SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El letal Ébola estaría fuera de control

Por -
El letal Ébola estaría fuera de control
CRÉDITO: CDC

Hoy lunes 23 de junio expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) están en una reunión de emergencia para analizar medidas para detener el avance del Virus del Ébola, que ya cobró 340 vidas en Guinea, Sierra Leona y Liberia. Es el mayor brote desde que se registró el primer caso en 1976. Y la primera vez que avanza hacia grandes ciudades.

Los primeros casos de este brote de Ébola aparecieron en febrero y rápidamente cruzaron fronteras: según cifras de los ministerios de salud locales y de la OMS ya han ocurrido 260 muertes en Guinea, 50 en Sierra Leona y 25 en Liberia.

En todos los casos, por primera vez el virus apareció en las capitales, complicando su control.

Aunque los oficiales de estos países dicen que están tomando todas las medidas sanitarias pertinentes para frenar al Ébola, los expertos de la OMS llamaron a esta reunión de emergencia en Ginebra porque temen que esta vez, los controles sean porosos y el virus siga expandiéndose.

Los primeros casos de Ébola se registraron en 1976 en Sudán y el Congo, y desde entonces ha reaparecido de manera cícicla por un tiempo, para luego volver a esconderse en las profundidades de la selva. Desde entonces se han infectado más de 3,000 personas, sin contar los casos del 2014.

Pero, al parecer, el reservorio se traslada. Ésta es la primera vez que surge un brote de Ébola en África occidental, una complicación extra porque se conoce menos de su posible impacto.

Para los detectives de la ciencia que intentan descubrir cuál es el reservorio del Ébola (el animal que porta el virus, que no se enferma pero sí lo transmite) las únicas pistas que existen hasta el momento es el común denominador de los primeros contagiados: todos estuvieron en algún momento en contacto con puercoespines, antílopes, murciélagos o monos infectados, es decir entraron al ecosistema donde vive el virus. Pero estos animales no eran el reservorio, porque estaban muertos.

Entre el primer brote en 1976 y 1998 se tomaron muestras de 30,000 mamíferos, reptiles, aves y anfibios de las zonas afectadas, pero no se encontró el virus, sólo rastros de él en algunos roedores.

Cómo actúa el Ébola

A diferencia de, por ejemplo, el virus del Sida, que se toma su tiempo para infectar y pasa cómodo a través de desprotegidas personas, el Ébola entra al organismo humano y lo aniquila.

Los síntomas aparecen a los siete días de contraer la infección y parecen una versión extrema de las señales de la gripe: intenso dolor muscular, fatiga, fiebre alta. Sin embargo, pronto aparecen las diferencias, con un salpullido que comienza a cubrir todo el cuerpo. 

De ahí en más, una debacle feroz. La persona comienza a sangrar por todos sus orificios —boca, oídos, ojos, ano— y en el 95% de los casos sobreviene la muerte porque el cuerpo colapsa.

Aún no hay un tratamiento eficaz, y por ende la cura para este virus. La única medida es el aislamiento del paciente, y cuidados paliativos que alivien los síntomas.

Expertos como el doctor Luis Ostrosky, profesor de Epidemiología en la Universidad de Texas, consideran que es altamente improbable que el virus del Ébola se disemine a tal punto que llegue a territorio estadounidense.

Para que exista la posibilidad de contagio hay que estar en contacto muy directo con la persona enferma. El virus del Ébola no se transmite por partículas de saliva, a través del aire, lo que reduce el riesgo de contagio, por ejemplo, en espacios amplios o abiertos.

En este caso, la mente vuela más rápido que el virus: mientras en el imaginario popular resuenan películas como "Outbreak" o la más reciente "Contagion", los científicos siguen asegurando que con las medidas sanitarias apropiadas, el brote podrá controlarse.

Pero, como muchas veces la realidad supera a la ficción, la última página en el libro del Ébola aún no está escrita.

Más para leer

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?