SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Costos de la enfermedad cardiaca triplicarían para el 2030

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
Costos de la enfermedad cardiaca triplicarían para el 2030

Se triplicarán para 2030, según un informe, y los expertos urgen esfuerzos de prevención

LUNES, 24 de enero (HealthDay News/HolaDoctor) -- Un informe reciente señala que se espera que el costo de tratar la enfermedad cardiaca y el accidente cerebrovascular en los EE. UU. se triplique durante los próximos veinte años hasta alcanzar $818 mil millones.

Según la American Heart Association, que emitió una declaración de política, este aumento de $545 mil millones en los costos para el tratamiento de la enfermedad cardiaca y el accidente cerebrovascular se debe en gran parte al envejecimiento de la población.

La carga de la enfermedad cardiaca y el accidente cerebrovascular sobre el sistema de atención de la salud será sustancial y limitará nuestra capacidad para cuidar de la población estadounidense, a menos que tomemos medidas ahora para prevenir la enfermedad cardiovascular", aseguró el Dr. Paul Heidenrich, profesor asociado de medicina de la facultad de medicina de la Stanford y presidente del panel de la American Heart Association que emite la declaración de políticas.

La declaración de política fue publicada en la edición en línea del 24 de enero de Circulation.

Este aumento dramático en los costos se basó en el índice actual de enfermedad cardiaca ajustado por cambios en la edad general de los estadounidenses y la mezcla racial anticipada de los pacientes. Además, los autores anotaron que estos cálculos no tuvieron en cuenta los costos adicionales para los que tienen más de una afección ni los tratamientos nuevos que podrían surgir.

Para controlar este aumento en los costos, el panel señaló que "faltan estrategias efectivas de prevención si queremos limitar la creciente carga de la enfermedad cardiovascular".

Nancy Brown, directora ejecutiva de la American Heart Association, aseguró en un comunicado de prensa que "los comportamientos y los ambientes poco saludables han contribuido a una borrasca de factores de riesgo para muchos estadounidenses. La intervención precoz y las políticas públicas basadas en evidencias son indispensables para reducir de manera significativa los índices alarmantes de obesidad, hipertensión, tabaquismo e hipercolesterolemia".

En este momento, el 36.9 por ciento de los estadounidenses tiene algún tipo de enfermedad cardiaca, como hipertensión, enfermedad coronaria del corazón, insuficiencia cardiaca, accidente cerebrovascular y otras. Según el informe, para 2030, esa cifra aumentará al 40.5 por ciento de la población, unos 116 millones de personas.

Se piensa que los mayores aumentos estarán en el accidente cerebrovascular, un aumento de 24.9 por ciento, y en la insuficiencia cardiaca, de 25 por ciento.

Según la predicción del panel, entre 2010 y 2030, el costo de cuidar pacientes de enfermedad cardiaca aumentará de $273 mil millones a $818 mil millones.

Además, la enfermedad cardiaca costará miles de millones más en productividad perdida, un aumento de unos $172 mil millones en 2010 a $276 mil millones en 2030. Estas pérdidas incluyen días de trabajo o de tareas hogareñas perdidos por enfermedad, además de ganancias perdidas por muerte prematura.

"El costo de la atención aumentará marcadamente, a menos que podamos reducir la prevalencia de la enfermedad cardiaca o podamos hallar maneras menos costosas de ofrecer el cuidado actual", aseguró Heidenreich.

"Hay varias metas de prevención, como reducir la ingesta de sal y controlar mejor los factores de riesgo, como la hipertensión, que tendrían un impacto sustancial si alcanzan con éxito", agregó.

En un comentario sobre la declaración de política, el Dr. Gregg C. Fonarow, profesor de cardiología de la Universidad de California en Los Ángeles, dijo que "la enfermedad cardiovascular es la causa principal de muerte de hombres y mujeres de los EE. UU., aunque la enfermedad y las muertes podrían prevenirse".

Fonarow sugirió que "las estrategias centradas en la población son urgentes para mejorar la salud cardiovascular, prevenir o retrasar la aparición de la enfermedad cardiovascular y ayudar a enfrentar el aumento proyectado en los gastos. Implementar la promoción efectiva de la salud. La prevención de la enfermedad cardiovascular necesita convertirse en una prioridad nacional", apuntó.

También hay varias terapias protectoras cardiovasculares de alto valor y bajo costo disponibles que desafortunadamente no se utilizan lo suficiente en la atención clínica rutinaria que también podrían ayudar a reducir la carga de la enfermedad cardiovascular, agregó.

Entre estas se encuentran mantener bajo control la presión arterial y el colesterol, no fumar y mantener un estilo de vida saludable, lo que significa llevar una dieta saludable, hacer ejercicio y mantener un peso saludable. Se ha comprobado que estas estrategias reducen sustancialmente el riesgo de enfermedad cardiaca.

Más información

Para obtener más información sobre la enfermedad cardiaca, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?