SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Escribir las emociones podría mejorar el rendimiento académico

Por Serena Gordon, Reportera de Healthday -
Escribir las emociones podría mejorar el rendimiento académico

Un estudio halla que expresar los temores y ansiedades por escrito mejoró el rendimiento académico de los estudiantes

JUEVES, 13 de enero (HealthDay News/HolaDoctor) -- Si su adolescente está hecho un manojo de nervios debido a las pruebas parciales o a ese SAT que se acerca, una sencilla intervención podría aliviar su ansiedad y mejorar sus calificaciones.

Una nueva investigación, que aparece en la edición del 14 de enero de la revista Science, encontró que cuando los estudiantes pasaban diez minutos escribiendo sobre la ansiedad y temores causados por un examen justo antes de tomarlo, sus calificaciones mejoraban. Y las mayores mejoras se observaron en los adolescentes que estaban más estresados antes del examen.

"Mostramos que dar a los estudiantes la oportunidad de escribir lo que piensan y sienten sobre un examen antes de tomarlo puede mejorar el rendimiento, sobre todo entre los que estaban ansiosos antes de la prueba", aseguró Sian Beilock, coautora del estudio y profesora asociada de psicología en la Universidad de Chicago.

"Los estudiantes que se sienten ansiosos de manera constante por lo general rinden por debajo de sus pares", señaló Beilock, quien también es autora del libro Choke: What the Secrets of the Brain Reveal About Getting It Right When You Have To.

"Con esta intervención, tenemos una oportunidad de eliminar esa diferencia", añadió.

En la información de respaldo del estudio, los investigadores apuntaron que aunque la idea de llamar la atención sobre el problema de la ansiedad en los exámenes escribiendo al respecto podría parecer intuitivamente algo que aumentaría la preocupación, otros estudios sobre depresión y distintos trastornos psicológicos han encontrado que sucede lo contrario. La escritura expresiva sobre un evento traumático o emocional es una forma eficaz de que las personas dejen de preocuparse sobre la experiencia.

Para ver si este tipo de escritura ayudaría a reducir la ansiedad sobre las pruebas, los investigadores realizaron cuatro pruebas en estudiantes de secundaria y universitarios.

La primera prueba incluyó a veinte estudiantes universitarios, a quienes se pidió que hicieran dos exámenes de matemáticas. Durante la primera prueba, a los estudiantes se les instruyó sencillamente para que hicieran su mejor esfuerzo. Para la segunda prueba, los investigadores añadieron presión a la situación al prometer a las personas un incentivo monetario si tenían buen rendimiento. Sin embargo, cada estudiante fue emparejado con un compañero, y a ambos tenía que irles bien en la prueba para ganarse el dinero. Se pidió a la mitad de los estudiantes que pasaran diez minutos antes de la prueba escribiendo cómo se sentían sobre la misma. A la otra mitad se le pidió que se sentaran tranquilos durante ese periodo.

Los que no realizaron los ejercicios de escritura "se desmoronaron con la presión", y las puntuaciones de sus pruebas se redujeron en doce por ciento, según el estudio. Los que escribieron sobre lo que sentían sobre la prueba mejoraron sus puntuaciones en cinco por ciento.

En el segundo estudio, los investigadores pidieron a 47 estudiantes universitarios que tomaran el mismo conjunto de pruebas. Sólo que esta vez, se pidió a un tercer grupo que escribieran durante diez minutos sobre un evento no emocional no relacionado. Los estudiantes en el grupo que no escribió, y los del grupo que escribieron sobre un evento no relacionado, experimentaron una reducción del siete por ciento en las puntuaciones en la prueba, mientras que el grupo que escribió sobre sus temores relacionados con la prueba mejoraron en cuatro por ciento.

Los estudios tres y cuatro se realizaron con un año de diferencia, usando distintos estudiantes de noveno grado de un año a otro, que asistían a la misma escuela. El estudio tres contó con 51 estudiantes, y el cuatro con 55.

Seis semanas antes de un examen final, los investigadores midieron los niveles generales de ansiedad de los estudiantes sobre tomar el examen. Luego, justo antes de tomar el primer examen final de secundaria, se pidió a la mitad que escribieran sobre la ansiedad provocada por el examen. A la otra mitad se le pidió que se sentaran tranquilos y que pensaran sobre algo que no fuera un tema de examen.

Tras corregir el examen final, los investigadores encontraron que los que tenían los niveles de ansiedad más altos mostraron el peor rendimiento en el grupo que no escribió. Pero los del grupo de escritura que estaban muy ansiosos antes del examen rindieron de forma similar que los adolescentes no ansiosos. No hubo una diferencia significativa entre los grupos de escritura y de no escritura si los estudiantes tenían niveles bajos de ansiedad sobre la prueba desde el principio, anotaron los autores del estudio.

Bailock dijo que el ejercicio de escritura funciona porque una vez las preocupaciones están por escrito, no hay que preocuparse ni obsesionarse con ellas durante el examen.

"Las preocupaciones pueden afectar importantes habilidades de pensamiento y razonamiento que de otra forma utilizaríamos para pensar de la mejor manera. Este ejercicio de escritura da a los estudiantes más potencia cognitiva", explicó.

"Definitivamente tienen algo", aseguró el Dr. Jonathan Pletcher, profesor asistente de pediatría de la división de medicina adolescente del Hospital Pediátrico de Pittsburgh. "Cuando uno se preocupa y no lo expresa en palabras, eso tiene un impacto que dificulta concentrarse y sacar el conocimiento de la memoria para que nos vaya bien en un examen".

Pletcher dijo que recomienda una técnica similar a adolescentes que tienen problemas para dormir por la noche. Antes de acostarse, escribir una lista de las inquietudes aclara la cabeza y permite dormir.

Dijo que los estudiantes podían practicar esta habilidad por adelantado y ver si les ayuda.

Aunque tal vez muchos profesores no den a los estudiantes diez minutos para escribir sus preocupaciones justo antes de un examen, Beilock dijo que escribir los temores sobre el examen antes durante el día podría resultar útil.

"En nuestra cultura, que cada vez se obsesiona más con la pruebas, podemos desarrollar ejercicios rápidos y fáciles para ayudar a todo el mundo a alcanzar su pleno potencial", afirmó.

Más información

Para más información sobre la ansiedad relacionada con las pruebas y qué puede hacer su hijo al respecto, visite la Nemours Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?