SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Estuvo 45 minutos muerta en la cesárea y revivió

Por -
Estuvo 45 minutos muerta en la cesárea y revivió
CRÉDITO: FACEBOOK

Ruby Graupera-Cassimiro, de Florida, permaneció sin pulso durante casi una hora por una complicación del parto, pero milagrosamente su corazón volvió a latir y ahora puede contarlo mientras abraza feliz a su bebé.

La vida le dio una segunda oportunidad a Ruby Graupera-Cassimiro, de 40 años. Mientras los médicos practicaban la cesárea en término, el corazón de la mujer se detuvo y después de pasados 45 minutos, les informaron a la familia que estaba muerta, que no podían hacer más nada por ella y que todos sus intentos por salvarle la vida fueron en vano.

Los familiares, quienes hacía momentos habían recibido con alegría el nacimiento de la bebé de Ruby, pasaron de la sonrisa al llanto, y en un gesto espontáneo se tomaron de las manos y comenzaron a rezar.

Fue en  ese momento que apareció una enfermera y les dijo que sigan orando, porque el corazón de Ruby había vuelto a latir: estaban a las puertas de un verdadero milagro.

La historia transcurrió en el Boca Raton Regional Hospital el 23 de septiembre, según consigna Associated Press. Ruby había dado a luz a una niña sana antes de que el líquido amniótico entrara en su torrente sanguíneo y su corazón, creando un vacío y frenando la circulación.

"Hay muy pocas cosas en la medicina que me sorprenden, que son realmente inexplicables o milagrosas" dijo el Dr. Anthony Dardano, presidente de personal médico del hospital. "Y esta historia es una de ellas" agregó.

Los médicos explicaron que esta rara condición, llamada "embolia amniótica" es muy grave y ocurre cuando el líquido que rodea al feto en el útero entra en el torrente sanguíneo y el corazón de una madre, y causa obstrucción. El vacío que se crea y que detiene la circulación, es casi siempre una complicación fatal.

Una experiencia cercana a la muerte con final feliz: la niña está perfectamente sana y su madre no tiene ninguna secuela cerebral por el evento, lo cual, según los médicos, es inexplicable.

Graupera-Cassimiro tiene mucho para celebrar y agradecer. Por eso regresó al hospital el martes 3 de noviembre y tuvo una emotiva reunión con el equipo médico que luchó para salvarla. Abrazó a los doctores y enfermeras, a quienes mostró con orgullo a su hija, y les dio las gracias una y otra vez.

"Dios tenía a la gente correcta en el lugar correcto", les dijo Ruby a los profesionales de la salud, mientras acunaba a Taily.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?