SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El peligro para las mujeres jóvenes sigue ahí después de sufrir un ataque cardiaco o un ACV

Por Dennis Thompson, Reportero de HealthDay -
El peligro para las mujeres jóvenes sigue ahí después de sufrir un ataque cardiaco o un ACV

La probabilidad de sufrir otro evento que suponga una amenaza para su vida es mucho mayor que la normal, según un estudio

LUNES, 23 de noviembre de 2015 (HealthDay News) -- Las mujeres jóvenes que sobreviven a un ataque cardiaco o a un accidente cerebrovascular (ACV) quizá no estén fuera de peligro una vez que se han recuperado, según unos investigadores europeos.

Estas mujeres podrían seguir teniendo un riesgo mucho mayor de muerte, o de sufrir otro ataque cardiaco o ACV, durante mucho tiempo después de su peligrosa enfermedad inicial, según un estudio nuevo publicado el 23 de noviembre en la revista JAMA Internal Medicine.

"Nuestros resultados muestran que el aumento del riesgo es persistente a lo largo del tiempo, lo que hace que sea incluso más claro que las mujeres deberían hacer revisiones regulares e intentar mantener un estilo de vida saludable, aunque su primer evento fuera años antes", dijo el coautor, Bob Siegerink, el líder del grupo de epidemiología del Centro de Investigación sobre Accidentes Cerebrovasculares Charite de Berlín, Alemania.

Las tasas generales de muerte son 3.7 veces más altas en las mujeres que han sufrido un ataque cardiaco y 1.8 veces más altas en las mujeres que han sufrido un ACV, que las de las mujeres con un buen estado de salud, descubrieron los investigadores.

Las mujeres que han sufrido un ataque cardiaco tienen un riesgo 20 veces mayor de sufrir un segundo ataque cardiaco, y el triple de riesgo de sufrir un primer ACV, según los hallazgos.

Al mismo tiempo, las mujeres víctimas de un ACV tienen un riesgo 18 veces mayor de sufrir otro ACV y un riesgo casi 6 veces más alto de un primer ataque cardiaco.

Los investigadores obtuvieron estos hallazgos a partir de 226 mujeres que habían sufrido un ataque cardiaco, 160 mujeres que habían sufrido un ACV y 782 mujeres sanas. Todas vivían en los Países Bajos. Las pacientes de ataque cardiaco y ACV tenían unos 40 años de edad de promedio cuando sufrieron su evento de salud. Se les dio seguimiento durante una mediana de casi 19 años: a la mitad durante más tiempo, y a la otra mitad durante menos.

Siegerink indicó que las mujeres tenían más probabilidades de sufrir un segundo evento de cualquiera que fuera el que sufrieron la primera vez, ya fuera un ataque cardiaco o un ACV.

"Básicamente, en el riesgo a largo plazo de sufrir eventos cardiovasculares no hay variaciones individuales, lo que es un indicador de que los mecanismos que llevan a la recurrencia cardiovascular son específicos de la enfermedad", dijo.

Estos resultados muestran que las mujeres jóvenes deben tomar su salud cardiaca más en serio, sobre todo si ya han sufrido un ataque cardiaco o un ACV, dijo la Dra. Suzanne Steinbaum, directora de Salud Cardiaca de las Mujeres del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Las enfermedades cardiacas son la causa principal de muerte para las mujeres en Estados Unidos, con casi 422,000 fallecimientos cada año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

"Si una mujer joven sufre un evento cardiovascular, se debe seguir una prevención secundaria agresiva para asegurarse de que no vuelva a ocurrir nunca más, porque el riesgo de fallecer es mucho más alto para ella", dijo Steinbaum.

Las medidas preventivas podrían incluir el control de la presión arterial, reducir el colesterol y los niveles de azúcar en la sangre, comer de forma saludable, hacer ejercicio, dejar de fumar y reducir el consumo de alcohol, dijeron Steinbaum y la Dra. Nieca Goldberg, directora médica del Centro de Salud de las Mujeres Joan H. Tisch del Centro Médico Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

"Cuando las mujeres jóvenes sufren ataques cardiacos y se sienten mejor, es bueno que vuelvan a su vida normal, pero tienen que estar atentas a la prevención durante toda su vida", dijo Goldberg, que también es vocera de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

En cierto modo, estos resultados no son nuevos. Los investigadores han sabido desde hace mucho que cualquiera que tenga un ataque cardiaco o un ACV tiene un riesgo más alto de sufrir otro que las personas que nunca han sufrido ninguno, comentó Goldberg.

Pero las mujeres jóvenes que tienen una carrera profesional y una familia a menudo se ponen a sí mismas en último lugar para la atención médica, dijo el Dr. Carl Pepine, profesor de medicina cardiovascular en la Facultad de Medicina de la Universidad de Florida.

Estas mujeres quizá no sepan que están en riesgo de sufrir un ataque cardiaco o un ACV, o quizá no valoren ese riesgo cuando llevan a los niños al colegio o se preparan para un día con muchas cosas que hacer, dijo Pepine, ex presidente del Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology) y miembro de su Comité de Enfermedades Cardiovasculares en las Mujeres.

"Las mujeres jóvenes no están libres de enfermedades cardiovasculares, y cuando sufren un evento tienen un riesgo más alto de que vuelva a ocurrir algo malo a largo plazo", dijo. "Las mujeres deben comprender que tienen que ponerse a sí mismas delante de otras obligaciones, y proteger su propia salud cardiaca".

Más información

Para más información sobre las enfermedades cardiacas, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad