experiencias populares que causan hasta suicidios?

Siempre se busca una excusa para el miedo, que se expande como un virus a lo largo y ancho del planeta cada vez que hay un motivo para preocuparse. 

En 1910 se temía por la cercanía con que pasaría el cometa Halley, en 1999 por las predicciones de Nostradamus y el cambio de milenio, donde se produjo uno de los picos más dramáticos de psicosis colectiva sobre el fin del mundo. 

Hubo suicidios en masa en Uganda y Japón, y miles de encuentros de fieles de distintas religiones para esperar juntos el fin del mundo y de la especie humana. 

Y ahora, surge de nuevo el miedo por las especulaciones de la lectura del calendario maya, que alimentan la idea del supuesto fin del mundo el 21 de diciembre de 2012.

Como si se temiera y se deseara a la vez, gurúes de todo el mundo, adivinos, pastores, creyentes y hasta científicos, alimentan la idea de que se acerca el fin, dándole nombres atractivos al fenómeno: estallido cósmico, designio divino, apocalipsis. Una idea poderosa que puede llevar a algunos al suicidio y a otros, a hacer un buen negocio.

Las ideas más atrapantes sobre el fin del mundo nos las ha dado Hollywood, con ciudades bajo grandes inundaciones, batallones de zombies hambrientos, el comienzo de un nuevo período glacial, y una lista muy extensa de otras posibilidades.

Por otra parte, una encuesta  publicada por la agencia de noticias Reuters habla de que cerca de un 15% de la gente de todo el mundo cree que el mundo terminará durante su vida y el 10% que se cumplirá la profecía maya. Las respuestas provienen de todo el mundo, con más de 16 mil personas entrevistadas de más de 20 países.

Pero algunos nos preguntamos: ¿por qué es tan atractiva la idea del fin absoluto? Tal vez porque la sociedad se percibe a sí misma como insana e imagina la idea del fin como una especie de liberación, y avizora el comienzo de una era mejor.

Según explica Lorenzo DiTommaso, profesor del Departamento de Religión de la Universidad Concordia, en Canadá, y experto en el estudio del Apocalipsis, el fin del mundo es la leyenda urbana más antigua. Es decir, se trata de un relato colectivo, que van construyendo las personas, pero que nunca ocurrió u ocurrirá. Y también se define como una psicosis colectiva, es decir un miedo que comparten millones de personas.

El sociólogo e investigador Fortunato Mallimaci, del Conicet, en Argentina, afirma que las creencias e imaginarios religiosos que se apoyan en la idea del Apocalipsis tienen origen en las angustias e incertidumbres que no tienen respuestas para las personas. Y que la idea del fin absoluto como respuesta es un fenómeno que atraviesa todas las clases sociales.

La idea del apocalipsis genera un miedo popular que se puede encuadrar dentro de lo que se conoce como histeria o psicosis colectiva. Es un comportamiento obsesivo colectivo que ha ocurrido con algunas enfermedades imaginarias que afectaron a cientos de personas y al final, resultaron falsas. Varios acontecimientos en todo el mundo, dan cuenta de estos fenómenos que se originan en una persona y se “contagian” a la sociedad.

Por ejemplo, en 2007, en Chalco, México, más de 600 niñas enfermaron en una escuela. Todas mostraron síntomas sugerentes de fiebre reumática y obligaron a la movilización del sistema de salud pública del estado; días después, las propias autoridades declararon que el diagnóstico apuntó a una enfermedad de psicosis colectiva.

En 2009, en la ciudad de Fort Worth en Texas, 34 personas fueron enviadas al hospital después de que se quejaron de padecer síntomas que creyeron erróneamente se debían a una exposición de monóxido de carbono, y no tenían nada.

Pero ahora, la psicosis colectiva se ha enfocado en el fin del mundo, lo que se conoce también como el fenómeno 2012.

Científicos e historiadores afirman que en realidad, se trata de una errónea interpretación del calendario Maya. Porque para los mayas, ese día es considerado como la fecha final de un ciclo de 5,125 años de duración en ese calendario.

La interpretación de la Nueva Era (New Age, tal como se conoce en inglés) significaría el inicio de la época en que la tierra y sus habitantes pueden sufrir una transformación positiva física o espiritual, y que el 21 diciembre de 2012 podría comenzar una nueva era.

Los astrónomos y científicos de todo el mundo han rechazado las propuestas y han declarado que esas ideas entran en conflicto con simples observaciones astronómicas y aluden que se trata de distraer a la gente de otros problemas más graves, como el calentamiento global.

Susan Milbrath, del Museo de Historia Natural de Florida, EEUU, declaró: "no tenemos registro o conocimiento de que los mayas pensaban que el mundo llegaría a su fin en 2012”.

Sandra Noble, de la Fundación para el Avance de los Estudios Mesoamericanos, dijo: " Para los antiguos mayas, era una gran celebración para llegar al final de un ciclo completo y el fenómeno de 2012 es una completa fabricación es y la oportunidad de una gran cantidad de personas para sacar provecho".

“La fecha no representa un fin de la humanidad, sino el comienzo de un nuevo ciclo, supone cambios en la conciencia humana", señaló Ricardo Cajas, presidente de Organizaciones Indígenas de Guatemala.

Una nueva interpretación divulgada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) también desmiente la idea: según los especialistas, los mayas crearon un calendario con base en un período de 400 años, denominados “baktunes”; cada era está compuesta de 13 ciclos de 400 años que sumaban 5,125 años y, según su cuenta, la era actual concluía en diciembre de 2012, de allí las especulaciones que generaron la psicosis colectiva actual.

Más para Leer

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo