SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El respaldo emocional temprano podría ayudar a los niños a gestionar sus sentimientos más adelante

Por Kathleen Doheny, Reportera de HealthDay -
El respaldo emocional temprano podría ayudar a los niños a gestionar sus sentimientos más adelante

Los niños en edad preescolar que recibían niveles altos de cariño mostraron cambios específicos en el cerebro

MARTES, 26 de abril de 2016 (HealthDay News) -- Los niños en edad preescolar que reciben unos niveles más altos de respaldo emocional de parte de mamá, papá y los cuidadores tienden a tener una mejor salud emocional durante la niñez y la adolescencia, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores observaron un aumento en el crecimiento de una región del cerebro conocida como hipocampo en los niños que recibieron mucho respaldo en la edad preescolar. El hipocampo tiene que ver con la emoción, el aprendizaje y la formación de recuerdos. Las reducciones en el volumen del hipocampo se han vinculado con una peor salud emocional y un estilo de afrontamiento malsano, señalaron los autores del estudio.

"El respaldo durante el periodo preescolar parece esencial para el desarrollo saludable del cerebro, y un desarrollo saludable del cerebro es importante para un funcionamiento emocional saludable", comentó la líder del estudio, la Dra. Joan Luby, profesora de psiquiatría infantil de la Universidad de Washington, en St. Louis.

Los investigadores reportaron que no vieron cambios en el volumen del hipocampo basados en el respaldo de parte de los padres cuando los niños llegaron a la edad escolar.

Luby apuntó que debido al diseño del estudio, no puede probar causalidad. Y añadió que un niño que tiene un papá o una mamá que no ofrece respaldo no está condenado a ser emocionalmente malsano si recibe el mismo cariño y respaldo de parte de otro cuidador, por ejemplo de uno de los abuelos.

Investigaciones anteriores ya han mostrado que el respaldo materno tiene un potente efecto sobre el desarrollo del hipocampo. Pero se sabe menos sobre cómo los cuidados a una edad temprana afectan al desarrollo de la región cerebral y la salud emocional más adelante en la vida, apuntó Luby.

"Este estudio amplía esa [investigación anterior] y muestra que la trayectoria del crecimiento del hipocampo se ve afectada por la experiencia temprana de respaldo materno", explicó.

La mayoría de cuidadores del nuevo estudio eran mujeres. Pero Luby cree que el hallazgo aplicaría a los hombres y a otros cuidadores.

En el estudio, el equipo de Luby observó los efectos a largo plazo del respaldo materno sobre el desarrollo del cerebro y la gestión emocional de 127 niños. Todos los niños comenzaron el estudio en la etapa preescolar.

Unos calificadores independientes que no conocían ni a los niños ni a los cuidadores los observaron en un laboratorio en una situación estresante, en que el niño estaba al alcance de un regalo que no se le permitía abrir. Los calificadores anotaron la cantidad de conductas de respaldo que el cuidador demostró durante los ocho minutos que se les dijo a los niños que esperaran antes de abrir el regalo.

Los investigadores realizaron tres escáneres de ondas cerebrales durante el estudio, que siguió a los niños hasta principios de la adolescencia.

"Los hijos de las madres que mostraban más conductas de respaldo tuvieron un crecimiento el doble de rápido en el volumen del hipocampo, en comparación con las que mostraban menos conductas de respaldo", apuntó Luby.

En la situación con el regalo en el estudio, una madre comprensiva reconocería la impaciencia del niño y le diría suavemente que a veces hay que esperar para hacer algo, aclaró Luby. Una madre calificada como menos comprensiva ignoraría al niño o le hablaría con aspereza, explicó.

Los hallazgos del estudio sin duda son plausibles, dijo Brandon Korman, jefe de neuropsicología del Hospital Pediátrico Nicklaus en Miami, que revisó los hallazgos de la investigación. "Creo que encaja bien con lo que sabemos sobre el desarrollo del cerebro y el efecto del ambiente sobre el desarrollo del cerebro", comentó.

Korman dijo que, en la práctica clínica, sin duda observa un vínculo entre cómo los padres responden y respaldan al niño y la conducta del niño. Sugiere que los padres "logren un equilibrio entre ofrecer respaldo y ser buenos con la disciplina".

Korman ofreció cierto consuelo a las personas que se criaron sin un buen respaldo.

"Lo que sucede a principios de la niñez obviamente es significativo para conformar quién es uno, pero no significa que se esté condenado [si no se recibió el respaldo]", aseguró Korman. Si un adulto se siente así, planteó, "lo mejor que puede hacer es ir a terapia para explorarlo".

Los padres que deseen aprender a ser comprensivos pueden participar en programas especiales que se enfoquen en ese tema, dijo Luby. Estos programas, que están ampliamente disponibles, se conocen como terapias de interacción padres-hijos y por otros nombres, afirmó.

El estudio fue publicado en línea el 25 de abril en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Más información

Para más información sobre las terapias de interacción padres-hijos, visite PCIT International.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?