SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El alcohol y la salud: noticias encontradas

Por Dennis Thompson, Reportero de HealthDay -
El alcohol y la salud: noticias encontradas

El alcohol podría reducir las probabilidades de ataque cardiaco, pero aumentar las de otra afección, según un estudio

MARTES, 14 de junio de 2016 (HealthDay News) -- Los texanos que viven en condados "secos" son más propensos a sufrir ataques cardiacos e insuficiencia cardiaca congestiva que los que viven en condados "mojados" cercanos, donde las ventas de alcohol son legales, informa un estudio reciente.

Pero también son menos propensos a sufrir de fibrilación auricular, una afección en que un ritmo cardiaco irregular aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular (ACV).

"Parece que el alcohol no necesariamente es ni del todo bueno ni del todo malo para el corazón... es un tema más complejo", apuntó el autor principal del estudio, el Dr. Gregory Marcus, director de investigación clínica de la División de Cardiología de la Universidad de California, en San Francisco.

"No hay una respuesta universal", añadió Marcus. "Estos datos sugieren que quizá para algunas personas el alcohol (se puede suponer que en moderación) sería beneficioso, y para algunas sería perjudicial".

Los residentes de los condados mojados de Texas, por ejemplo, tienen un riesgo un 9 por ciento más bajo de ataque cardiaco y un 13 por ciento más bajo de insuficiencia cardiaca congestiva, según el estudio.

Pero también hubo una desventaja: la gente con acceso fácil al alcohol parecía tener un riesgo un 5 por ciento más alto de fibrilación auricular, encontraron los investigadores.

Hace mucho que los cardiólogos han debatido si el alcohol puede ser bueno o malo para el corazón. Algunos estudios anteriores han encontrado que un consumo moderado de alcohol (dos copas al día para los hombres y una para las mujeres) podría reducir el riesgo de ataque cardiaco, pero los datos generales han sido inconsistentes, apuntaron los investigadores en las notas de respaldo.

Para hacer la comparación, Marcus y sus colaboradores se enfocaron en Texas, donde unas leyes de "opción local" otorgan a los condados individuales la potestad de ilegalizar las ventas de alcohol.

Analizaron datos médicos sobre más de 1.1 millones de hospitalizaciones registradas entre 2005 y 2010 en texanos de a partir de 21 años de edad. Dividieron a los pacientes según vivieran en un condado seco o mojado.

Los investigadores encontraron que las personas que vivían en un condado mojado tenían un 36 por ciento más de probabilidades de beber alcohol en exceso.

También encontraron que los residentes de los condados mojados parecían menos propensos a sufrir ataques cardiacos o insuficiencia cardiaca, pero más propensos a desarrollar fibrilación auricular.

"Sospecho que esto sugiere que algunas personas están en un riesgo más alto, y que otras podrían ser más propensas a beneficiarse", dijo Marcus. "Por ejemplo, si un paciente tiene una propensión a desarrollar fibrilación auricular, el alcohol, incluso con moderación, podría ser dañino para esa persona".

Por otro lado, "si alguien tiene un riesgo bajo de fibrilación auricular pero un riesgo alto de ataque cardiaco, quizá debido a variantes genéticas que median dicho riesgo, entonces un consumo moderado de alcohol podría resultar útil para esa persona".

Los investigadores no están seguros del motivo por el cual el alcohol podría provocar fibrilación auricular. Pero se ha notado que las personas pueden desarrollar un latido cardiaco anómalo tras un consumo empedernido de alcohol, apuntó el Dr. Richard Stein, director del Programa de Cardiología Comunitaria Urbana de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York.

El fenómeno es tan común que tiene su propio apodo, el "síndrome del corazón en vacaciones", dijo Stein.

Los efectos potencialmente beneficiosos del alcohol sobre el corazón también siguen siendo un misterio, aunque algunos han especulado que podrían vincularse con una reducción de los niveles de colesterol en la sangre, señaló Stein.

Stein anotó que el aumento en el riesgo de fibrilación auricular en este estudio fue "muy pequeño".

"Para mí, en realidad no probaron que no se trata de un fenómeno estadístico, o que quizá no se deba a otro factor que no corrigieron", comentó.

Estudios como este no pueden probar una relación causal directa entre el alcohol y la salud cardiaca, porque son observacionales, no un ensayo clínico cuidadosamente controlado, aclaró Stein. Añadió que es poco probable que algún día haya un ensayo clínico sobre este tema, dado que conllevaría pedir a algunas personas que de otra forma no tomarían alcohol que lo bebieran.

Esos hallazgos no alterarán el consejo que Stein da a los pacientes.

"Si usted no bebe, y su médico le dice que tomar una copa de vino por la noche podría ayudarle a evitar un ataque cardiaco, pero usted en realidad no lo disfruta, yo no lo haría", dijo. "Si usted bebe dos copas de vino tres veces por semana, yo no me preocuparía. Seguiría con ese nivel bajo de consumo".

Hay varias formas más de mejorar la salud del corazón, enfatizó Stein. Como ejemplo, citó una dieta saludable y el ejercicio regular.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 14 de junio de la revista British Medical Journal.

Más información

Para más información sobre el alcohol y la salud del corazón, visite la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad