SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El TDAH se pasa por alto con mayor frecuencia en los niños de las minorías

Por James Bernstein, Reportero de HealthDay -
El TDAH se pasa por alto con mayor frecuencia en los niños de las minorías

El estudio encontró disparidades en las tasas de diagnóstico y tratamiento

MARTES, 23 de agosto de 2016 (HealthDay News) -- Aunque un porcentaje más alto de niños negros muestra los síntomas del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) que de niños blancos, tienen menos probabilidades de ser diagnosticados o tratados por el trastorno, según los investigadores.

El nuevo estudio mostró una tendencia similar con respecto a los niños hispanos: Tenían la misma probabilidad que sus iguales blancos de presentar los signos de un TDAH, pero menos probabilidades de ser diagnosticados o tratados por ello.

"Hay muchos lugares en los que estamos pasando por alto el diagnóstico y el tratamiento de niños afroamericanos y latinos", dijo la autora del estudio, la Dra. Tumaini Coker.

"Es difícil recibir tratamiento si para empezar a uno no se le diagnostica", indicó Coker, profesora asistente de pediatría en la Facultad de Medicina David Geffen y el Hospital Pediátrico Mattel de la Universidad de California, en Los Ángeles.

Entre los posibles factores que provocan las disparidades está el hecho de que los padres de los niños negros e hispanos parecen ser menos propensos a buscar tratamiento por los síntomas del TDAH o a dar la medicación del TDAH a sus hijos, indicó Coker.

"No quieren seguir ese camino", comentó.

Para el Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y conductual del Centro Médico Pediátrico Cohen, en New Hyde Park, Nueva York, las respuestas son menos claras.

"No está claro si estas diferencias se deben a diferencias en el sector de la atención de la salud, a creencias culturales sobre el TDAH y el papel de la medicación, u otros factores que no se han evaluado en este estudio", dijo Adesman.

"Se necesita más investigación para examinar las diferencias observadas en las tasas de diagnóstico y tratamiento del TDAH entre los distintos grupos raciales y étnicos", añadió.

La prevalencia del TDAH, que se caracteriza por la falta de atención y la conducta impulsiva, ha estado en aumento entre los niños de edad escolar en los últimos años, desde un poco por debajo del 8 por ciento en 2003 al 11 por ciento en 2011, según el estudio.

Los niños y los adultos con un TDAH a menudo pasan por alto o no ven los detalles, cometen errores por descuido en las tareas y tienen dificultades para mantener la atención cuando juegan o hacen tareas, incluyendo las conversaciones. También pueden distraerse fácilmente por otros pensamientos o estímulos.

Coker indicó que ha habido un debate desde hace tiempo sobre si las diferencias raciales encontradas en el diagnóstico y el tratamiento del TDAH eran el resultado de una falta de diagnóstico y tratamiento en los niños negros e hispanos o un exceso de diagnóstico y tratamiento en los niños blancos.

En el estudio, el equipo de Coker siguió a más de 4,000 niños que estaban en quinto, séptimo y décimo curso. Los estudiantes eran de 10 distritos escolares públicos de la zona de Birmingham, Alabama, y alrededores, 25 distritos del condado de Los Ángeles y el distrito escolar público más grande de Houston.

Durante el periodo de estudio, las tasas de diagnóstico del TDAH fueron consistentemente más altas entre los niños blancos, con un 19 por ciento en décimo curso, frente al 10 por ciento de los negros en el mismo curso. Solo el 4 por ciento de los niños hispanos habían recibido un diagnóstico al llegar a décimo curso.

Las diferencias raciales también persistieron con respecto a los medicamentos estimulantes para el TDAH, como Adderall y Ritalin, y las mayores diferencias se observaron en los niños con los síntomas más graves de TDAH en décimo curso: el 65 por ciento de los pacientes blancos, frente al 36 y el 30 por ciento de los pacientes negros e hispanos, respectivamente.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 23 de agosto de la revista Pediatrics.

"Siguen habiendo otros factores que no medimos y que podrían explicar estas diferencias, como la dificultad del acceso a los servicios de atención de la salud mental a pesar del seguro, la discriminación parental percibida por parte del sistema de atención de la salud, o la desconfianza parental de los servicios de atención de la salud mental en general", anotó Coker.

Los pediatras deben hacer preguntas más penetrantes a todos sus pacientes, enfatizó.

"Más que preguntar: '¿Qué tal en la escuela, Pedro?', deben preguntar: '¿Qué notas has sacado?'. Deben preguntar a los padres sobre el tiempo que emplean para hacer las tareas en casa, y si el profesor tiene alguna preocupación sobre la conducta del niño", sugirió Coker.

Los pediatras quizá tengan que pensar en una evaluación universal de los niños con problemas en la escuela para detectar el TDAH aunque los padres no reconozcan el problema, añadió Coker.

Los padres también pueden unirse a grupos de respaldo si creen que sus hijos presentan síntomas del TDAH. Y los cursos de entrenamiento de los padres también serían útiles, porque muchas familias quizá deseen un mayor respaldo que solamente la medicación, comentó.

"Queremos que estos niños puedan rendir con todo su potencial académico", dijo Coker. "Para hacerlo, los padres y los médicos necesitan trabajar juntos a fin de identificar el problema y [averiguar] la mejor combinación de medicación y otras terapias para ese niño".

Más información

Visite el Instituto Nacional de la Salud Mental de EE. UU. para más información sobre el TDAH.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?