SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El esmog podría resultar nocivo para los cerebros de las mujeres, según un estudio

Por Jenifer Goodwin, Reportero de Healthday -
El esmog podría resultar nocivo para los cerebros de las mujeres, según un estudio

A mayor exposición a la contaminación atmosférica, mayor era el declive mental

LUNES, 13 de febrero (HealthDay News) -- La exposición de por vida a la contaminación atmosférica podría contribuir al declive mental en las mujeres mayores, según un estudio reciente.

Investigadores usaron datos de los monitores de aire de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EE. UU. en combinación con la información sobre las direcciones de más de 19,000 mujeres entre los 70 y los 81 años de edad que participaron en el Estudio de salud de las enfermeras de EE. UU. para calcular su exposición a la contaminación atmosférica en un periodo de siete a catorce años.

Además de la información de los monitores de aire, que miden seis contaminantes importantes, los investigadores tomaron en cuenta factores que podrían influir sobre la exposición, como los patrones de viento, la altitud y la proximidad de la residencia de cada mujer a carreteras importantes.

Las mujeres también tomaron una prueba telefónica para medir varias capacidades mentales, como la memoria y las habilidades de pensamiento. Se repitieron las pruebas dos y cuatro años más tarde.

Tanto la exposición a la contaminación atmosférica con partículas finas (de menos de 2.5 micrómetros de diámetro, o sea alrededor de 1/30 del diámetro de un pelo humano) o con partículas grandes (entre 2.5 y 10 micrómetros de diámetro), se asociaron con declives mentales en las mujeres.

"Las mujeres expuestas a los mayores niveles de materia particulada a largo plazo experimentaron más declive en sus puntuaciones cognitivas en el periodo de seguimiento de cuatro años", apuntó la autora líder del estudio Jennifer Weuve, profesora asistente del Instituto Rush para el Envejecimiento Saludable en Chicago. "Esta asociación se mantuvo en ambos tipos de contaminación atmosférica, de partículas finas y de partículas grandes".

Cada aumento de diez unidades en la contaminación atmosférica a la que estaban expuestas las mujeres las envejeció mentalmente un equivalente a unos dos años, según el estudio, que aparece en la edición del 13 de febrero de la revista Archives of Internal Medicine.

A nivel poblacional, el impacto es tremendo, advirtió Weuve. Si millones de personas son ligeramente más viejas mentalmente de lo que deberían ser, se trata de un impacto inmenso sobre la calidad de vida de las mujeres mayores, sus familias y en los costos sociales de cuidarlas, explicó.

"A diferencia de otros factores que podrían tener que ver con la demencia, la contaminación atmosférica es única ya que podemos intervenirla como sociedad en general a través de las políticas, la regulación y la tecnología", aseguró Weuve.

La contaminación atmosférica con materia particulada, o sea partículas de materia sólida o líquida suspendidas en el aire, está conformada por ácidos como los nitratos y los sulfatos, sustancias químicas orgánicas, metales y tierra o polvo, según la EPA.

Una importante fuente de contaminación con materia particulada fina en EE. UU. es la combustión de los vehículos, los motores diesel y la industria.

Las fuentes de partículas de mayor tamaño incluyen carreteras, la construcción, la minería, la quemazón y la agricultura.

En general, los científicos creen que mientras más fina es la partícula, más infiltra al cuerpo, apuntó Weuve. Las partículas más finas se adentran más en los pulmones y pueden entrar al torrente sanguíneo.

La investigación con animales también ha hallado que algunas partículas, cuando se inhalan, pasan directamente de las vías nasales al cerebro, añadió.

Estudios anteriores han hallado que la exposición a la contaminación atmosférica se asocia con la enfermedad cardiovascular. También se ha mostrado que la enfermedad cardiovascular, que afecta al corazón y a los vasos sanguíneos, acelera el declive mental, señaló Weuve.

Así que quizás el impacto de la contaminación sobre la salud cardiovascular pueda explicar la asociación entre la contaminación atmosférica y el declive mental en las mujeres. También es posible que la contaminación atmosférica esté llegando al cerebro mismo, llevando a inflamación y potencialmente desencadenando cambios microscópicos que marcan el inicio del Alzheimer, comentó.

El Dr. Rajiv Bhatia, director de salud ambiental del Departamento de Salud Pública de San Francisco, dijo que los hallazgos eran coherentes con investigaciones previas que han mostrado que la contaminación contribuye a la enfermedad respiratoria y cardiovascular.

"Es bastante concluyente que la materia particulada fina tiene efectos sobre el sistema cardiovascular, y es posible que también tenga efectos sobre el cerebro", apuntó Bhatia.

Señaló que el desafío es reducir los niveles de materia particulada donde sean altos, y reducir las disparidades entre los expuestos. La investigación muestra que las minorías étnicas y raciales son más propensas a vivir cerca de fuentes de contaminación atmosférica, como carreteras, puertos y centros de distribución de mercancía.

"Estamos progresando, pero hay áreas y lugares donde los niveles son altos y están en aumento", lamentó. "Las personas que viven cerca de carreteras muy concurridas se ven desproporcionadamente afectadas, y no han experimentado gran beneficio de la Ley de aire limpio".

La Ley de aire limpio dirige a la EPA a reducir la contaminación atmosférica.

Desde que entró en vigencia, los niveles de materia particulada fina han descendido en la mayoría de áreas, pero en algunas, la contaminación atmosférica sigue siendo demasiado alta.

En un comentario acompañante en la revista, Bhatia hizo un llamado por más monitores de aire cerca de las carreteras concurridas para convencer a los gobiernos estatales y las agencias regionales de planificación que tomen medidas para reducir la contaminación cerca de esas fuentes.

"Si no colocamos monitores cerca de las carreteras, no están obligados a actuar", lamentó Bhatia.

Otro estudio de la misma revista, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Brown, halló que más personas eran admitidas a un hospital de Boston por accidente cerebrovascular (ACV) isquémico cuando los niveles de contaminación atmosférica de materia particulada fina eran altos. Un ACV isquémico ocurre cuando un vaso que lleva sangre al cerebro se bloquea.

El riesgo de ACV isquémico era 34 por ciento más elevado los días en que había contaminación atmosférica "moderada" que los días en que los niveles eran "buenos", según el Índice de calidad del aire de la EPA, hallaron los investigadores.

Más información

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. tiene más información sobre la contaminación atmosférica.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?