SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El suicidio puede afectar a niños de hasta apenas cinco años de edad, según un estudio

Por Randy Dotinga, Reportero de HealthDay -
El suicidio puede afectar a niños de hasta apenas cinco años de edad, según un estudio

Las cifras totales son bajas, pero los investigadores afirman que se necesitan esfuerzos de prevención

LUNES, 19 de septiembre de 2016 (HealthDay News) -- Un sorprendente nuevo estudio advierte que algunos niños preadolescentes (de incluso apenas cinco años de edad) podrían estar en riesgo de suicidio.

Los chicos negros en edad de la escuela primaria parecen tener el riesgo más alto, aunque los adolescentes y los adultos jóvenes negros tienen unas tasas de suicidio más bajas que los blancos, anotaron los autores del estudio.

"Los adultos deben darse cuenta de que los niños en edad escolar, incluso de apenas 5 años, se suicidan", advirtió el Dr. Gregory Fritz, director de la División de Psiquiatría Infantil y Adolescente de la Facultad de Medicina Warren Alpert de la Universidad de Brown. Fritz no participó en el estudio, pero está familiarizado con los hallazgos.

Pero los autores del estudio enfatizaron que es raro que los niños pequeños mueran por un suicidio. Los niños de entre 5 y 11 años de edad tienen una tasa de suicidio de 0.17 por cada 100,000 niños. En los adolescentes de 12 a 17 años, esa cifra aumenta a 5.18 por cada 100,000, según la información de respaldo del estudio.

Según Fritz, los especialistas en salud mental creían que los niños pequeños no podían suicidarse. Los expertos pensaban que los niños "no eran capaces de suicidarse porque no podían tener tanta desesperanza como parecía necesitarse, o no tenían un sentido del tiempo o una comprensión de la permanencia de la muerte".

Pero los niños sí mueren por suicidio, encontró el nuevo estudio.

"Sí que sucede. No todos los días, pero tampoco tan infrecuentemente. Para los adultos pensar en esto es muy doloroso, pero hay que afrontar esa realidad. Los adultos deben tomar en serio incluso a los niños pequeños si hablan sobre el suicidio", dijo Fritz.

Incluso ahora, apuntó, "la mayoría de personas que no pertenecen a las profesiones de salud mental se horrorizan cuando piensan en que un niño de 6 años está intentando suicidarse. Creen que es una broma, que es imposible".

Los investigadores iniciaron el estudio como seguimiento de sus hallazgos anteriores que sugerían un aumento en los suicidios entre los niños pequeños negros entre 1993 y 2012, y una reducción entre los niños pequeños blancos, apuntó la autora líder, Arielle Sheftall, investigadora postdoctoral del Instituto de Investigación del Hospital Pediátrico Nacional en Columbus, Ohio.

Sheftall comentó que el nuevo estudio busca comprender más sobre los posibles motivos de que los niños pequeños se suiciden.

Los investigadores observaron las estadísticas de suicidio en 17 estados durante varios periodos entre 2003 y 2012, y se enfocaron en los niños de 5 a 11 años y en los de 12 a 14.

En esos estados, 87 niños (el 85 por ciento varones) de 5 a 11 años se suicidaron, al igual que 606 (el 70 por ciento varones) de 12 a 14, reveló el estudio.

"Los niños en edad de escuela primaria que murieron por suicidio eran más propensos a experimentar problemas en las relaciones con sus familiares o amigos, mientras que los adolescentes que murieron por suicidio eran más propensos a experimentar problemas en una relación sentimental", dijo Sheftall.

Casi cuatro de cada 10 suicidios de niños de 5 a 11 años fueron de niños negros, sobre todo chicos. Ni Sheftall ni Fritz tuvieron teorías sobre el motivo de que la tasa sea tan alta. Sheftall anotó que los negros en general tienden a tener unas tasas de suicidio más bajas que los blancos.

Un tercio de las víctimas de suicidio tenían un problema de salud mental, y el más común fue el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), con un 60 por ciento.

El TDAH puede hacer que la gente sea impulsiva.

"Esto sugiere que los niños que mueren por suicidio podrían ser más vulnerables como grupo a responder de forma impulsiva a las dificultades interpersonales", planteó Sheftall. Pero advirtió que el estudio no prueba que el TDAH provoque suicidio.

Fritz dijo que puede ser difícil ayudar a estos niños porque sus pensamientos cambian con rapidez. "Quizá no estén pensando en el suicidio ahora, pero sí un día después. Eso lo dificulta", señaló.

Entre los niños mayores con una afección de salud mental, la depresión fue el trastorno más común, con un 66 por ciento.

La asfixia y el estrangulamiento (como colgarse) fueron los métodos más comunes de suicidio entre los niños más pequeños. En el grupo de más edad, las muertes por armas de fuego fueron más comunes, encontró el estudio.

Dado lo inquietantes que son estos hallazgos, ¿qué pueden hacer los adultos para prevenir el suicidio de los niños pequeños?

"Es importante preguntar a los niños directamente sobre el suicidio si hay una preocupación sobre la seguridad", dijo Sheftall. "Los padres pueden preguntar '¿Piensas alguna vez en matarte?' Preguntar a los niños sobre el suicidio es seguro, y no les da ideas", añadió.

Si un niño contesta que sí, los padres pueden llamar al pediatra o llevar al niño al departamento de emergencias más cercano, aconsejó Sheftall.

Fritz dijo que los adultos deben peguntar a los niños sobre el suicidio si están mostrando problemas de la conducta, dando señales de infelicidad o haciendo cosas impulsivas o peligrosas: "¿Lo estás haciendo para hacerte daño a ti mismo? ¿Deseas no estar vivo? ¿Es la situación tan mala que desearías poder morir?", planteó.

El estudio aparece en la edición en línea del 19 de septiembre de la revista Pediatrics.

Más información

Para más detalles sobre qué se puede hacer si se piensa que un niño es suicida, visite el Child Mind Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?