SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El declive gradual en el contenido de azúcar en los refrescos podría contribuir a reducir la obesidad

El declive gradual en el contenido de azúcar en los refrescos podría contribuir a reducir la obesidad

Los investigadores también predicen un descenso significativo en la diabetes tipo 2

JUEVES, 7 de enero de 2016 (HealthDay News) -- El descenso gradual de la cantidad de azúcar en las bebidas azucaradas podría llevar a reducciones importantes en la obesidad y la diabetes, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores calcularon lo que ocurriría en el Reino Unido con una reducción del 40 por ciento del contenido de azúcar en las bebidas endulzadas con azúcar (incluyendo los jugos de fruta) a lo largo de 5 años, sin que fuera reemplazado por edulcorantes artificiales.

Dicha acción podría prevenir 1 millón de casos de obesidad, 500,000 casos de sobrepeso y aproximadamente 300,000 casos de diabetes tipo 2 a lo largo de dos décadas, concluyó el equipo de la Universidad de la Reina María, en Londres.

"La apreciación del sabor dulce puede adaptarse a los cambios graduales en la ingesta de azúcar, y es poco probable que la estrategia propuesta influya en la decisión de los consumidores dado que la reducción gradual se realizaría a lo largo de 5 años", escribieron Graham MacGregor y sus colaboradores.

"Estos hallazgos proporcionan un respaldo firme a la implementación de la estrategia propuesta", añadieron.

El impacto sería mayor entre los adolescentes, los adultos jóvenes y las familias más pobres, según el estudio publicado el 7 de enero en la revista The Lancet Diabetes & Endocrinology.

La diabetes tipo 2 se presenta de forma más habitual en las personas de mediana edad y mayores que tienen sobrepeso u obesidad, pero los niños y adolescentes con mucho peso también son susceptibles, según los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.

El estudio aporta información importante para los legisladores, comentó en un editorial acompañante Tim Lobstein, director de políticas de la Federación Mundial de la Obesidad (World Obesity Federation), en Londres.

"Se pueden desarrollar políticas que tienen el potencial de cambiar la conducta y de empezar a reducir la prevalencia de la obesidad y las enfermedades relacionadas con ella de forma rápida", señaló Lobstein. También es necesario adoptar otras medidas, añadió, y sugirió que se restrinjan los anuncios de alimentos no saludables dirigidos a los niños y se implemente un impuesto a los refrescos.

Dichas medidas, combinadas, podrían tener un efecto mucho más alto en el consumo de azúcar que cualquier medida individual, indicó Lobstein.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tiene más información sobre las bebidas azucaradas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?