SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El uso a largo plazo de de medicamentos para la osteoporosis podría estar relacionado con el cáncer de esófago

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
El uso a largo plazo de de medicamentos para la osteoporosis podría estar relacionado con el cáncer de esófago

Investigadores aseguran que cinco años de medicamentos como Boniva y Fosamax casi duplicaron las probabilidades, pero el riesgo real sigue siendo bajo

JUEVES, 2 de septiembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Investigadores británicos informan que las personas que toman medicamentos como Boniva (ibandronato), Fosamax (alendronato) o Actonel (risedronato) podrían estar en mayor riesgo de cáncer de esófago.

Esta clase de medicamentos, conocidos como bisfosfonatos orales, son los medicamentos utilizados más comúnmente para tratar la osteoporosis y otras enfermedades de los huesos. Aunque los informes anecdóticos han sugerido que podrían incrementar el riesgo de cáncer de esófago, los investigadores anotaron que la evidencia científica ha sido limitada.

"Lo que nos hace falta por ahora es el panorama completo de beneficios frente a riesgos para el uso a largo plazo de bisfosfonatos, que se recetan cada vez más comúnmente", señaló la Dra. Jane Green, investigadora líder y epidemióloga clínica de la Unidad de Epidemiología del Cáncer de la Universidad de Oxford. "Nuestros resultados son apenas una parte de ese cuadro".

No hay implicaciones inmediatas para la práctica clínica, recalcó Green.

"El cáncer de esófago no es común, y aunque el riesgo se duplica, sigue siendo bajo", para una sola persona, dijo.

Además, "como cualquier estudio de observación, no podemos estar seguros de que los resultados reflejen un verdadero efectos de los medicamentos (podría ser que a la gente que tiene más probabilidades de adquirir cáncer se le receten bisfosfonatos [con más frecuencia]), aunque tuvimos en cuenta las posibilidades conocidas principales. Como siempre, es necesario realizar más investigación", aseguró Green.

El informe aparece en la edición en línea del 2 de septiembre de BMJ.

En el estudio, el equipo de Green usó la Base de Datos de Investigación de Práctica General (General Practice Research Database) del R. U. para recolectar información sobre cerca de 3,000 hombres y mujeres que tenían cáncer de esófago, más de 2,000 que tenían cáncer de estómago y más de 10,000 a los que se había diagnosticado cáncer colorrectal entre 1995 y 2005.

Compararon a estos pacientes con personas de edad y sexo equiparables que no tenían estas afecciones.

El equipo halló que la gente a la que se había dado diez o más recetas de bisfosfonatos, o que habían recibido recetas para estos medicamentos durante unos cinco años, presentaban casi el doble de riesgo de cáncer de esófago, frente a las personas que no tomaron estos medicamentos.

El grupo de Green también halló mayor riesgo de cáncer de estómago o intestinal, según el informe.

En general, el cáncer de esófago se ve en una de cada mil personas entre los 60 y los 79 durante cinco años. A partir de estos hallazgos, los investigadores calculan que tomar bisfosfonatos orales durante cinco años incrementa esto a dos casos por cada mil personas.

Otro estudio reciente que examinó la misma relación con la misma base de datos no halló aumento en cáncer de esófago por bisfosfonatos, pero este nuevo estudio dio seguimiento a los pacientes por le doble del tiempo que el estudio anterior y por ende tiene más "contundencia estadística", según los investigadores.

Diane Wysowski, epidemióloga de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos y autora de un editorial acompañante, comentó que "se ha informado sobre varios eventos esofágicos adversos con el uso de bisfosfonatos, como la erosión y la inflamación del recubrimiento del esófago, constricción y perforación esofágica, y cáncer de esófago".

Si los resultados de este estudio se confirman y los bisfosfonatos orales duplican los índices de cáncer de esófago, los índices de cáncer de esófago continuarían siendo relativamente bajos, desde el punto de vista poblacional, dijo.

"Sin embargo, debido a que los bisfosfonatos orales se usan ampliamente de manera crónica, los resultados, si se confirman, podrían tener implicaciones para una gran cantidad de pacientes", señaló Wysowski.

La posibilidad de efectos adversos sobre el esófago debería instar a los médicos que recetan estos medicamentos a sopesar riesgos y beneficios, preguntar a los pacientes sobre trastornos digestivos antes de recetar y reforzar indicaciones de uso a partir de cada producto individual, dijo.

Wysowski recomienda a los pacientes que "se aseguren de seguir las instrucciones de uso e informen a su médico sobre cualquier dificultad para tragar, o incomodidad en la garganta, el pecho, o el sistema digestivo para que su médico pueda evaluar la necesidad de descontinuar los bisfosfonatos orales".

Más información

Para más información sobre la osteoporosis, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?