SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El hambre está mandando a algunos estadounidenses al hospital

Por Karen Pallarito, Reportera de HealthDay -
El hambre está mandando a algunos estadounidenses al hospital

Muchos pacientes con admisiones múltiples tienen poca o ninguna comida en casa, señalan unos investigadores

MIÉRCOLES, 13 de abril de 2016 (HealthDay News) -- Más de la mitad de los estadounidenses con unas tasas altas de hospitalización no tienen un acceso regular a comida saludable o están en riesgo de no tener suficiente comida en casa, sugiere un nuevo estudio de tamaño reducido.

El estudio resalta los obstáculos para obtener suficiente comida, incluyendo la dependencia de las personas de que otros les ofrezcan y les preparen la comida, y no saber qué recursos de alimentos hay disponibles en su comunidad, dijeron los investigadores.

Etienne Phipps, coautora del estudio y directora del Centro de Políticas e Investigación sobre la Salud Urbana de Einstein Healthcare Network, en Filadelfia, dijo que los pacientes con admisiones frecuentes al hospital a menudo están frágiles o tienen dificultades para caminar.

"En nuestro estudio, la mayoría de personas no podían hacer las compras solas. No podían acudir al lugar, no podían cargar la comida [o] no podían prepararla", dijo Phipps, que dirigió la investigación.

Una nutrición inadecuada puede afectar de forma significativa a afecciones de salud como la diabetes, la hipertensión y la enfermedad cardiaca, anotaron los investigadores en las notas de respaldo.

Creen que su análisis podría ser el primero en examinar el hambre entre las personas con unas tasas altas de utilización de hospitales.

Los pacientes se consideraron como usuarios frecuentes de servicios de hospital si habían tenido tres o más visitas como pacientes internas en un periodo de 12 meses.

Los autores del estudio citaron un informe del Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA) que mostró que más o menos el 15 por ciento de los hogares estadounidenses reportaron problemas para acceder a la comida en 2014.

Rocco Perla es presidente de Health Leads, una organización con sede en Boston que ayuda a conectar a los pacientes con recursos comunitarios que las personas necesitan para estar sanas, entre ellos cosas como la comida, la electricidad y el transporte.

Tener un acceso regular a la comida saludable es un importante problema de salud, no solo en la parte urbana de EE. UU. sino en todo el país, enfatizó.

Una nota positiva es que Perla ve los inicios de una "revolución silenciosa" entre las organizaciones de atención sanitaria, que busca abordar las necesidades sociales no satisfechas de los pacientes. Hacer lo correcto para los pacientes puede afectar de forma significativa los costos de la atención sanitaria y el uso de los hospitales, explicó.

"Si se puede evitar que alguien entre al hospital o al sistema sanitario porque tiene acceso a un banco de alimentos, es mucho más rentable que hacer que pasen por toda la maquinaria del sistema de salud", dijo Perla.

En el estudio, los investigadores entrevistaron a 40 pacientes adultos del Centro Médico Einstein en Filadelfia, entre marzo y mayo de 2015.

Los investigadores usaron datos de facturación del hospital para identificar a los usuarios frecuentes al hospital, los que habían sido admitidos al menos tres veces en el año anterior. El 43 por ciento tenían cinco o más admisiones como pacientes internos en ese periodo.

La mayoría de los participantes del estudio fueron mujeres negras. Su edad promedio era de poco más de 60 años. Casi la mitad vivían en vecindarios pobres, y la mayoría tenían seis o más afecciones crónicas.

Solo uno estaba en silla de ruedas y solo uno carecía de hogar, pero todos dependían de ayuda externa para obtener comida, apuntó Phipps.

"Todos tenían a alguien, ya fuera un vecino, un miembro del clero, un amigo o un familiar, que les llevaba comida", dijo.

El 30 por ciento de los pacientes cumplían con la definición del USDA de problemas para obtener alimentos saludables, mientras que otro 25 por ciento estaban en riesgo de tener problemas de acceso a la comida.

Además, los resultados de la encuesta revelaron que:

  • El 40 por ciento se habían preocupado en los 30 días anteriores de que se les acabaría la comida, mientras que un 35 por ciento dijeron que la comida no les duraría.
  • El 75 por ciento reportaron no poder comprar comida solos, y el 58 por ciento no podían preparar su propia comida.
  • El 60 por ciento recibieron comida de bancos de alimentos u otros servicios comunitarios en algún momento.
  • Casi uno de cada cinco había pasado un día completo sin comer en los 30 días anteriores.

Como primer paso, los hospitales deben comenzar a comunicarse con los pacientes para comprender si tienen suficiente comida y alimentos adecuados, concluyeron los autores del estudio.

Por otra parte, el gobierno federal dirige un esfuerzo por construir puentes entre la atención médica y los servicios sociales.

En enero, los Centros para los Servicios de Medicare y Medicaid anunciaron planes de invertir hasta 157 millones en un programa piloto de cinco años. Está diseñado para ayudar a los beneficiarios vulnerables de Medicare y Medicaid a aprender sobre y conectarse con los servicios comunitarios para mejorar su acceso a la comida, la vivienda, el transporte y otros servicios sociales relacionados con la salud.

Los hallazgos del estudio aparecen en línea en la revista Population Health Management.

Más información

Feeding America puede ayudarle a encontrar bancos de alimentos locales.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?