SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El riesgo para el bebé por el uso de antidepresivos en el embarazo es bajo, señala un estudio

Por Tara Haelle, Reportero de HealthDay -
El riesgo para el bebé por el uso de antidepresivos en el embarazo es bajo, señala un estudio

La tasa de una afección circulatoria de los recién nacidos fue similar cuando la depresión de la madre era tratada y cuando no

MARTES, 2 de junio de 2015 (HealthDay News) -- Los bebés nacidos de madres que tomaban antidepresivos a finales del embarazo podrían ser ligeramente más propensos a contraer un trastorno poco común de la circulación, sugiere un estudio reciente.

Pero el aumento en el riesgo del trastorno, conocido como hipertensión pulmonar persistente del recién nacido (HPPRN), es bajo, y similar al riesgo en las mujeres con una depresión sin tratar.

"Aunque no podemos excluir la posibilidad de que quizá haya un aumento en el riesgo de HPPRN asociado con el uso de ISRS [antidepresivos] a finales del embarazo, nuestro estudio mostró que el riesgo absoluto es bajo", afirmó la autora líder, Krista Huybrechts. Huybrechts es profesora asistente de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, y epidemióloga del Hospital Brigham and Women's, en Boston.

El riesgo absoluto se refiere al número real de bebés nacidos con la afección.

"El aumento en el riesgo, si lo hay, parece ser mucho más modesto de lo que han sugerido estudios anteriores", añadió Huybrechts.

También es importante anotar que este estudio solo puede mostrar una asociación entre tomar antidepresivos en el embarazo y el riesgo de HPPRN, y no puede probar causalidad.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 2 de junio de la revista Journal of the American Medical Association.

La circulación sanguínea de un recién nacido debe cambiar tras el nacimiento respecto a la que tenía en el útero, pero la circulación de un bebé con HPPRN no hace esa transición del todo, según la información de respaldo del estudio. La afección pone en peligro su vida.

Investigaciones anteriores habían sugerido que tomar antidepresivos tras la semana 20 del embarazo podría aumentar de forma significativa el riesgo de HPPRN, según los autores del estudio.

Las mujeres con depresión toman antidepresivos comúnmente, entre ellos fármacos de una clase llamada inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, o ISRS. Entre los ISRS comunes se encuentran la fluoxetina (Prozac), escitalopram (Lexapro), sertralina (Zoloft), paroxetina (Paxil) y citalopram (Celexa).

Los investigadores siguieron a más de 3.7 millones de mujeres inscritas en Medicaid desde justo antes de su embarazo hasta un mes después del parto. Entre esas mujeres, poco más del 3 por ciento surtieron al menos una receta de antidepresivos en su tercer trimestre.

En general, la tasa de bebés nacidos con HPPRN fue de unos 21 bebés por cada 10,000 nacimientos entre las mujeres que no tomaron antidepresivos.

Entre las que tomaban ISRS, la tasa de la afección fue de 32 bebés por cada 10,000 nacimientos. La tasa fue ligeramente más baja, de 29 niños por cada 10,000 nacimientos, entre las mujeres que tomaban antidepresivos que no eran ISRS, encontró el estudio.

Cuando los investigadores compararon a las mujeres con depresión no tratada con las que tomaban antidepresivos, el riesgo de HPPRN no difirió mucho entre las mujeres que tomaban antidepresivos y las que no.

"Una paciente debe hablar sobre este potencial pequeño aumento en el riesgo, además de todos los riesgos y los beneficios de los ISRS, de forma individual con su médico", planteó el Dr. David Ghausi, obstetra y ginecólogo del Hospital Los Robles en Thousand Oaks, California. "El médico y la paciente deben determinar si los beneficios de estos fármacos para la madre superan los riesgos para el feto".

El feto de una mujer que tiene depresión no tratada durante el embarazo quizá también esté en mayor riesgo de varias afecciones, señaló Huybrechts.

"La depresión o la ansiedad no tratadas durante los embarazos se han vinculado con distintos resultados adversos de salud, como el aborto espontáneo, el nacimiento prematuro, la preeclampsia y un recién nacido de menor tamaño", advirtió Huybrechts.

La depresión prenatal también puede afectar al estilo de vida y a la conducta de una mujer, añadió. Las mujeres más deprimidas son más propensas a fumar más, a beber más alcohol y a hacer menos ejercicio. Y, dijo, es más probable que falten a las citas prenatales o que no se tomen sus vitaminas prenatales.

Los riesgos de la depresión no tratada durante el embarazo también pueden ir más allá del nacimiento del bebé, sugirió la Dra. Sheryl Ross, obstetra y ginecóloga del Centro de Salud Providence Saint John's en Santa Mónica, California.

"Las mujeres que dejan de tomar sus medicamentos normales o que no son tratadas durante el embarazo están en un mayor riesgo de sufrir una recaída de sus síntomas, lo que puede potencialmente ser nocivo para el bebé y para la madre", advirtió Ross. "La enfermedad mental no tratada en el embarazo pone a las mujeres en un riesgo mucho más alto de depresión postparto", explicó.

"Sabemos que hay riesgos asociados con los ISRS, pero en última instancia se trata de una conversación sobre los riesgos versus los beneficios. Los estudios ahora disponibles muestran que el riesgo es bajo, en comparación con los beneficios", aseguró Ross.

Más información

Para más información sobre la depresión durante o después del embarazo, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?