Publicidad

Editar mi perfil

Adolescentes frente a la TV implica más obesidad

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -

Un estudio sugiere que los mensajes de los anuncios de comida basura logran su objetivo

LUNES, 8 de abril (HealthDay News) -- Lo que hace que aumenten de peso no es el tiempo que los adolescentes miran la televisión, sino qué tan intensamente ven los anuncios, sugiere una investigación reciente.

Sin embargo, el mismo nivel de atención con los videojuegos o las computadoras no se relacionó con el aumento de peso, anotaron los investigadores.

"La televisión tiene algo único, y concentrarse en la televisión tiene algo único", señaló el líder de la investigación, David Bickham, científico investigador del Centro de Medios de Comunicación y Salud Infantil del Hospital Pediátrico de Boston.

"La cantidad de atención que los jóvenes prestan a la televisión es un vínculo clave entre el uso de los medios y los problemas con el peso", planteó Bickham, quien también es profesor de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard.

Un motivo podría ser que hay muchos anuncios de televisión de alimentos azucarados y grasos, lo que podría conformar los hábitos alimenticios de los jóvenes, dijo Bickham. "Es de suponer que los medios que muestren esos mensajes... tendrían el mayor éxito en transmitir esos mensajes cuando la persona que los ve en realidad presta atención", señaló.

Además, la tele fomenta lo que Bickham llama "comer distraídamente", que es comer sin estar consciente de qué cantidad se está comiendo.

"Los padres deben tener en cuenta no solo cuánto tiempo usan sus hijos los medios, sino cómo los usan", aconsejó Bickham.

Para observar el efecto de la televisión sobre el aumento de peso, el equipo de Bickham reclutó a 91 adolescentes de 13 a 15 años de edad. Los adolescentes apuntaron su uso diario de televisión, y cuánto tiempo pasaban en la computadora o jugando videojuegos.

Además, usaron una computadora de mano para anotar lo que hacían en momentos aleatorios, y a qué le estaban prestando atención en esos momentos.

Ver televisión ocupaba gran parte del tiempo, con un promedio de más de tres horas al día. Aunque el tiempo que pasaban viendo televisión no se relacionaba con cuánto pesaba el niño, la cantidad de atención que prestaban a la televisión sí.

El equipo anotó que esa correlación no se observó entre el peso y la atención que prestaban a los videojuegos o a la computadora.

El estudio solo pudo apuntar a una correlación entre ver televisión y el aumento de peso en los niños. No fue diseñado para probar causalidad. Pero un experto concurrió en que la intensidad con que los niños ven televisión podría ser clave para el aumento de peso.

"Durante demasiado tiempo hemos hablado del tiempo frente a las pantallas como si todo fuera igual, y no hemos prestado atención al contenido", comentó el Dr. Dimitri Christakis, director del Centro de Salud, Conducta y Desarrollo Infantiles del Instituto de Investigación Pediátrica de Seattle.

"Muchos hemos pensado que el vínculo entre la televisión y la obesidad no es el sedentarismo. Después de todo, leer es sedentario y nadie ha dicho nunca que leer lleve a la obesidad. Se trata de los anuncios y las conductas que se realizan cuando se ve televisión", señaló Christakis, quien también es profesor de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington.

Christakis aconsejó a los padres poner a sus hijos a una "dieta de medios". Señaló que hay muchos programas sin anuncios. Además, los padres pueden grabar los programas y adelantar los anuncios cuando los vean. Podrían incluso animar a los niños a pasar tiempo en la computadora o en videojuegos activos como alternativa a la televisión.

Christakis dijo que los anuncios de salud pública que promueven una alimentación saludable podrían ayudar a contrarrestar todos los anuncios de comida rápida y dulces.

Otro experto aplaudió el estudio.

"Hace mucho que hay evidencia de una asociación entre el tiempo frente a las pantallas y el aumento de peso", comentó el Dr. David Katz, director del Centro de Investigación en Prevención de la Universidad de Yale. "Este estudio analiza ese campo general, y sugiere que la televisión es el culpable particular. Además, solo tener la televisión de fondo no es el problema, el problema es en realidad ver la tele".

Katz se mostró más dubitativo respecto a la falta de un vínculo entre el aumento del peso y las computadoras y videojuegos.

"Este estudio sugiere que el tiempo frente a otros tipos de pantalla quizás no contribuya a la obesidad, pero no estoy seguro de que podamos confiar en ello", advirtió. "Todavía es posible que el tiempo frente a las pantallas en general aumente el peso promedio de nuestros niños. De cualquier forma, tenemos motivos para ejercer un mejor control sobre los anuncios de comida en la televisión dirigidos a nuestros niños, y para animar a nuestros niños a alejarse periódicamente de las pantallas y hacer algo de ejercicio tradicional".

El informe aparece en la edición en línea del 8 de abril de la revista Pediatrics.

Más información

Para más información sobre la obesidad infantil, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo