SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Con neumonía grave por fumar cigarrillo electrónico

Por -
Con neumonía grave por fumar cigarrillo electrónico
CRÉDITO: THINKSTOCK

Se ha diagnosticado en España y es el segundo caso en el mundo. Una prueba contundente de que no es inofensivo como pretenden mostrar las compañías fabricantes. En EE.UU. el panorama, sobre todo entre jóvenes, preocupa a las autoridades federales de salud.

Un paciente de 50 años, fumador empedernido de cigarrillos electrónicos, estuvo a punto de morir por una  neumonía asociada a su hábito. El parte del Complejo Hospitalario Universitario de La Coruña (CHUAC) informó que es el primer caso en España, y que el hombre estuvo en grave estado.

Uno de los peligros de este tipo de cigarrillo es que en muchos países no está regulado. Por eso al paciente, que ya fumaba cinco cargas diarias, nadie le pudo prohibir hacerlo dentro del hospital, donde incluso aumentó el consumo por tener más tiempo libre.

El hombre fue al hospital con tos, fatiga y mucha dificultad para respirar, y al hacerle estudios, los médicos le diagnosticaron neumonía lipoidea, una afección específica generada por la acumulación de glicerina vegetal en los pulmones, un ingrediente que se utiliza para vaporizar la nicotina líquida.

¿De qué están hechos?

Los cigarrillos electrónicos son dispositivos con forma de cigarrillo (también hay con forma de puro y de pipa de agua) que no contienen tabaco, y se ofrecen con y sin nicotina.

Consisten en un pequeño depósito o cartucho que mediante un sistema electrónico con una batería recargable y un atomizador, vaporiza la mezcla.

Esa mezcla, en su mayoría contiene propilenglicol, una sustancia aprobada para consumo pero no para inhalar; además de glicerina y nicotina, pero también se han encontrado sustancias cancerígenas como nitrosaminas, formaldehido y hasta metales peligrosos, informó el Ministerio de Salud de España.

Se utiliza inhalando el vapor producido, una acción conocida como “vapear”.

El hábito en EE.UU.

Los cigarrillos electrónicos actualmente no están regulados por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) y en la mayoría de los estados, no hay restricciones a la venta de éstos a menores de edad.

Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus sigla en inglés) reveló en un reciente informe que el consumo de cigarrillo electrónico entre estudiantes de escuela secundaria trepó de 4.7% a 10% en sólo un año, entre 2011 y 2012.

Esto es alarmante porque se desconocen los efectos a largo plazo. Pero especialmente en los jóvenes, las preocupaciones incluyen el potencial impacto negativo de la nicotina sobre el desarrollo del cerebro, así como el riesgo de la adicción a la nicotina y el inicio de la utilización de los cigarrillos convencionales u otros productos de tabaco, a partir de la experimentación con el cigarrillo electrónico, según los CDC.

En los adultos también creció el consumo: aproximadamente el 6% de todos los adultos han probado los cigarrillos electrónicos en 2011-2012, casi el doble de la tasa reportada en el año 2010.

Más para leer

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?