SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El motivo por el que quizá la adolescencia no sea una época de delgadez

Por Amy Norton, Reportera de HealthDay -
El motivo por el que quizá la adolescencia no sea una época de delgadez

Los adolescentes queman unas 450 calorías menos al día que los niños de 10 años, encuentra un estudio

MIÉRCOLES, 21 de septiembre de 2016 (HealthDay News) -- Un nuevo estudio sugiere que el metabolismo de los niños se ralentiza temporalmente durante la pubertad, un patrón que podría ayudar a explicar el problema actual de obesidad adolescente.

El estudio encontró que el gasto energético en reposo de los niños por lo general se reducía en la pubertad. Esto se refiere a la cantidad de calorías que el cuerpo quema en reposo.

Los investigadores encontraron que, en promedio, los adolescentes de 15 años usaban unas 450 calorías menos en reposo al día, en comparación con cuando tenían 10 años de edad.

El cambio es sorprendente, apuntaron los expertos, dado que unos cuerpos más grandes por lo general queman más calorías en reposo, para alimentar la actividad cerebral, el sistema cardiovascular y otros procesos corporales que nos mantienen con vida.

"La masa corporal es el predictor más potente del gasto energético en reposo. De forma que un descenso en la pubertad, cuando el crecimiento es rápido, resulta inesperado", comentó el investigador líder, el Dr. Terence Wilkin, profesor de endocrinología y metabolismo de la Universidad de Exeter, en Inglaterra.

Los motivos del patrón no están claros, pero Wilkin especuló con una explicación. El cuerpo humano quizá haya evolucionado para conservar calorías durante el periodo crítico de la pubertad, para ayudar a garantizar un crecimiento y un desarrollo adecuados.

Durante el largo periodo de la historia humana en que los alimentos eran escasos, eso podría haber tenido un sentido. Pero ahora, cuando con frecuencia el problema es la abundancia, esa reducción en la quema de calorías durante la pubertad podría fomentar un aumento excesivo de peso, advirtió.

"El peligro para cualquier niño de esa edad es la disponibilidad libre de calorías en un momento en que tiene dinero en el bolsillo y cada vez más libertad lejos de casa", apuntó Wilkin.

El Dr. Scott Kahan es director del Centro Nacional de Peso y Bienestar en Washington, D.C., y vocero de la Sociedad de Obesidad (Obesity Society).

Se mostró de acuerdo en que los resultados del estudio son sorprendentes.

"A igual que con cualquier hallazgo nuevo, estudios futuros deben verificarlo", dijo Kahan, que no participó en la investigación.

Pero si el metabolismo en reposo de hecho se reduce durante la pubertad, sería incluso más importante que los niños se mantengan activos y tengan unas dietas saludables durante esos años, planteó.

"En realidad no podemos hacer nada respecto al gasto energético en reposo", dijo Kahan. "Pero se puede hacer algo sobre la actividad física, que también se reduce en la pubertad".

Los hallazgos del estudio se basan en casi 350 niños en edad escolar a quienes se dio un seguimiento durante más de una década. Cada año entre los 7 y los 16 años de edad, se midió el peso, la composición corporal y el metabolismo en reposo de los niños.

El equipo de Wilkin encontró que, en promedio, los niños quemaban alrededor de una cuarta parte menos de calorías en reposo cuando tenían 15 años que cuando tenían 10. Pero a los 16 el metabolismo en reposo comenzaba a aumentar de nuevo.

No está claro si esto refleja algún aspecto de la evolución humana. Pero es una "hipótesis razonable", dijo Kahan.

"¿Qué significa esto a nivel práctico?", preguntó. "Creo que los hallazgos enfatizan la importancia de una alimentación saludable y de la actividad física".

En este estudio, la mayoría de los niños comenzaron a hacer menos ejercicio durante la pubertad, lo que significa que su gasto calórico se redujo tanto voluntaria como involuntariamente. Pero Wilkin señaló que otro análisis del mismo grupo encontró que el efecto del ejercicio sobre el riesgo de obesidad de los niños era "esencialmente nulo".

Enfatizó el rol de la dieta.

Wilkin anotó que durante la pubertad la mayoría de niños tienen un hambre "voraz", aunque, si este estudio es correcto, su gasto calórico se reduce.

"No sé si siempre es una señal de una necesidad de comer, o una señal primigenia para garantizar que uno coma", dijo Wilkin.

Añadió que el problema es que hoy en día los niños tienen un acceso fácil a alimentos ricos en calorías, algo que las generaciones pasadas no tenían.

Kahan aconsejó a los padres que llenen la cocina de alimentos nutritivos. "Así, cuando los niños tengan hambre, será lo que coman", aseguró.

También enfatizó la importancia de comenzar pronto con unos buenos hábitos de salud: cuando los niños llegan a la pubertad con unos hábitos saludables de alimentación y ejercicio, es más probable que los mantengan.

Pero aunque la nutrición y el ejercicio son vitales, Kahan apuntó que los nuevos hallazgos subrayan otro hecho: la gestión del peso es compleja.

"Si su hijo tiene problemas de peso, es importante ser cariñoso y sensible al respecto", enfatizó Kahan. "Recuerde que los niños quizá estén haciendo todo lo que pueden [respecto a la dieta y al ejercicio], pero que también hay factores fisiológicos subyacentes involucrados".

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición de este mes de la revista International Journal of Obesity.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen consejos para ayudar a los niños a mantener un peso saludable.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?