SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Ejercicio + trabajo en clase podría ser = mejores resultados en matemáticas

Por Amy Norton, Reportera de HealthDay -
Ejercicio + trabajo en clase podría ser = mejores resultados en matemáticas

Un estudio holandés también halló que traer el ejercicio a la clase mejoró las notas de ortografía

MIÉRCOLES, 24 de febrero de 2016 (HealthDay News) -- Los niños escolares podrían pasarlo mejor aprendiendo si el ejercicio forma parte de sus lecciones de matemáticas y de ortografía, según un estudio reciente.

Los investigadores holandeses descubrieron que a los niños que cursaban segundo y tercer grado que asistieron a clases "físicamente activas" les fue mejor en matemáticas y ortografía, en comparación con sus compañeros que aprendieron del modo tradicional.

Los expertos que no participaron en el estudio calificaron los hallazgos de "esperanzadores". Pero también dijeron que es demasiado pronto como para pedir que se realicen clases físicamente activas en todas partes.

Introducir el ejercicio en las lecciones tradicionales podría ofrecer la "increíble posibilidad" de ayudar a los niños a aprender, al tiempo que les ayuda a mantener un buen estado de salud, dijo Sara Benjamin Neelon, profesora asociada de Facultad de Salud Pública de la Universidad de Johns Hopkins en Baltimore.

"La moraleja es que las clases físicamente activas podrían ser un modo nuevo de aumentar la actividad física y mejorar el rendimiento académico al mismo tiempo", dijo Benjamin Neelon, coautora de un editorial publicado con el estudio.

Pero, añadió, todavía hay grandes cuestiones sin resolver. Por un lado, el estudio se realizó en Holanda, y no está claro si los resultados se aplicarían a los diversos sistemas escolares de Estados Unidos.

E incluso si es así, según Benjamin Neelon, hay dificultades prácticas en el mundo real para traer el ejercicio a las clases, incluyendo la disponibilidad de profesores para el entrenamiento, convencer a los padres y simplemente encontrar el espacio y el tiempo.

Para realizar el estudio, los investigadores contaron con 24 clases de 12 escuelas primarias del norte de Holanda. Los profesores de la mitad de las clases siguieron realizando las clases tradicionales, y el resto empezaron a incorporar el ejercicio en algunas clases de matemáticas, ortografía y lectura.

Por ejemplo, en lugar de decir simplemente "2 por 4 es igual a 8", los niños saltarían 8 veces en el lugar. O darían un saltito por cada letra de la palabra que estén pronunciando, explicó la investigadora principal, Marijke Mullender-Wijnsma, del Centro Médico de la Universidad de Groninga, en Holanda.

En total, los niños tuvieron entre 20 y 30 minutos de aprendizaje físicamente activo 3 veces a la semana. Y eso pareció marcar la diferencia, encontró el estudio.

Después de dos años, los niños de las clases activas obtuvieron unas mejores puntuaciones en las pruebas estandarizadas de matemáticas y ortografía, el equivalente a unos 4 meses de aprendizaje extra, dijo Mullender-Wijnsma.

Sin embargo, no se observó ningún beneficio en las puntuaciones de lectura.

Los hallazgos del estudio se publicaron el 24 de febrero en la revista Pediatrics.

¿Por qué saltar en el sitio ayudaría a mejorar las notas de los niños de matemáticas y ortografía? No está claro, según Mullender-Wijnsma, pero una posibilidad es que "la información obtenida por el cuerpo" podría ayudar a los niños con las tareas mentales.

"Sabemos que los niños pequeños usan la actividad sensorial y motora para aprender", indicó.

El ejercicio también aumenta el flujo sanguíneo en el cerebro, dijo Mullender-Wijnsma, y eso también podría ayudar a los niños a asimilar la tarea que estén haciendo.

Por otra parte, quizá no se trate de un efecto específico del ejercicio en absoluto, según Benjamin Neelon.

"Quizá sea la novedad", dijo. "Los niños están aprendiendo de un modo nuevo. Están intrigados".

Señaló que los investigadores holandeses acababan de publicar un informe separado sobre el mismo estudio, en el que observaron las habilidades "cognitivas" de los niños, como la planificación, la concentración y la memoria. Y a los niños de las clases físicamente activas no les fue mejor que a sus compañeros.

"De modo que quizá las clases físicamente activas quizá no hayan mejorado la función cognitiva o cerebral subyacente de estos niños, aunque lo hicieron mejor en los exámenes escolares", dijo Benjamin Neelon.

Aun así, añadió, el ejercicio regular es crítico para los niños. Y ahora que muchas escuelas estadounidenses están reduciendo las clases de gimnasia tradicional y los recesos, las clases físicamente activas podrían ser un modo de hacer que los niños se movieran, dijo Benjamin Neelon.

Un estudio de gran tamaño estadounidense ha observado el impacto de las clases físicamente activas. Buscaba principalmente mejorar los niveles de actividad y contrarrestar la obesidad de los niños, pero también encontró que las puntuaciones de los niños en pruebas estandarizadas mejoraron, comentó Benjamin Neelon.

De nuevo, indicó, los niños de este estudio eran principalmente blancos y procedían de familias con ingresos medios y altos. Pero hay estudios de grupos más diversos de niños en progreso, comentó.

"Los niños de familias con ingresos bajos tienen más dificultades en la escuela", indicó Benjamin Neelon. "Si no duermen lo suficiente, o no comen un buen desayuno, o experimentan factores estresantes en su vida familiar, podrían tener problemas de concentración en la escuela".

De modo que, dijo, la "gran pregunta" es: ¿las clases físicamente activas ayudarán a esos niños a aprender o harán que se queden todavía más rezagados?

"Debemos asegurarnos primero de que la actividad física no impide aprender a los niños", dijo Benjamin Neelon.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre la actividad física de los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?