SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El programa Head Start podría ayudar a luchar contra la obesidad infantil,

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
El programa Head Start podría ayudar a luchar contra la obesidad infantil,

La pérdida de peso en los años preescolares se atribuye al énfasis sobre la alimentación, el ejercicio y la estructura

La preparación para la escuela no es el único beneficio que los niños pequeños pueden obtener de Head Start. Un nuevo estudio halla que los niños que participan en el programa preescolar de EE. UU. tienen un peso más sano en kindergarten que los niños de edad similar que no están en el programa.

En el primer año en Head Start, los niños obesos y con sobrepeso perdieron peso con mayor rapidez que dos grupos de comparación de niños que no estaban en el programa, hallaron los investigadores. De forma similar, los niños con un peso demasiado bajo aumentaron la masa muscular más rápidamente.

"Participar en el Head Start podría ser una estrategia efectiva y de amplio alcance para la prevención y el tratamiento de la obesidad en los niños en edad preescolar estadounidenses", dijo la investigadora principal, la Dra. Julie Lumeng, profesora asociada del Centro de Crecimiento y Desarrollo Humano de la Universidad de Michigan.

El programa Head Start, financiado por el gobierno federal, es gratis para los niños de 3 a 5 años que viven en la pobreza, y les ayuda a prepararse para el kindergarten. El programa está diseñado para crear relaciones familiares estables, mejorar el bienestar físico y emocional de los niños y desarrollar unas fuertes habilidades de aprendizaje.

Los beneficios para la salud, incluyendo la pérdida de peso, parecen ser una consecuencia del programa, dijo el Dr. David Katz, director del Centro de Investigación y Prevención de la Universidad de Yale.

"Este estudio sugiere, y esto es importante, que algunas de las mejores estrategias para controlar el peso y promover la salud podrían tener poco que ver directamente con ambas", dijo Katz, que no participó en el estudio.

Head Start podría aportar una rutina estructurada y supervisada de la que se carece en casa, sugirió Katz. "Quizá el programa fomente mejor la salud mental en los niños, lo que a su vez lleva a comer mejor", dijo.

"Independientemente de cuáles sean los mecanismos exactos, al fomentar el bienestar de un modo, tendemos a fomentarlo de otros modos, incluso sin proponérnoslo", señaló Katz. "La esencia de este estudio es la naturaleza holística de la salud social, psicológica y física".

Casi una cuarta parte de los niños con edad preescolar en Estados Unidos tienen sobrepeso u obesidad, y las tasas de obesidad de los que participan en Head Start son más altas que los estimados a nivel nacional, indicaron los autores del estudio. Dado que la obesidad en la infancia tiende a continuar hasta la adultez, a los expertos les preocupa que estos niños estén en riesgo de problemas futuros de salud.

Para realizar el estudio, el equipo de Lumeng recogió los datos de más de 43,700 niños en edad preescolar de Michigan entre 2005 y 2013. Más de 19,000 participaban en Head Start. La información del resto (5,400 de los cuales estaban en Medicaid, el programa de seguro financiado con dinero público para los pobres) provino de dos grupos de atención sanitaria primaria. No se indicó si estos niños participaban en otro programa preescolar.

Al inicio del estudio, aproximadamente un tercio de los niños que estaban en Head Start eran obesos o tenían sobrepeso, frente al 27 por ciento de los que estaban en Medicaid y menos del 20 por ciento de los niños que no estaban en Medicaid.

"Aunque los niños del grupo de Head Start empezaron el periodo de observación siendo más obesos, con el mismo sobrepeso, y con menor peso del normal que los niños de los grupos de comparación, al final del periodo de observación los niños que inicialmente estaban obesos y tenían sobrepeso de Head Start tenían notablemente menos obesidad y sobrepeso que los niños de los grupos de comparación", escribieron los autores.

Lumeng dijo que el énfasis en la buena nutrición y el ejercicio podría explicar parcialmente la ventaja percibida en Head Start.

"Los programas de Head Start deben adherirse a unas directrices dietéticas específicas", dijo. "Quizá sirvan a los niños comidas más saludables en Head Start que a los otros niños".

Además, Head Start requiere una cierta cantidad de juego activo al día, dijo Lumeng. "Así, los niños que atienden a Head Start podrían tener más oportunidades de realizar actividad física que otros", explicó.

La rutina diaria podría traducirse en menos tiempo delante de la televisión y unos horarios de sueño más regulares, señaló. "Sabemos que dormir mejor está relacionado con menos obesidad", añadió.

"[También] podría ser que cuando los niños van a Head Start, se reduce el estrés en casa y se libera tiempo y recursos en casa para dedicarlos a unos patrones de alimentación más sanos", indicó.

El informe aparece en la edición en línea del 12 de enero de la revista Pediatrics.

Más información

Para más información sobre la obesidad infantil, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?