SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El abuso de los opiáceos está provocando infecciones del corazón relacionadas con los fármacos, según un estudio

El abuso de los opiáceos está provocando infecciones del corazón relacionadas con los fármacos, según un estudio

Inyectarse los medicamentos aumenta el riesgo de endocarditis infecciosa

JUEVES, 1 de septiembre de 2016 (HealthDay News) -- La cantidad de estadounidenses hospitalizados con infecciones del corazón provocadas por el uso de opiáceos inyectados está en aumento, indica un estudio reciente.

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tufts, en Boston, dijeron que el hallazgo es una perturbadora consecuencia de la creciente ola de adicción a los opiáceos en Estados Unidos.

Para el estudio, los investigadores revisaron las admisiones de hospitales de EE. UU. por endocarditis infecciosa, una infección a veces mortal de las válvulas cardiacas.

Aunque las personas nacidas con válvulas anómalas y los adultos mayores con problemas de las válvulas tienen un riesgo añadido de la afección, también puede ser resultado de la inyección de medicamentos o drogas. Las inyecciones pueden introducir bacterias en el torrente sanguíneo, apuntaron los investigadores.

En 2013, un 12 por ciento de las hospitalizaciones por endocarditis infecciosa se relacionaron con el uso de medicamentos o drogas inyectados, frente a un 7 por ciento en 2000, encontró el equipo del estudio. El número real de casos aumentó de 3,578 a 8,530.

"Como profesionales clínicos, hemos observado un aumento importante en los jóvenes con adicción a los opiáceos que entran y salen cíclicamente del sistema de atención de la salud, y muchos terminan con complicaciones devastadoras por el uso de drogas y medicamentos inyectados, como la endocarditis infecciosa", lamentó en un comunicado de prensa de la universidad la primera autora del estudio, la Dra. Alysse Wurcel.

"Nuestro estudio confirma que esta tendencia está en aumento en EE. UU., y que representa otro indicador más de los problemas a los que nos enfrentamos con la epidemia nacional de opiáceos", añadió.

Wurcel es profesora asistente de la facultad de medicina, y especialista en enfermedades infecciosas en el Centro Médico Tufts.

El aumento fue particularmente alto entre los pacientes jóvenes, blancos y de sexo femenino, según el estudio.

De 2000 a 2013, las hospitalizaciones por endocarditis infecciosa relacionada con el uso de drogas y medicamentos inyectados aumentaron de un 28 a un 42 por ciento entre los pacientes de 15 a 34 años.

Entre los pacientes blancos, las hospitalizaciones por endocarditis infecciosa relacionada con el uso de drogas y medicamentos inyectados aumentaron de un 40 a un 69 por ciento; y entre los adultos jóvenes blancos, de un 57 a un 80 por ciento, encontró el estudio.

Las pacientes de sexo femenino conformaron un 41 por ciento de las hospitalizaciones por endocarditis infecciosa relacionada con el uso de drogas y medicamentos inyectados en 2013, y el 53 por ciento de las hospitalizaciones de adultos jóvenes.

Thomas Stopka, autor principal del estudio, dijo que el cambio a los jóvenes, los blancos y las mujeres probablemente continúe.

"Es probable que sigamos viendo aumentos incluso mayores. Es un problema mucho más suburbano que lo que mucha gente se da cuenta", comentó en el comunicado de prensa. Stopka es profesor asistente de salud pública y medicina comunitaria de la Tufts.

"Debemos identificar a esos distintos subgrupos y comprender mejor cómo la epidemia de opiáceos y las complicaciones relacionadas los afectan, para que podamos intentar diseñar un método más integral de prevención, intervención y atención", planteó.

El estudio aparece el 1 de septiembre en la revista Open Forum Infectious Diseases.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre la endocarditis infecciosa.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?