SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Demasiados desfibriladores públicos están fuera del alcance cuando se necesitan

Demasiados desfibriladores públicos están fuera del alcance cuando se necesitan

Un estudio canadiense muestra que muchos se ubican en edificios que no siempre están abiertos

LUNES, 15 de agosto de 2016 (HealthDay News) -- Los desfibriladores externos automáticos (DEA) ubicados en espacios públicos pueden salvar las vidas de las personas que sufren un paro cardiaco.

Pero un nuevo estudio canadiense encuentra que muchos dispositivos se encuentran en edificios que no siempre están abiertos, de forma que los transeúntes no siempre pueden llegar a ellos cuando los necesitan.

El estudio "sirve como un vívido recordatorio de que el acceso las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los 365 días al año de los DEA es tan importante como su emplazamiento generalizado", señaló un especialista que revisó los hallazgos, el Dr. Howard Levite, director de cardiología del Hospital de la Universidad de Staten Island en la ciudad de Nueva York.

Más DEA en espacios públicos, junto con un acceso oportuno, es un imperativo, porque "el potencial de mejorar la supervivencia en el caso de paro cardiaco es una oportunidad que no debe ignorarse".

El paro cardiaco es distinto del ataque cardiaco, y ocurre cuando el corazón deja de latir de forma abrupta. Según el Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology, ACC), cada año en Estados Unidos ocurren más de 400,000 casos de paro cardiaco fuera del hospital.

Con frecuencia el evento resulta letal, con una tasa de supervivencia de menos del 10 por ciento, según el ACC. Pero un transeúnte puede utilizar un DEA disponible para reiniciar el corazón de la persona afectada. Los estudios han mostrado que el uso inmediato de un DEA aumentan en gran medida las probabilidades de supervivencia.

El nuevo estudio fue dirigido por el Dr. Timothy Chan, director del Centro de Ingeniería de la Atención de la Salud de la Universidad de Toronto.

Su equipo examinó más de 2,400 casos de paros cardiacos fuera del hospital que ocurrieron en Toronto entre enero de 2006 y agosto de 2014.

El estudio encontró que había apenas una oportunidad de una entre cinco de que hubiera un DEA cerca cuando alguien sufría un paro cardiaco en un lugar público. Y en entre un 20 y un 30 por ciento de los casos en que había un DEA cerca, el dispositivo no estaba accesible porque se hallaba en un edificio que estaba cerrado en ese momento.

De las 767 ubicaciones con un DEA público en Toronto, un 73.5 por ciento estaban en edificios que no estaban abiertos las 24 horas del día, y un 28.6 por ciento estaban en edificios que cerraban los fines de semana, encontró el equipo de Chan.

No resultó sorprendente que la inaccesibilidad fuera más alta durante las tardes, las noches y temprano en las mañanas, y los fines de semana, según el estudio, que aparece en la edición del 15 de agosto de la revista Journal of the American College of Cardiology.

Según Chan, los hallazgos muestran la necesidad de tomar en cuenta el horario de los edificios al decidir dónde colocar los DEA públicos.

El estudio se llevó a cabo en Canadá, pero el ACC anotó que en Estados Unidos las regulaciones sobre la ubicación de los DEA en los lugares públicos varían mucho según la localidad y el estado.

Levite enfatizó que los DEA pueden simplificar mucho un acto que potencialmente salva vidas, al automatizar "las tareas de detectar una arritmia, reconocerla y administrar un choque" para reiniciar los corazones que han fallado.

Pero "un DEA fuera del alcance no vale nada", añadió.

Levite también anotó que la mayoría de paros cardiacos ocurren lejos de los espacios públicos, con frecuencia en las viviendas de las personas.

"Esto ofrece nuevas oportunidades para la ubicación de los DEA", afirmó, para colocarlos "en espacios al aire libre menos frecuentados o en edificios de apartamentos donde alcanzarlos en un plazo de tres minutos a partir del momento de la necesidad sea factible".

Otro especialista en el corazón se mostró de acuerdo en que cuando hay un paro cardiaco, el tiempo es esencial.

"No se puede enfatizar lo suficiente la importancia de la utilización rápida de los DEA", señaló el Dr. Joseph Germano, director asociado de electrofisiología del Hospital de la Universidad de Winthrop en Mineola, Nueva York.

"La utilización oportuna de esta terapia que salva vidas requiere que no solo se tenga un DEA, sino un acceso fácil, un plan de acción lógico y un personal que se encuentre cómodo con su uso", añadió.

Más información

La Asociación Americana del Corazón ofrece más información sobre los paros cardiacos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?