SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Es verdad que los nuevos papás engordan

Por Alan Mozes, Reportero de HealthDay -
Es verdad que los nuevos papás engordan

Los papás primerizos tienden a aumentar de peso, afirman unos investigadores

MARTES, 21 de julio de 2015 (HealthDay News) -- Futuros papás, presten atención: el llamado "efecto de la paternidad" significa que es probable que los padres primerizos amplíen su cintura al aumentar su familia, encuentra un estudio reciente.

Los hallazgos surgen de lo que los autores del estudio aseguran es una de las primeras investigaciones en observar cómo la paternidad afecta al peso. La conclusión: los hombres aumentan en promedio de 3.5 a 4.5 libras (de 1.6 a 2 kilos) tras el nacimiento de su primer hijo.

Y la gente creía que solo las madres tenían que enfrentarse al peso no deseado que aumentan durante el embarazo.

"Sabemos que convertirse en padre es un momento en que las prioridades y responsabilidades de los hombres cambian", dijo el autor líder del estudio, el Dr. Craig Garfield, profesor asociado del departamento de pediatría y ciencias médicas sociales de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, en Chicago. "Más papás están involucrados con sus hijos que nunca antes".

"Pero en este estudio no pudimos determinar la causa del aumento en el IMC [índice de masa corporal] ni el peso", añadió Garfield. "Pero especulo que quizá los cambios en el estilo de vida sean la causa. Unos nuevos hábitos de alimentación, alimentos y porciones distintas en casa, cambios en el sueño, menos tiempo para el ejercicio y la actividad tal vez sean parte del problema".

Garfield y sus colaboradores informaron sobre sus hallazgos en la edición del 21 de julio de la revista American Journal of Men's Health.

Para explorar el aumento de peso de los nuevos papás, el equipo del estudio analizó los patrones de aumento de peso de los hombres con información recolectada por el Estudio longitudinal nacional de la salud adolescente. La revisión cubrió aproximadamente 20 años, y siguió a más de 10,000 hombres estadounidenses a medida que pasaban de la adolescencia (comenzando en 1994) a la primera mitad de la treintena, un momento en el que muchos se habían convertido en nuevos papás.

Los investigadores determinaron que ser padre por primera vez se asociaba con un aumento mensurable en el peso, independientemente de que vivieran o no con su hijo. El hallazgo se sostuvo incluso después de que los investigadores tomaran en cuenta las influencias potenciales de la edad del hombre, el estado civil, los ingresos, los antecedentes educativos, los hábitos sedentarios (como ver la televisión o usar la computadora) y las rutinas diarias de actividad.

Se encontró que los papás primerizos que medían 6 pies (1.80 metros) aumentaban unas 4.4 libras (2 kilos) si vivían con su hijo, y 3.3 libras (1.5 kilos) si no vivían con su hijo.

Al contrario, los hombres que no se convirtieron en padres durante el periodo del estudio experimentaron una pérdida de peso de 1.4 libras (0.6 kilos), apuntaron los autores.

Garfield dijo que los hallazgos indican con claridad que "convertirse en padres afecta la salud de los hombres".

¿Qué puede hacer un nuevo papá para evitar ese temido aumento de peso?

"Es importante que los papás se den cuenta de que son modelos de rol para sus hijos", dijo Garfield. "Si un papá quiere salir a perder unas libras, que se lleve a su hijo. Muéstrele lo mucho que disfruta de ser activo. Muéstrele cómo elegir buenas opciones de dieta y nutrición en la vida real. Los padres y los niños pueden mejorar su salud, juntos".

Lona Sandon, dietista registrada y profesora asistente de nutrición clínica en el Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern, en Dallas, se hizo eco de ese consejo.

"Los eventos vitales importantes que conllevan nuevas responsabilidades, nuevos hábitos y nuevos horarios con frecuencia se asocian con un aumento en el peso", anotó. "Eso puede significar el matrimonio, tener hijos, el estrés de cuidar a un padre anciano, o el estrés de perder el trabajo en la mediana edad".

"Si eso significa que un hombre se hace menos activo, entonces debe intentar consumir porciones más pequeñas, porque un descenso en la actividad significa un descenso en la necesidad de calorías", añadió Sandon. "Los papás también deben intentar no caer en la trampa de consumir lo que llamamos 'comida para niños', como los nuggets de pollo. Ese tipo de comida quizá sea rápida y fácil, pero no es buena ni para el padre ni para el niño, así que es mejor evitarla".

También instó a los nuevos papás a "encontrar formas de ser activos con sus nuevos hijos".

Sandon dijo que los cochecitos para correr son una buena opción. "Es más común verlos con las mamás que con los papás, pero ellos también pueden usarlo", aseguró. "Y los niños en realidad deben hacer al menos una hora al día de actividad física recreativa. Los papás deben asegurarse de sacar a sus hijos regularmente a tomar el aire fresco. Es una situación ventajosa para padre e hijo".

Más información

Para más información sobre cómo mantener un peso saludable, visite los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?