SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El contacto cara a cara podría superar al correo electrónico y al teléfono para la prevención de la depresión

Por Randy Dotinga, Reportero de HealthDay -
El contacto cara a cara podría superar al correo electrónico y al teléfono para la prevención de la depresión

Los adultos mayores que pasaron más tiempo comunicándose en persona mostraron menos síntomas del trastorno del estado de ánimo

MARTES, 6 de octubre de 2015 (HealthDay News) -- Aunque quizá sus días estén llenos de comunicaciones electrónicas, un estudio reciente sugiere que el contacto cara a cara podría ser más potente para mantener la depresión a raya, al menos si uno es un adulto mayor.

La investigación no prueba que las conversaciones personales sean más valiosas que el correo electrónico y las llamadas telefónicas. Pero el autor del estudio, el Dr. Alan Teo, psiquiatra de planta del Sistema de Atención de la Salud de la VA de Portland, en Oregón, está convencido de que existe una conexión.

"Juntarse con los amigos y los familiares cara a cara es una medicina preventiva potente contra la depresión", afirmó Teo, que también es profesor asistente de psiquiatría de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón. "Considérelo como tomarse las vitaminas, y asegúrese de obtener su dosis regular", aconsejó.

Quizá parezca obvio que interactuar con otras personas de forma positiva sea bueno para la salud. De hecho, "por estudios anteriores sabemos que tener un respaldo social y permanecer conectado con las personas es bueno para la salud física y mental. Incluso ayuda a vivir más", dijo Teo.

"Lo que no sabíamos era si la forma de permanecer en contacto con los amigos y los familiares importaba", añadió.

Los investigadores examinaron los resultados de encuestas realizadas entre 2004 y 2010 a unas 11,000 personas a partir de los 50 años de edad. Tras ajustar las estadísticas para que factores como unas cantidades altas o bajas de ciertos tipos de personas no las afectaran, los investigadores hallaron una asociación entre los tipos de interacción que la gente tenía con los demás y sus probabilidades de síntomas de depresión dos años más tarde.

Las tasas de depresión no parecieron verse afectadas por el nivel de comunicación por teléfono, las cartas ni el correo electrónico. Pero los que menos se comunicaban con amigos y familiares en reuniones en persona (cada pocos meses o con menos frecuencia) tenían unas tasas más altas de señales de depresión.

Dos años más tarde, el 12 por ciento de esas personas mostraban señales de depresión, encontró el estudio. En comparación, el 8 por ciento de los que tenían contacto personal una o dos veces al mes, y el 7 por ciento de los que se reunían con otros una o dos veces por semana mostraban señales de depresión.

Pero el estudio solo mostró una asociación entre pasar más tiempo en persona con familiares y amigos y unas probabilidades más bajas de depresión, no una relación causal.

El estudio aparece en la edición del 5 de octubre de la revista Journal of the American Geriatrics Society.

Es posible que algún factor aparte del contacto en persona cause las diferencias en los niveles de depresión. Caitlin Coyle, miembro postdoctoral de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut, dijo que también es posible que la depresión sea la causa. "Los adultos que experimentan síntomas de depresión quizá sean menos propensos a involucrarse socialmente", sugirió.

¿Qué utilidad podría tener la investigación?

"Todo el mundo puede identificarse con la duda de si va a llamar a un amigo por el smartphone, a enviarle un mensaje de texto o a quedar en persona", dijo Teo. "Este estudio quizá sea el primero en ofrecer algunas evidencias realmente concretas de que probablemente es mejor asegurarse de que se dedica un tiempo a estar junto con los demás de forma regular".

El estudio, que no siguió a las personas más allá de 2010, no tomó en cuenta el rápido auge de Facebook en los últimos años, con su capacidad de juntar a la gente. Pero Teo desea comprender más al respecto.

"En uno de mis próximos estudios intento medir todos los tipos distintos de uso de los medios sociales y ver qué tienen que ver con los resultados con respecto a la salud mental, sobre todo en los adultos más jóvenes", dijo.

Coyle advirtió que la rápida evolución de la tecnología dificultará estudiar cómo se comunican las personas mayores.

En general, "cosas como Skype, el correo electrónico o Facebook son recursos maravillosos para ayudar a los adultos mayores a permanecer involucrados", afirmó.

"Pero al realizar estos tipos de contacto social, quizá los adultos mayores se estén privando de oportunidades de involucrarse socialmente en sus comunidades. Por ejemplo, no se puede ir al teatro con alguien vía Skype. Aunque una variedad en el tipo de contactos sociales es magnífica, en realidad no hay nada que reemplace interactuar con los demás cara a cara", añadió Coyle.

La Dra. Carla Perissinotto, profesora clínica asistente de la división de geriatría de la Universidad de California, en San Francisco, lo expresó de la siguiente forma: "Este es un recordatorio importante para que todos nos mantengamos conectados. El trato y el contacto humanos no se pueden reemplazar".

Más información

Para más información sobre la depresión en los adultos mayores, visite la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (National Alliance on Mental Illness).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?